INVESTIGACIÓN

Una excoordinadora, la tercera persona que cae por corrupción en la Uelicn


La mujer es investigada por la presunto comisión de los delitos de incumplimiento de deberes y negociaciones incompatibles con el ejercicio de funciones públicas


Escuchar el artículo   Publicidad Pausar Lectura

08/04/2019

La excoordinadora general de la Unidad Ejecutora de Lucha Integral Contra el Narcotráfico (Uelicn), Vivian K.F.S., fue aprehendida este lunes en el marco de la investigación sobre actos de corrupción en la adjudicación de servicios de mantenimiento de aeronaves de la Fuerza Aérea. Por este mismo caso el pasado viernes fueron enviadas a prisión otras dos exfuncionarias.

La Fiscalía General del Estado, a través de un comunicado, informó que la fiscal asignada al caso, Rea Salinas, encontró “indicios suficientes para aprehender a la sindicada, ya que, como ex coordinadora general de la institución -durante las gestiones 2013, 2014 y 2015- ejecutó procesos de contratación beneficiando a la empresa Horizontal de Aviación S.A.S., pese a las irregularidades”.

Según las investigaciones, señala el documento de la Fiscalía, se conoce que en 2013 se contrató a la empresa Horizontal de Aviación Bolivia S.R.L. sin que participara en el proceso de contratación.



La excoordinadora es investigada por la presunto comisión de los delitos de incumplimiento de deberes y negociaciones incompatibles con el ejercicio de funciones públicas y en las próximas horas será puesta ante un juez jurisdiccional para que defina su situación legal dentro de las investigaciones.

En prisión

El pasado viernes otras dos exfuncionarias de la Uelicn fueron enviadas con detención preventiva a la cárcel de Obrajes de La Paz por este mismo proceso de investigación.

Nancy Carlena F. B., exdirectora jurídica de la institución, y Mabel F. B., técnica de grupos especiales de Diablos Rojos, Diablos Negros y Diablos Azules; son investigadas por la contratación para el mantenimiento de los aviones Hércules y helicópteros desde la gestión 2013, y el depósito de 34.800 bolivianos que hizo una empresa a la cuenta de una de las imputadas.

Más sobre el tema:





 




En esta nota