ENTREVISTA

García Linera: "Quien logre entender a esa nueva clase media, va a ganar las elecciones"


El vicepresidente Álvaro García Linera atendió a EL DEBER para describir un ambiente electoralizado, a más de un año de las elecciones en el país. Cree que el candidato de la oposición en 2019 será Carlos de Mesa 

El vicepresidente Álvaro García Linera en entrevista exclusiva con EL DEBER (Foto: APG)
Escuchar el artículo Pausar Lectura

05/08/2018

“Este 6 de agosto nos encuentra con las luchas electorales de 2019 ya desatadas”, dice Álvaro García Linera. Es temprano en un sábado frío paceño y apenas comienza la entrevista, pero el vicepresidente demuestra que está pintado de guerra. Ha dejado los zapatos de vestir por botines gastados de guerrero y durante los próximos 90 minutos contestará con el cuchillo entre los dientes. “Desatada y no por voluntad de nosotros, sino porque hay una oposición muy destructiva y ociosa, incapaz de crear y proponer cosas, por eso ha querido adelantar la batalla a través de eslogan y personas”

_El eslogan es “Bolivia dijo no”, ¿y la persona?

Carlos de Mesa. Se aferran a un eslogan y a una persona como última tabla de salvación ante un panorama intelectual muy pobre.

_¿Qué le preocupa más, el eslogan o la persona?

Ninguno. Primero hay todavía un año de cumplir la gestión y hay muchas cosas que hacer, muchos planes por cumplir y no vamos a desviar la atención. En segundo lugar está que un eslogan no es un proyecto de Gobierno ni es un proyecto de país.

_¿No podía gobernar otro con el proyecto de país del MAS?

Es una interesante pregunta, porque se reconoce que no hay otro proyecto de país. ¿Puede otra persona hacerlo? Requeriría un conjunto de elementos clave: voluntad de decisión. Hay proyectos que solo funcionan en el Estado cuando se tiene una gran voluntad de decisión y hasta algo de audacia. Un segundo punto es capacidad de articulación de lo popular porque somos un país social y regionalmente muy fragmentado desde nuestra fundación como país. Se requiere un sujeto articulador de estos fragmentos de lo popular. Si hay alguien que pueda hacer eso, excelente. Y, en tercer lugar, se requiere personas comprometidas con el plan, no simplemente que se asumen a último momento como impulsores del plan. Si esos requisitos alguien los reúne, podrá ser un buen opositor y podría llevar adelante el programa de Gobierno. Pero faltando alguno de los tres, va a ser muy difícil.

El vicepresidente durante la entrevista en la sede de Gobierno

 

_¿Por qué la ciudadanía debería aceptar que Evo y Álvaro se vuelvan a postular en 2019, pese a los resultados del 21-F?

Por motivos legales, constitucionales y políticos. El Tribunal Constitucional ha habilitado un derecho y por temas políticos en el 21 de febrero de 2016 lo que hubo fue un empate. Una mitad de Bolivia, un 51%, votó por el No, influida por mentiras y un conjunto de falsedades, y otra mitad de Bolivia votó por el Sí. Ahora se trata de desempatar. Ya no es un empate catastrófico porque no hay dos proyectos de Estado y de país. A un empate electoral un desempate político.

_¿Será el voto el que defina si se acabó la hegemonía del MAS?

Serán dos cosas: el voto, como el momento cumbre, pero un elemento fundamental es proyecto de país. Cuando tengamos al frente un proyecto alternativo con la capacidad de atraer emociones y filiaciones, diremos que lo nuestro agotó la gasolina.

_¿Lesionó la legitimidad del Gobierno el fallo del 28 de noviembre?

Ha afectado porque es un dato electoral que está mostrando que hay una exención en el país. Meses antes habías tenido el 62% del electorado y luego tuvimos el 49. Nosotros lo atribuimos a la mentira, y creo que se ha convertido en una recurrencia y acuérdese de que va a ser un método político utilizado por la oposición, que ya lo han utilizado ahora con el arroz de plástico, creando un pánico social. ¿Por qué hacen eso? Porque no tienen otra. Han probado y les ha funcionado.

_¿Por qué no le cree que no quiere ser candidato?

Porque el hombre nunca ha tenido una palabra sólida ni firme en su vida. Es como una veleta. Así es ahora y así fue cuando era presidente.

_¿Piensan muy distinto Evo Morales y Carlos de Mesa?

De Mesa es muy aristocrático y Evo es la indiada en acción, lo más plebeyo en acción. Mesa es muy indeciso, Evo es un hombre exageradamente decidido. Evo es un hombre muy trabajador; Carlos de Mesa es mucho más relajado, la política para él es de unas horas y luego está su familia y sus amigos. Evo, las 24 horas del día su cabeza y sus sueños están enfocados en la política y todo lo que no sea política tiene muy poca importancia.

