BOLIVIA

Techo 'e paja en exclusiva: "Pedí volver, ya pagué todo y no tengo cuentas pendientes con la justicia"


Jorge Roca Suárez, ‘Techo ‘e paja’, en exclusiva con EL DEBER, dijo que por su voluntad regresó tras casi 28 años de cárcel en EEUU. Aseguró que no tiene bienes, quiere olvidar el pasado, salir libre y trabajar  

Escuchar el artículo Pausar Lectura

17/07/2018

A seis días de su arribo de Estados Unidos, tras cumplir una pena de casi 28 años de cárcel por delito de narcotráfico, Jorge Roca Suárez, ‘Techo ‘e paja’, que permanece en la cárcel de San pedro de La Paz habló con EL DEBER. Aclaró que no fue extraditado, que regresó a Bolivia por su voluntad y mediante un tratado. Reveló que en Estados Unidos se  le reconocieron 30 años y cinco meses de cárcel, de una pena de 35 años, además de haber accedido a una libertad condicional de cinco años para realizar sus trámites y volver a Bolivia a reencontrarse con su familia y ver a su padre, que está postrado en cama.

Cuando le preguntamos sobre sus bienes, dijo que todo le fue incautado en la época de los años 90. Aseguró que solo tenía bienes en Estados Unidos, pero que le incautaron todo. Afirmó que los bienes que le confiscaron en Santa Cruz pertenecían a sus padres. Sobre las comparaciones que le hace la gente con Pablo Escóbar, el ‘Señor de los Cielos’, u otros personajes del narcotráfico, considera que cualquier persona puede pensar lo que quiera de él, pero que prefiere olvidar el pasado, mirar adelante y su deseo es recuperar su libertad lo más pronto para trabajar y disfrutar de su familia.

Cree que saldrá de la cárcel pronto y que con la condena que pagó en Estados Unidos ya no tiene cuentas pendientes con la justicia de Bolivia.

¿Cómo es que regresa a Bolivia de forma sorpresiva?

Yo no fui extraditado como se está hablando de manera errónea. Voluntariamente pedí mi traslado porque acá tengo a mis hijos y a mi padre que está muy enfermo. Estoy contento de llegar a mi tierra, como de todo, comida camba, beniana y de aquí de La Paz. Desde hace dos años que empecé a realizar mis trámites ante la embajada de Bolivia en Washington porque anhelaba regresar a su país.

No puedo decir que todo fue bien en la cárcel, pero ha pasado mucho tiempo y esto ya forma parte del pasado y no quiero recordar. Lo importante es que estoy en mi tierra, con mi familia. 

Quiero aclarar que fruto de dos matrimonios tengo cuatro hijos en Estados Unidos y siete nietos,   dos hijos en Bolivia y tres nietos. Hace más de dos años que inicié el proceso para regresar a Bolivia. Se me computó 30 años y 5 meses y tengo una probatoria de 5 años de libertad condicional en Estados Unidos, pero no para estar en la cárcel sino para realizar todos los trámites legales. Por eso hice una petición que duró dos años, hasta que al fin se terminó.

También puedes leer:

¿Qué diligencias se realizaron para que usted deje la cárcel de California y cómo fue escoltado?

Después que presenté todos los documentos legales a la embajada de Bolivia en Washington y ante la Cancillería, ya se empieza una coordinación. Se ponen de acuerdo con la logística y llega el día de mi viaje. El 22 de marzo se cumple por fin el día. Me llevaron hasta Miami y fui escoltado por los famosos policías Marshals. Es el Cuerpo de Alguaciles de Estados Unidos (United States Marshals Service) perteneciente a la institución encargada de la ejecución de las órdenes de cortes federales. En un sentido amplio, ellos son los que garantizan el funcionamiento del sistema de justicia.

Escucha parte de la entrevista:

Me entregaron en una oficina especial en el aeropuerto de Miami, donde estuve tres semanas. El lunes me entregaron a tres oficiales bolivianos de la Interpol en Miami. A las 11 de la noche salimos en el avión de BoA, llegamos por Santa Cruz, después Cochabamba y hasta que llegué al aeropuerto de El Alto, cerca de las 10 de la mañana del martes.

Los policías de la Interpol me llevaron a la cárcel de San Pedro, pero me trataron muy bien, igual que en la línea aérea. Ahora ya no dependo de la justicia de Estados Unidos, sino solo de la de Bolivia y yo respeto a todas las autoridades de mi país.

¿Qué ha significado para usted cumplir 28 años en la cárcel de Estados Unidos?

Ha pasado mucho tiempo, no puedo decir que todo fue bien, pero prefiero no recordar. No fue en vano mi paso por la cárcel porque me dediqué a estudiar. Estudié Derecho Penal, Derecho Internacional Público, además de arquitectura y el idioma inglés.

En la cárcel ayudé mucho a presos latinoamericanos con escritos y para el idioma.   

