POLÍTICA

Fuertes críticas por el manejo de los símbolos del presidente del Estado


Para el expresidente, ni la peor dictadura puso en riesgo el legado de Bolívar. La Sociedad de Estudios Históricos de Potosí aseguró que le habían robado el alma de la patria

La medalla presidencial fue originalmente un regalo al libertador Simón Bolívar
Escuchar el artículo Pausar Lectura

09/08/2018

Fueron solo unas horas, pero el robo de la medalla y banda presidencial afuera de un burdel en la ciudad de El Alto, provocó reacciones de alto vuelo. El primero en pronunciarse fue el expresidente Carlos de Mesa, que aseguró que ni en las peores dictaduras se había puesto en riesgo el legado del libertador Simón Bolívar y lamentó que no se guardara en el Banco Central, como lo indica su decreto.

“Hemos tenido momentos de turbulencia brutales, de gobiernos que han llegado al poder por la vía de la violencia, de golpes de Estado, de dictadores absolutamente inescrupulosos, (pero) nunca, jamás, a lo largo de toda la vida independiente de Bolivia la medalla ha estado en juego”, dijo en una entrevista radial.

En 2002, De Mesa había firmado el decreto en que regulaba el uso de los símbolos. Los había restringido a la posesión presidencial, informes antes el Congreso y aniversario patrio. Además había ordenado que se guardara en el Banco Central de Bolivia.

A él se sumaron otros expresidentes, como Tuto Quiroga y Jaime Paz Zamora. Para el ‘Gallo’, fue un “ultraje” a Bolivia y es responsabilidad de Evo Morales. Para Tuto, es un acto “trágico e inaudito”.

La Sociedad de Investigación Histórica de Potosí también se mostró indignada por la forma en la que se maneja la medalla, que para ellos es una de las joyas presidenciales más lindas de toda América Latina. En una carta firmada por Juan José Toro, presidente de la institución, se consideró que el robo era equivalente a que se haya sustraído el alma de Bolivia.

Aseguró que en ella se cuenta la historia de creación de la patria, gracias al Cerro Rico de Potosí. Toro resaltó el esfuerzo de los potosinos, diezmados por la Guerra de Independencia, para costear el homenaje a Bolívar.

Al final de la historia, una buena noticia: se analiza hacer una réplica de la joya para que sea exhibida de forma permanente en la Casa de la Moneda de Potosí.