BRÚJULA

El dopaje según Icarus


Una mirada al documental ganador del premio Oscar en esta categoría en 2018

Escuchar el artículo Pausar Lectura

13/04/2018

Faltan dos meses para que empiece el Mundial de fútbol en Rusia, uno de los eventos deportivos más importantes que tiene a los ojos del mundo sobre aquel país, gobernado, una vez más, por Putin. Pero ¿qué tiene que ver Putin con el deporte? Mucho, y no de la manera más sana y así lo demuestra Icarus, el filme ganador de un Oscar a mejor documental este 2018.


En 120 minutos, el director Bryan Fogel se inserta en el mundo de las drogas y en los deportes. En sus ganas de demostrar que los controles antidopaje no funcionan, haciendo de él un experimento humano, llega a dar con el doctor  ruso Grigory Rodchenkov, un genio en ‘la mafia del pis’. 

Al doctor lo odiamos y lo amamos a la vez, su excentricidad nos recuerda al típico tío loco que toda familia suele tener, pero en el fondo notamos que está perturbado y eso también es parte de la historia ¿Quién es él, qué es lo que le está pasando en su vida en ese momento? Pero sobre todo ¿Qué es lo que sabe y cómo puede demostrarlo? 

Una parte del documental muestra las ambiciones personales del director, otra, toma la inercia de lo inesperado. Empieza a filmarse en paralelo con unas acusaciones importantes contra Rusia por el fraude del control antidopaje de sus deportistas en varias olimpiadas.

Capaz escuchar el nombre de la KGB en pleno Siglo XXI puede sonar anacrónico; sin embargo, serán una pieza fundamental para entender el nivel de importancia que representan los deportes para celebrar la imagen de Rusia. ¿Cuál es el interés de un Gobierno para hacer que la empatía mundial esté de su lado, a costa de los valores que propagan los deportes? Con la guía de George Orwell, que nos enseñará a aprender, entender y aceptar, recorreremos las sendas oscuras de la corrupción estatal y la controversia en el papel del cineasta como defensor de alguien que ha cometido un crimen, alimentando las tensiones ruso-estadounidenses.

En el discurso de aceptación del premio Bryan Fogel dijo: “Dedicamos este premio al Dr. Grigory Rodchenkov, nuestro ‘soplón’ sin miedo que ahora vive en constante peligro. Esperamos que Icarus sea una llamada a despertar –Sí, sobre Rusia-, pero más que eso, sobre la importancia de decir la verdad, ahora más que nunca”.

El filme está en Netflix, el guion del director, en cooperación Mark Monroe, Timothy Rode y una posproducción prolija, nos ayudará a ver con otros ojos lo que puede haber detrás de estos ‘megaeventos’ deportivos, pero por sobre todo nos mostrará la humanidad en lo que se considera como error.