BOLIVIA

En Tarija hay alerta por el nivel de contaminación del río Guadalquivir


Las quebradas que alimentan este afluente también tienen problemas. Según estudios, el agua del Guadalquivir está en su peor nivel de calidad. En cinco años las industrias deben tomar medidas preventivas


Industrias y domicilios aledaños vierten aguas al río o a las quebradas que son sus afluentes.
Escuchar el artículo   Publicidad Pausar Lectura

19/05/2019

Heces fecales, aguas industriales y agroquímicos son las principales fuentes de contaminación del río Guadalquivir desde hace 15 años, en Tarija, sin que se haya adoptado un plan de acciones para su limpieza, y en la actualidad recién se intenta enfrentar el problema ambiental.

El nivel de contaminación de este afluente, que pasa por la ciudad de Tarija de norte a sur, tiene categoría ‘D’, lo que significa está dentro de la peor calidad de agua existente.

Sus aguas se ven afectadas por las constantes descargas de sustancias fecales y residuos industriales desde cuatro quebradas de la margen derecha que son las principales fuentes de contaminación. Por ejemplo, en la quebrada Sagredo se constató que las aguas tienen un tono negro y olor nauseabundo que se registra cada día.



Los vecinos del Barrio Germán Busch, que colindan con el río, se quejan de esta situación y por falta de acciones ambientales se ven obligados a convivir con la contaminación.

Desde el río Tolomosa se descarga agua contaminada por el uso de agroquímicos en una agricultura no tecnificada y que no están permitidos para su venta en el mercado interno.

El director del Departamento de Investigación, Ciencia y Tecnología (Dicyt) de la Universidad Autónoma Juan Misael Saracho (Uajms), Jorge Tejerina, afirmó que las aguas residuales domiciliarias de barrios aledaños al río Guadalquivir son una amenaza en la ciudad de Tarija debido a la no atención con alcantarillado y la ausencia de un adecuado tratamiento de aguas residuales.

Según Tejerina, el 80% de la contaminación es generada por los domicilios de las márgenes de la afluente que pasa por la ciudad y que está aparejada a la migración descontrolada y falta de planificación urbana en la capital tarijeña y los municipios aledaños, como San Lorenzo, Uriondo y Padcaya.



El secretario de Medio Ambiente del Gobierno Municipal de la ciudad de Tarija, Álvaro Orozco, dijo que se implementó un plan de acciones para enfrentar esta realidad ambiental, con la construcción de una planta de tratamiento en la zona de San Blas, estudios de una planta industrial en el Matadero Municipal y otra en el poblado de San Andrés donde nace el río Tolomosa, afluente del río Guadalquivir.



 




En esta nota