He compartido mucho con los internos en la cárcel de Estados Unidos. Antes de venirme me hicieron una emotiva despedida con una cena y me deja buenos recuerdos. La gente fue muy buena en la cárcel donde estuve, pero lejos de mi país.

Te puede interesar:

¿Tiene conocimiento usted de una sentencia en su contra por delito de narcotráfico en Bolivia?

De acuerdo a las leyes bolivianas, deben hacer un cómputo por la pena que he cumplido en la cárcel de Estados Unidos. Conocía algo de una sentencia, pero creo que eso ya se terminó y estamos esperando que nuestros abogados vean cómo se hace el cómputo y yo pueda salir libre y regresar a mi casa con mi familia. No tengo ninguna cuenta pendiente con la justicia en Bolivia.

Lo que me duele es que mi madre, Blanca Suárez Gómez, murió y yo no pude venir a verla. Ahora mi padre está enfermo y debo ir a verlo a Santa Ana.

Yo siempre le mandé a mi madre postales. La última vez fue para el Día de la Madre y falleció.

He entendido que la familia es la luz de la vida del hombre. Mi familia fue unida y seguiremos así.

Por suerte yo todavía puedo trabajar,  hay que buscarle y me siento capaz. Mis hijos me apoyarán aquí, pero por suerte no soy de las personas que les gusta vivir de los lujos.

¿Qué le puede decir a las autoridades de Bolivia?

Lo único que es importante reiterar que no fui extraditado. Yo respeto a todas las autoridades de nuestro país. También respeto a todos los periodistas.

Debo agradecer a todas las autoridades de mi país porque desde Miami, cuando me entregaron a los policías en la Interpol, recibí un trato muy cordial y eso es valorable y no pudo dejar de mencionarlo porque esa es la verdad.

Yo quiero aclarar que antes de que me detengan en Estados Unidos ya fui a realizar estudios. Desde muy chico me esforcé porque así me enseñaron mis padres.

Para saber:

¿Usted le escribió hace poco una carta al presidente Evo Morales sobre algunos excesos en la lucha contra el narcotráfico?

La verdad es que no quisiera hablar de política. Yo respeto a todas las autoridades de nuestro país. Estoy orgulloso  de ser boliviano y respeto al presidente. Más bien deseo que a todos nos vaya bien y que siempre se busque la paz para vivir bien. Yo lo único que quiero es que se cumplan las leyes.

¿Por qué cree que algunas personas lo comparan con Pablo Escóbar o el Señor de los Cielos?

La gente está en su derecho de pensar lo que quiera, pero yo prefiero olvidar y no recordar el pasado; ahora lo único que quiero es mirar adelante. Deseo vivir con mi familia, ir a visitar la tumba de mi madre y a mi padre, que está muy mal en Santa Ana de Yacuma. 

¿Qué piensa de su hermana Beatriz Asunta Roca, que está presa en la cárcel?

Considero que es un abuso la detención de mi hermana, yo no puedo creer que la tengan detenida, más considerando que está mal de salud y por su edad. No puedo criticar a las autoridades bolivianas, pero lo único que espero es que se cumpla con las leyes y se haga justicia. Quiero ratificar que los bienes que se han incautado pertenecían a nuestros padres, Blanca Suárez Gómez y Rafael Roca.

Para leer:

¿Qué trato está recibiendo en la cárcel de San Pedro y cómo se siente?

En la cárcel de San Pedro, desde el primer día, he recibido un trato muy cordial de todos los internos y de las autoridades. Estoy recibiendo la visita de mis familiares, de mis hijos, mis nietos, de mis hermanos y también de gente amiga. Le puedo decir que me están tratando muy bien, especialmente recibo el cariño de los reclusos.

Lo que debo contar es que extrañaba tanto las comidas de mi tierra hasta que por fin regresé. Ha sido muy duro, pero ya todo pasó.

Lo único que quiero decir es que me está afectando tremendamente el cambio de clima y especialmente la altura. Estoy un poco delicado en estos primeros siete días después de mi llegada, pero nos están asistiendo los médicos. Estoy esperando mi libertad y de eso se están encargando los abogados. Yo llegué por voluntad propia y por un tratado, y no fui extraditado. Solo espero en Dios que pronto se confirme mi libertad, porque ya pagué todo con la condena en Estados Unidos.

Techo 'e Paja libre

El Juzgado Tercero de Ejecución Penal concedió este martes, 17 de julio, la libertad condicional a Jorge Roca Suárez, que llegó a Bolivia el 17 de abril tras haber cumplido casi 28 años de prisión en la cárcel de Taft en California, EEUU.

 

***Este artículo fue originalmente publicado el 23 de abril de 2018 y actualizado tres meses después, el 17 de julio, cuando la justicia le otorgó libertad condicional a Techo 'e Paja



 




Notas Relacionadas



En esta nota