BOLIVIA

Cárdenas: "El porte de armas no incrementa la violencia, la frena"


El exvicepresidente y candidato presidencial de UCS, Víctor Hugo Cárdenas, defiende su propuesta de armar a las mujeres y considera que la medida se puede debatir incluso para los menores de edad


El candidato de UCS accedió a conversar con EL DEBER sobre su polémica propuesta I Foto: internet.
Escuchar el artículo   Publicidad Pausar Lectura

11/03/2019

El candidato a presidente Víctor Hugo Cárdenas publicó un video en el que sugiere debatir la portación de armas para mujeres en aras de la defensa personal y su posición generó polémica en redes sociales.

Lee la entrevista que concedió el también exvicepresidente a EL DEBER:

_¿Cómo recibe las críticas a su propuesta de abrir el debate para que las mujeres porten un arma?



Muy interesante. Me sorprende el alto grado de información que tienen amigos que han visto cómo el porte de armas en otros países es uno de los factores disuasivos para evitar tragedias entre las mujeres. Las opiniones negativas son reacciones naturales, lo asumen como si fomentáramos violencia, sin darse cuenta que Bolivia ya es un país violento. Me sorprende que no conozcan el alto índice de criminalidad que existe en Bolivia y que en Bolivia, al igual que en Brasil, se aprobó el desarme de la sociedad boliviana, hecho por Lula y Dilma, la tasa de criminalidad se ha duplicado a más de 60 crímenes por año. En Bolivia no tenemos datos actualizados, pero se conoce que la mayor cantidad de víctimas de delitos son mujeres.

Hay que abrir el debate sobre el tema, un tema que busca garantizar a las mujeres su vida, también a sus hijos, porque duplicar las penas no tiene ningún sentido. Hay que empoderar a las mujeres.

_¿No es contradictorio que su candidatura rechace la despenalización del aborto pero hable de armar a la población?

Absolutamente que no. Entre optar, en el peor de los casos, entre quitar la vida a un asaltante  y que mate a los miembros de una familia, la opción es indiscutible. No infringe el respeto a la vida, eso sigue vigente, lo mismo pasa en países que respetan la vida, pero está vigente la pena de muerte, no son incompatibles.



Hay que ver si la gente mala, como los delincuentes, tengan derecho a estar armados, mientras que la gente buena estemos totalmente desarmados. No siempre el porte de armas es para disparar, puede tener una característica disuasiva. Un delincuente no se va a animar a cometer sus fechorías en una zona en la que sabe que la gente está armada. Hay disparos en partes letales y otras solo para paralizar, debe haber una capacitación.

_¿El dar un arma a las mujeres no ocasionará que se naturalice la violencia?

No estamos promovimiendo ni naturalizando la violencia, la violencia ya está instaurada en la sociedad. La mitad de los pobladores de Bolivia son portadores de la justicia por mano propia, no demandar a ninguna instancia del Estado, asesinato, linchamiento, ojo por ojo, diente por diente, lo dice una encuesta del barómetro de las Américas. El porte de armas no incrementa la violencia, la frena por el poder disuasivo que tiene.

No es promover la violencia sino disuadirla y frenarla.

_¿Qué pasa con la violencia contra los niños, también tendríamos que darles un arma?



Hay países donde el porte de armas no solo es para mayores de edad, incluso se capacita a menores, eso pasa en Estados Unidos. Yo pienso en una primera fase en mujeres, pero parte de este debate podemos ir ampliando, el porte de armas también debería beneficiar a los hombres, y luego podemos pensar en menores, aunque depende de la responsabilidad. Conozco países en los que se rebaja cada vez más la edad para portar armas.

_Su candidatura está marcada por propuestas "radicales". ¿Busca llamar la atención con eso?

Esta propuesta es efecto del cansancio de dar discursos, flores, besos y abrazos, hipocresía generalizada. Hay gente que lucha por la mujer, pero no hace nada, vive de eso, gente que tiene buenos salarios diciendo que defiende la vida de las mujeres. Las cifras de violencia son alarmantes, seguir discurseando no tiene sentido. Proponemos medidas radicales, viables y sensatas, responsables y esto tiene que ser parte de un debate, los bolivianos debemos ver casos de otros países, el sentido positivo.



 




En esta nota