BOLIVIA

Defensor ve que persiste la persecución a ultranza en el caso bebé Alexander


Esta madrugada el mismo tribunal que sentenció al médico Jhiery Fernández le negó salir de la cárcel. Tezanos considera que se siguen vulnerando derechos del condenado

La autoridad lamenta la decisión que fue asumida esta madrugada por el Tribunal Décimo de Sentencia I Foto: archivo.
Escuchar el artículo   Publicidad Pausar Lectura

25/09/2018

El defensor del Pueblo, David Tezanos, considera que persiste la "persecución a ultranza" en el caso bebé Alexander. Ayer el Tribunal Décimo de Sentencia determinó la madrugada de este martes denegar la libertad a Jhiery Fernández, quien deberá seguir en la cárcel de San Pedro con detención preventiva. 

"En tanto los esfuerzos del aparato fiscal y judicial persistan en una persecución a ultranza, apartándose de la objetividad, que obliga a considerar no solo las circunstancias que permitan comprobar la acusación, sino también las que sirvan para eximir de responsabilidad a un imputado, y se aparten del principio de que la duda razonable favorece al imputado, no habrá justicia como sucede en muchos casos, cual es un vicio en la justicia boliviana", detalla un pronunciamiento de esa institución.

El titular de la Defensoría considera que "resulta evidente que las autoridades judiciales estarían manteniendo la valoración sobre los hechos que fundaron la posible participación (que es el fondo del caso), estarían considerando que el audio en el que la juez se referiría a presiones y su criterio sobre la inocencia del imputado, así como sosteniendo que no se han desvirtuado los riesgos procesales".



Anticipó una resolución defensorial sobre vulneración de derechos contra el imputado, así como de la víctima y advierte que "la presunción de inocencia podría ser gravemente afectada, lo que fue revelado por el audio de la juez, lo que tiene que ser contrastado con la sentencia, situación antes no conocida, sumada a que tenía que esperarse el fallo de primera instancia por principio de independencia”.

Al conocerse la negativa de su libertad, el galeno rompió en llanto, incluso antes de que el tribunal terminara de emitir su decisión. Permanece detenido casi cuatro años en el penal paceño.

Durante la audiencia, la defensa presentó una solicitud de cesación de la detención preventiva. Presentó como prueba el audio de la jueza Patricia Pacajes (que fue presidenta del tribunal que lo condenó), en el que ella admite que cuando dictó la sentencia de 20 años de cárcel sabía que el imputado era inocente.



 




Notas Relacionadas



En esta nota