BRÚJULA

Despedida a Cecilio Guzmán de Rojas


La imagen del artista potosino ha sido eliminada de los nuevos billetes de Bs 10, que se empezaron a emitir esta semana. En la nueva tanda del papel moneda no hay artistas ni escritores

Escuchar el artículo Pausar Lectura

14/04/2018

El lunes, cuando salió la noticia del cambio de imagen en el billete de 10 pesos pensé, los artistas nos hemos quedado sin una representación muy importante en la moneda boliviana y nos despedimos de Cecilio Guzmán de Rojas, que propuso una visión local de la modernidad en la pintura de caballete del siglo 20 boliviano, un logro que implicaba un diálogo entre la cultura local y el pensamiento cultural internacional sin precedentes hasta ese momento. 

Cecilio Guzmán de Rojas (Potosí, 1900 - la Paz, 1950), el que fue nuestro elevado presente en el billete de 10 bolivianos hasta hace poco, no solo fue un pintor conocido por las figuras que sugerían en el momento, una valoración de la imagen indígena dentro de la estética y la cultura local, sino que trabajó en distintas técnicas, como el óleo, la témpera, la acuarela y técnicas experimentales, como la pintura coagulatoria, realizó exposiciones tanto en Bolivia como en España, Chile, Argentina y en Estados Unidos, entre otros.

Muy influenciado por el cubismo aprendido en España durante su época de estudiante, Guzmán de Rojas supo generar una relación entre este mismo y la representación del indio andino.  Fue el pintor boliviano más influyente de su época, su importancia todavía persiste.

El presente logro implica una voz individual, relacionada con el contexto local y que se aleja del patrón de comportamiento artístico de la época que pretendía integrarse a los modelos de moda que se proponían, en especial en los centros de influencia cultural, como lo es en este caso París. 

Guzmán de Rojas, relacionando el cubismo con la imagen del indio, consigue dejar en primer plano la localidad, en un híbrido entre lo propio y lo ajeno que generaron en otros países artistas muy importantes, como Wilfredo Lam (Cuba) y Tarsila do Amaral (Brasil), abriéndose así hacia la discusión sobre la modernidad del arte latinoamericano.

Es cierto que el protagonista del billete de Bs 50 también es artista, Melchor Pérez de Holguín (Cochabamba, Virreinato del Perú, 1660-1732), pero la condición de la cultura durante la colonia y su función dentro de la sociedad eran completamente diferentes, la pintura religiosa durante esta tenía un sentido educativo y de difusión de las ideologías cristianas con las que se escudó la invasión. 

Nos despedimos de Cecilio, espero, en futuros cambios de representación, aparezcan celebres como Alfredo La Placa o Marcelo Callaú.