BOLIVIA

Fe, bailes y devoción en la fiesta por la Virgen de Urkupiña


Este 14, 15 y 16 se realizan diversas actividades folclóricas y religiosas en el municipio de Quillacollo que se apresata a recibir a miles de files para la festividad


La Virgen de Urkupiña es muy venerada por miles de fieles que llegan a Quillacollo para participar de las celebraciones.
Escuchar el artículo   Publicidad Pausar Lectura

14/08/2019

Hasta el Cerro de Cota en Quillacollo (Cochabamba) llegan miles de fieles que aseguran acuden con fe y devoción para la Virgen de Urkupiña. Para este año no se declaró feriado pero sí hay tolerancia desde las 16:00 para que la gente local pueda asistir.

Las festividades se inician este miércoles y continuarán hasta el viernes. Dentro de la entrada folclórica se espera la participación de al menos 40.000 danzarines que se han registrado en las 79 fraternidades que han confirmado su participación y que están prestos a recorrer los cuatro kilómetros de distancia que hay desde la avenida Martín Cardenas (inicio de la entrada) hasta el templo de San Ildefonso.

La Policía y el municipio confirmaron un operativo de seguridad que incluye brigadas de vigilancia, Emergencias, bomberos y ambulancias para responder ante cualquier eventualidad que pudiera ocurrir y más teniendo en cuenta la cantidad de visitantes que suelen llegar a este lugar.



Historia

Se cuenta a finales de 1.700 una pastorctia llevaba a sus ovejas hasta la parte baja del cerro Cota, pasando el río de Sapinku. Allí fue en donde se le apareció una señora que acompañada de su hijo, conversaba con ella en el idioma nativo de la niña (quechua). Los juegos eran también parte de cada día.

La pequeña les contó a sus padres y al sacerdote lo que pasaba y juntos fueron hasta el punto que la menor les indicaba. Esta señora sin embargo, comenzó a subir a la cima del cerro mientras la pequeña gritaba "Jaqaypiña urqupiña, urqupiña", que en español significa "ya está en el cerro". Es de allí que surge el nombre, ya luego transformado a Urkupiña.

 


 




En esta nota