El vicepresidente pide dirimir electoralmente el empate del 21F y cree que todavía le quedan muchas cosas por hacer en el Gobierno

 

_¿Y están dispuestos a dejar a Carlos de Mesa ser candidato, a congelar el caso Quiborax?

Que sea candidato, que sea candidato, claro. Hay un tema pendiente judicial que deberá arreglarse algún año, alguna década, porque esos errores no pueden quedarse en la impunidad. No es un obstáculo para la decisión que pueda tomar Carlos de Mesa en los siguientes días o meses. Él fue el que usó eso como palestra.

_Carlos de Mesa es el gran candidato de la izquierda Sopocachi…

(interrumpe) ¿Izquierda Sopocachi?

_¿No la conoce? Antes eran masistas.

¿Izquierda Sopocachi? ¡Son gonistas! Son los que fueron detrás de Goni: Silvia Rivera, Guillermo Mariaca, Róger Cortés, José Antonio Quiroga, Carlos Toranzo, Ricardo Calla. Ellos fueron gonistas, trabajaron en el Viceministerio de Participación Popular y de Género entre 1993 y 1997, se pasaron con sigla y todo a trabajar con el MNR. Estos tipos son viejos izquierdistas que enterraron sus principios y creencias y colocaron su pensamiento al servicio mercenario de Sánchez de Lozada en el 93. Esos no son izquierda ni siquiera de Sopocachi.

_En realidad, la pregunta iba a cómo va a hacer el MAS para recuperar a la clase media.

Creo que hay una triple clase media: la tradicional, que algunos son los parientes pobres de la vieja oligarquía; otros que han accedido a un conjunto de privilegios y posicionamiento de consumo gracias a su inversión en profesiones y universidades, y, lo otro es la emergencia impoluta de una clase media de origen popular, que igual o mayores ingresos que la vieja clase media y que viene por el lado del transporte, por la agricultura, por el lado de las actividades productivas en medianas o pequeñas escalas, por la compra de casas y terrenos, y por la incursión en profesiones de carácter técnico. Esta es de origen indígena y popular. Son entre 2,5 millones y 3 millones de personas y son una incógnita. ¿Qué estarán pensando? Ya no se educan en el sindicato, sino en el internet. Ya no asisten los fines de semana a la reunión del sindicato, sino que van a Iquique a China o a Santa Cruz a hacer negocios. Esa va a ser la decisiva. Son productos de nuestras políticas, pero su ideología y sus inclinaciones políticas son hoy en día una incertidumbre.

Para García Linera, el tema carretero ya no es prioridad

 

_Hubo analistas, luego de las elecciones judiciales, que dijeron que el electorado está dividido en tercios: uno que siempre va a votar por el MAS, otro que nunca lo ha hecho ni lo hará y otro que está en disputa, ¿ese tercio es la nueva clase media emergente?

e eso hablan hace mucho, pero yo diría que ese electorado que siempre va a votar por Evo es ese 45 a 48%. Lo que está en disputa es un 15 o 20% que les puede dar a ellos la victoria. Hay que ponerse en todo y una de las posibilidades es que ellos puedan ganar, que puedan tener más del 50%, la otra posibilidad es cuánto jalaremos nosotros, ¿controlaremos el Senado, ganaremos sin controlar el Senado? Ahí está la discusión y eso lo define esta clase media de origen popular emergente, a la que nadie conoce. Quien logre entender a esa nueva clase media, va a ganar las elecciones.

_En teoría este debería ser el quinquenio de la salud, pero es uno de los déficits, ¿qué se hará?

Primero dos cosas y luego una promesa. No es cierto que haya habido un olvido de salud, sino una atención insuficiente de salud. Hemos pasado de 15.000 médicos a 32.000. Debía haber 60.000, se hizo, pero no suficiente. Segundo punto. El presupuesto pasó de 2.700 millones en cien años y hoy tenemos Bs 18.000 millones, seis veces más. ¿Insuficiente? Claro que insuficiente. Si lo comparamos con otros países el promedio es bajo. No se le dio suficiente atención, pero sí se le dio atención. Tercera cosa, esta segmentación genera problema. La salud es un tema de las autonomías, el Gobierno nacional debería solo dar ítems. Las gobernaciones y municipios, salvo los grandes, no hicieron nada. Me quejo de los municipios pequeñitos, que si no fuera el Evo Cumple no harían nada, porque para ellos es más fácil poner cemento a una cancha. Las gobernaciones que no hicieron nada. Con ese hecho, el presidente Evo va a evaluar este tema en su discurso de mañana.

