Mundo

Rusia 2018: Francia resiste y vence a la generación de oro del fútbol de Bélgica para clasificar a la final del Mundial


Un gol de cabeza de Samuel Umtiti al comienzo de la segunda parte fue la diferencia en la que para muchos fue la final adelantada de la Copa del Mundo.

Rusia 2018: Francia resiste y vence a la generación de oro del fútbol de Bélgica para clasificar a la final del Mundial
Escuchar el artículo Pausar Lectura

10/07/2018

Getty
Images
Samuel
Umtiti celebra su gol frente a Bélgica.

Francia avanzó a la final del Mundial de Rusia 2018 al vencer a Bélgica gracias a un gol de Samuel Umtiti.

Los dirigidos por Didier Deschamps ejecutaron a la perfección el planteamiento defensivo para aguantar el ataque de la llamada generación de oro del fútbol belga, la que más goles ha anotado en el Mundial.

Fue un fascinante partido de ajedrez lo que se vivió en San Petersburgo entre las dos mejores selecciones de la Copa del Mundo, por la calidad de sus jugadores y lo que habían ofrecido en el torneo.

Mostrando sus cartas y respetando al rival, Francia y Bélgica fueron moviendo sus piezas durante la primera parte, cambiando el dominio de la pelota y las ocasiones como un péndulo.

Bélgica nunca ha podido llegar a la final de una Copa del Mundo.
Bélgica nunca ha podido llegar a la final de una Copa del Mundo | Getty Images

Desde el pitazo inicial comenzó la batalla táctica, con una galopada de Kylian Mbappé que estuvo cerca de sorprender a la defensa belga.

A partir de hay fueron los Diablos Rojos los que tomaron la iniciativa y tuvieron la primera gran ocasión del partido con un disparo de Eden Hazard que desvió Raphael Varane pasando la pelota por encima del travesaño.

Fue una previa a la espectacular parada de Hugo Lloris a tiro de Kevin de Bruyne, quien de media vuelta remató con la izquierda un balón que salvó el guardameta francés con la punta de los dedos.

Francia reaccionó y propuso su fútbol, apoyado en su línea en el mediocampo formada por N´Golo Kanté, Paul Pogba y Blaise Matuidi.

Incluso terminaron mejor en los primeros 45 minutos y fue un pie milagroso de Thibaut Courtois lo que evitó el gol de Benjamin Pavard, quien remató desde dentro del área tras un gran pase de Mbappé.

Mbappé fue un dolor de cabeza para la defensa belga desde el primer minuto del partido.
Mbappé fue un dolor de cabeza para la defensa belga desde el primer minuto del partido | Getty Images

En la segunda parte se mantuvo el duelo en cada parte de la cancha, hasta que llegó el tiro de esquina y el tanto de Umtiti en el minuto 51.

A partir de ese momento la responsabilidad de buscar el partido quedó para Bélgica, que la asumió y obligó a Francia a replegarse en su campo.

El equipo de Deschamps aguantó todas las cargas de la ofensiva belga, doblando sus esfuerzos para mantener la resistencia liderada desde el arco por Lloris.

No se puede cuestionar que Bélgica lo intento de todas las formas posibles, pero fue Francia ofreció toda una exhibición defensiva.

Será la tercera final que disputará la selección en su historia, tras la ganada en 1998 y la que perdió en 2006.

Su rival saldrá de la semifinal que disputarán el miércoles Inglaterra y Croacia.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.