SEGÚN UNA DENUNCIA

Evo y el papa se reunieron; activistas del 21F denuncian intimidación


El secretario de la CEB dijo que hubo un intento de aprovecharse del cardenal Ticona al servicio de un partido político. Comunicado de Todos juntos por Bolivia afirma que siete activistas fueron retenidas y una de ellas, amenazada

Intercambio de regalos. El papa regaló a Evo el mensaje por la Jornada Mundial de la Paz y el medallón del Ángel de la Paz | Foto: Reuters
Escuchar el artículo Pausar Lectura

01/07/2018

El presidente Evo Morales y el papa Francisco se reunieron ayer en la biblioteca del Palacio Apostólico del Vaticano en un encuentro privado que duró 36 minutos. Este viene a ser el sexto encuentro de ambos desde que Mario Bergoglio asumió como sumo pontífice. Se saludaron con un abrazo y antes del inicio de la reunión privada tuvieron una conversación sobre el Mundial de Rusia.


El Vaticano, mediante un breve comunicado, informó de que en la reunión se trató sobre la necesidad de actualización de las relaciones bilaterales positivas y también hubo un intercambio de opiniones sobre la situación regional de Sudamérica.


Al final de la reunión, se realizó el acostumbrado intercambio de regalos. Luego el jefe de Estado, junto al recién investido cardenal Toribio Ticona, participó de la entrega floral a la Virgen de Copacabana en la Santa Sede y retornó a Bolivia.


    
El clero opina
El nuncio apostólico en Bolivia, monseñor Ángelo Accatino, consideró que la “excelente relación” entre el papa Francisco y el presidente Evo Morales debería también reflejarse en los lazos del Gobierno nacional y la Iglesia católica boliviana. Accatino afirmó que son “un verdadero récord” los encuentros entre el presidente boliviano y el santo padre. 


A ello se suma que el secretario general adjunto de la Conferencia Episcopal Boliviana (CEB), padre José Fuentes, afirmó que una ideología indigenista del país, de tipo excluyente, intentó “secuestrar” al cardenal Toribio Ticona al servicio de solo un partido. Agregó que el cardenal tiene que estar al servicio de todos los bolivianos, de los grandes valores, de la justicia y la verdad. “Sin embargo, en estos días hemos asistido a un intento de manipulación de su figura (...), lamentablemente (se quiso) utilizar también tal vez el hecho de que él ya tiene muchos años, el hecho de su amistad con el presidente (Evo Morales)”, señaló.

Denuncia circula en redes
En el muro de Facebook de Bolivianos en Milán se subió un comunicado de Todos juntos por Bolivia, en el que se denuncia que después del consistorio de cardenales, siete activistas con poleras del 21F, Bolivia dijo No, fueron detenidas por la gendarmería del Vaticano, ante la voz de alarma de una funcionaria de la embajada boliviana que gritó: “Gendarmería, deténganlas, están haciendo política, está en peligro la seguridad del presidente”.


El comunicado afirma que “el cuerpo de seguridad que escoltaba a Morales mantuvo a estas activistas privadas de su libertad para interrogarlas durante más de una hora. Sin embargo, una de ellas fue ingresada a un cuarto aparte y en este punto el comunicado detalla seis aspectos: “Se le quitó la polera de Bolivia dijo No, se la mantuvo detenida durante varias horas, se la interrogó y puso bajo presión para que diga quién organizó esta visita, se le dijo que la polera ofende al presidente y que si la activista continúa participando en este tipo de actividades se le quitará el permiso de residencia en Italia, se la deportará a Bolivia, que habrá consecuencias serias para sus familiares, se le prohibió hacer una llamada telefónica para alertar sobre su situación y se le hizo firmar un documento donde se le prohíbe volver a visitar las inmediaciones del Vaticano”.


EL DEBER habló con dos de las activistas, Carolina y Rosita (prefieren no dar sus apellidos), que desde Italia confirmaron la veracidad de lo que el documento dice. Carolina además dijo que la más afectada es Soledad, quien ha decidido no dar más declaraciones. También confirmamos que la activista ecuatoriana de derechos humanos en Italia Alicia Erazo realizó  diligencias para liberarlas. “Yo simplemente hice una llamada y cumplí con mi misión de activista. Busqué en Roma abogados penalistas para que las asistan”, manifestó.
Por su parte, el embajador de Bolivia en la santa sede, Julio César Caballero, reiteró a EL DEBER sus declaraciones del viernes, en las que asegura que en ningún momento pidió retener a las mujeres con la polera del 21F.
 



 




En esta nota