BOLIVIA

Aprobación de amnistía para Mesa y Tuto está garantizada por el MAS


El debate en la Asamblea Legislativa Plurinacional continúa. La oposición pide que el beneficio se amplíe a otros "perseguidos políticos". El tema antecede a la designación del nuevo fiscal general

El debate comenzó minutos después de las 08:00 y después se elegirá al nuevo fiscal general I Foto: EL DEBER.
Escuchar el artículo   Publicidad Pausar Lectura

09/10/2018

El oficialismo, a través de la presidenta de Diputados, Gabriela Montaño, garantizó que aprobará con sus dos tercios el decreto de amnistía en favor de Carlos de Mesa por el caso Quiborax y de Jorge Quiroga Ramírez, por Petrocontratos.

En declaraciones a los medios de comunicación, la presidenta Montaño aseguró que su bancada aprobará la amnistía, porque es un mandato lanzado por el presidente Evo Morales en el marco de una política de Estado como es la demanda marítima.

Con este anuncio, la diputada descartó que hubiera una persecución política en contra de ambos exmandatarios e invitó a los medios a presenciar la votación, y verificarla, "porque la oposición votará en contra". Luego se preguntó si hay una pugna entre opositores porque no pueden ponerse de acuerdo en el tema de sus alianzas



Se refirió a las declaraciones de Rubén Costas en Santa Cruz, quien habría aludido al expresidente De Mesa, al decir que se opone a "mesianismos e individualismos". Aunque dijo que ese es asunto de la oposición, pero remarcó que es sintomático que los opositores no apoyen el decreto. 

El senador Oscar Ortiz respondió que la oposición ve que en primer lugar, tanto De Mesa como Quiroga rechazaron la amnistía, planteó que ésta debería alcanzar a decenas de personas a las que denominó perseguidos políticos que tuvieron que salir del país o se encuentran en sus cárceles. Luego complementó que personalmente se abstendrá de votar, con lo que marcó la línea de lo que hará la bancada de Unidad Demócrata.

Mientras hablaba Tomás Monasterio hubo una confrontación de cánticos. Los opositores gritaron "Ya se van" y "Bolivia dijo no" mientras que el oficialismo aseveró que "la derecha no volverá".



 




En esta nota