POLÍTICA

El paro será poco efectivo para provocar la renuncia de los vocales, opinan cinco analistas


Consideran que la medida puede afectar algo la imagen del presidente Evo Morales, que inició ayer una gira por los municipios más poblados del país. Los sectores afines al Gobierno anticipan que no lo acatarán. En el sector empresarial no hay unanimidad


Los sectores y representantes de plataformas respaldaron la determinación de la entidad cívica. Foto: HERNÁN VIRGO
Escuchar el artículo   Publicidad Pausar Lectura

27/06/2019

El paro cívico departamental convocado por el Comité pro Santa Cruz para el martes 9 de julio y que será escalonado en otros departamentos del país, puede resultar poco efectivo para provocar la renuncia de los vocales del Tribunal Supremo Electoral (TSE) y de propiciar la inhabilitación del binomio oficialista Evo Morales-Álvaro García Linera.

En ese aspecto coinciden cinco analistas políticos consultados, por separado, por EL DEBER, mientras que entre los empresarios no existe un criterio unánime de apoyo a la medida.

El llamado al paro se produjo horas antes de que el presidente Morales iniciara un recorrido por las principales municipios del país para coordinar trabajos de planificación urbana. Precisamente ayer, se produjo la primera reunión con el alcalde suplente de Cochabamba, Iván Tellería, y para hoy tiene prevista una cita con el alcalde de Santa Cruz de la Sierra, Percy Fernández.



Posiciones

En criterio del abogado constitucionalista y analista político José Luis Santistevan, la gira que inició ayer el presidente forma parte de su estrategia para contrarrestar el paro. Con su visita a los alcaldes busca mejorar su imagen y hacer ver al ciudadano que Evo Morales trabaja en busca de soluciones, mientras que el sistema cívico y los opositores están programando paros que colocan en riesgo la elección.

En ese sentido, Santistevan afirmó que el paro tendrá un efecto negativo porque “será muy difícil que se consiga la renuncia de los vocales”, como lo demandan los cívicos y políticos opositores, ya que se corre el riesgo de interrumpir el proceso electoral, lo que no es bueno para la democracia. “Si hay un proceso electoral en marcha y las medidas hasta ahora no han tenido efecto, no queda otro camino que el desgaste del candidato inconstitucional”, apuntó.

También ayer, sectores afines al MAS salieron a manifestarse en contra del paro y señalaron que no lo acatarán. El diputado Henrry Cabrera (MAS) pidió a los cívicos suspender la medida porque, según él, solo apunta a suspender las elecciones del 20 de octubre.



El paro también es resistido por algunos sectores empresariales del país, a pesar del respaldo que recibió la medida por parte de los privados de Santa Cruz. La presidenta de la Federación de Empresarios Privados de Chuquisaca, Teresa Dalenz, dijo que son reacios a los paros y bloqueos, porque son perjudiciales para el sector porque el conflicto se magnifica a escala internacional y eso afecta al turismo nacional.

Marco Salinas, de la Cámara Nacional de Comercio, dijo que hay intereses mayores. “La democracia está por encima de los intereses económicos, dijo.

El abogado constitucionalista William Herrera duda de la efectividad del paro porque, a su juicio, no es el momento de plantearlo. “Creo que no surtirá ningún efecto y que puede ser contraproducente contra la propia dirigencia cívica”, dijo.

A decir de Herrera, pedir la renuncia de los vocales no resuelve el problema porque los nuevos que se nombren “serán igual o más comprometidos con el Gobierno, porque quien designa es la Asamblea Legislativa y el MAS tiene los dos tercios de los votos”. Lamenta que este paro “más parece ser una medida desesperada y que, posiblemente, no tendrá los efectos esperados”.

En ese aspecto coincide la analista Susana Seleme. “Después de un feriado largo, como el de la anterior semana, difícilmente un paro resulte una medida política contundente y adecuada”.



Desde su punto de vista, más que un paro, la oposición y el Comité deben tomar las calles del país, como se hizo para la abrogación del Código Penal, en enero de 2018. “Una batalla política no se gana con paro, sino con movilización y estando en las calles”.

Para el politólogo y docente universitario Carlos Cordero, el paro debe ser tomado con mucha cautela y prudencia porque el perjuicio será para la economía regional, debido a que las actividades no serán normales. “Digo la economía, porque desde quienes viven del día a día se sentirán perjudicados, a pesar de que estén dispuestos a hacer ese sacrificio”.

En términos políticos, según Cordero, en esta movilizaciones algunos activistas ganan notoriedad, “pero en efectos reales, los vocales no van a renunciar”.

Según Cordero, estos paros solo incrementan el clima de incertidumbre y de conflictividad; además, “se puede alterar el cronograma electoral o, en el peor de los casos, colocar en riesgo la realización de las elecciones”.

Aunque insiste en que no renunciarán los vocales, la medida de presión afectará un poco la imagen de Evo, porque se lo identifica como la persona que busca un camino ilegítimo para buscar la reelección.

Jerjes Justiniano, exdiputado y exembajador de Bolivia en Brasil, sostiene que un paro en Santa Cruz perjudica a todos. “Son medidas muy viejas, muy atrasadas y carentes de imaginación. Un paro antes que ser una medida de presión al Gobierno, es una presión contra el propio pueblo. Considero que hay un error en la propuesta porque se utilizan los viejos métodos de los paros que perjudicaban al Gobierno”.

Para Justiniano, esta medida no perjudica ni hace daño al candidato Evo Morales ni a los vocales, sino “al Estado que somos todos los bolivianos”. Señala que más bien se debería presionar a la oposición para que se niegue a ir a elecciones mientras las reglas del juego no sean garantizadas, pero está convencido de que nadie piensa en el país, sino en sus intereses particulares.

Hay respaldo de opositores

Contrario a la visión de los analistas, el candidato presidenciable por UCS, Víctor Hugo Cárdenas, dijo que el paro aprobado beneficia a todo el país. “La resolución de la Asamblea de la Cruceñidad me despierta mucha esperanza, porque es el pueblo cruceño que por unanimidad ha decidido restaurar los valores democráticos, el respeto por la ley y la Constitución Política del Estado”, apuntó.

Cárdenas dijo que no comparte con la percepción de los analistas, porque el Tribunal está trabajando abiertamente con el Gobierno, por lo tanto, si no renuncian las elecciones pierden sentido.

De su lado el candidato presidencial por el MNR, Virginio Lema, también respalda la decisión cívica, y dijo que es importante que las instituciones participen, pero que también se debe pensar en la unidad, porque es necesario organizar un control electoral en todas las mesas de sufragio y, para eso, todos los bolivianos deben estar comprometidos y movilizados.

La diputada opositora Eliane Capobianco dijo que la alianza Bolivia dice No respaldará este paro, porque cree que la medida acompaña la situación del país y de la democracia.



 




En esta nota