_¿Queda atrás la construcción de hospitales?

Teníamos el dinero, pero nunca habíamos construido hospitales tan grandes. Se tuvo que crear una unidad especial, porque no había gente preparada. Se trajo especialistas de todo el mundo.

_Otra prioridad era concluir prácticamente la red fundamental de carreteras, ¿se concluirán?

Carreteras ya no nos preocupa, ya no es la prioridad. Ahora hay que orientar los recursos a la producción. Ese giro lo dimos en el 2015, nos ha ayudado a remontar el bajón mundial. Todo el Fondo Indígena lo hemos dirigido a producción, el Evo Cumple, a escuelas y producción.

_Guillermo Mariaca y José Antonio Quiroga han propuesto un régimen de transición para arreglar todo lo que suponen que quedará mal de Evo, como las reservas probadas de gas, que según un exviceministro están por debajo de 5TCF. ¿Es verdad?

Son unos ignorantes. Deberían leer un poquito más de economía y no solamente literatura. Lo vamos a demostrar cuando salga una empresa internacional en un par de semanas.

_¿En cuánto estaremos?

Por encima de 10 TCF. Esas serán las certificadas, las probadas, las que ya tienen mercados. Las posibles serán muchas más. El tema del gas no es un problema, el problema es la rapidez de la inversión para convertir las probables en probadas. Los cumpitas que sigan hablando de poesía en política, pero no de temas serios. Les preocupa la deuda externa, de 24% del PIB. Es una de las más baja del continente, solo nos ganan Perú y Chile que están alrededor del 20%. Lo que pasa es que estos caballeritos siguen midiendo las cosas con ojos gonistas, cuando la economía medía 5.000 millones. Hoy Bolivia mide 37.000 millones, es decir siete veces más que durante Sánchez de Lozada.

_Según los demócratas, la bajada de los ingresos del petróleo demostró que la bonanza no fue por la nacionalización, sino por los precios, ¿es verdad?

Hemos tenido petróleo a 28 dólares y la economía no se ha caído. Y con ese precio los ingresos de YPFB fueron $us 1.200 millones. Si uno hace la comparación a qué pasaba antes con el petróleo a 28 dólares, el crecimiento fue -7 y -3.

_¿Va a anunciar el presidente Evo el doble aguinaldo?

No, hay que esperar el dato oficial hasta finales de octubre. Estamos muy optimistas porque los índices hablan muy bien. De hecho, ya en el índice del primer trimestre estamos mejor que el del año pasado. Creo que vamos a estar alrededor del 4,7%.

El vicepresidente explicó que los recursos se orientan a la producción

_¿No teme escenarios parecidos a los de Venezuela o Nicaragua?

Algo que no entiende la derecha, y por eso le pela, es que nosotros no imitamos a nadie. Estamos tan orgullosos que esperamos que otros nos imiten. Qué vamos a agarrar los métodos venezolanos, lo nuestro es otra cosa. Esperamos que otros aprendan de cómo se maneja la economía, de cómo se articula lo popular, de cómo se desmonta la dominación. La pregunta debería ser cuándo Venezuela va a copiar a Bolivia y tendrá una economía estable.

_Y si la oposición decide llevar el conflicto a la calle, no a las urnas, como en Venezuela y Nicaragua, ¿le preocuparía?

No nos asusta la calle, nosotros venimos de la calle. De ahí hemos saltado. De eso nos alimentamos, de eso nos amamantamos, de la calle. Está claro que tenemos más habilidad, más táctica, más estrategia y muchísima más gente para movilizar en la calle. Lo suyo es otra estrategia, es lo emotivo, las redes, lo “ciudadano”, ahí se han fortalecido y eso nos ha costado a nosotros.

_¿Por qué el electorado debería darle cinco años más a Evo y Álvaro?

Porque hay tareas de engrandecimiento del país que aún no se han cumplido y si otros hacen algo, lo van a destrozar. Deme como ejemplo una gobernación opositora donde hayan construido algo. Mi crítica, comenzando por Félix Patzi, terminando con Costas, es que no han construido ni una fabriquita. A nosotros nadie nos dio plata. Veníamos de un Gobierno que lloraba para conseguir plata para aguinaldos. Eso nos heredaron a nosotros, un estado llorón, mendigo. Pudimos haber hecho más, sí, pero lo hicimos. Creo que ese es el mejor argumento: Porque somos constructores de esta Bolivia nueva, pedimos cinco años más para terminar de construir, en tanto los opositores se preparan para construir algo



 




En esta nota