BRÚJULA

Introducción al arte para niños


El arte puede jugar un papel importante en la educación y estimular el aprendizaje de otras materias. Varios especialistas lo afirman y dan consejos a padres y maestros

Los especialistas procuran que los niños desarrollen la creatividad a través de expresiones estéticas y distintas dinámicas
Escuchar el artículo Pausar Lectura

07/07/2018

El descanso pedagógico se vive en pleno y se presta para analizar las alternativas ocupacionales que tienen los chicos en esta época. Diversas investigaciones han demostrado que el arte juega un papel esencial en el aprendizaje y desarrollo de los niños. En ese sentido, Brújula consultó a una serie de expertos que brindan talleres para niños y adolescentes acerca de la importancia que tiene el arte en la educación.

La artista visual Nicole Vera asegura que el arte actúa como catarsis en muchos casos, debido a que los niños, generalmente, atraviesan por periodos en los que precisan de canalización emocional. “Es como una bola de nieve. Una vez el niño es estimulado, creativamente su capacidad para desarrollarse va creciendo. Esto es vital en la sociedad, porque, cuando sean más grandes, esos chicos aprenderán a formar un sentido de identidad. Por eso es importante estimular la creatividad a partir de todas las herramientas que se tengan al alcance, de lo contrario terminaremos viviendo en un ambiente hostil e inclinado al mercantilismo. Uno se puede dar cuenta de los avances y los resultados cuando comienza un taller. De pronto, en el día puede haber un niño que se manifieste agresivo, entonces, ahí uno apunta a las cosas que le gustan y que se pueden explotar en él. Llegado el día 10 podrá comprobar que ya no quedan señales de esa agresividad”, afirma Vera. 

Generar hábitos culturales desde el lugar del juego, la curiosidad y la creatividad ha permitido que las actividades lúdicas en torno a las artes tengan un mayor alcance.  De eso está convencido el actor Rubén Alviri, que desde esta semana está brindando talleres de teatro para niños en la Casa de la Cultura, como parte del Festival de Artes Escénicas para la Niñez y Adolescencia (Festivartes). 

“El arte ayuda a los niños a ser más sensibles y a comprender que este oficio puede no ser simplemente un hobby, sino también una profesión. En los talleres implementamos la cultura del teatro para que aprendan a valorar lo que se hace. Para ello nos valemos de las diversas herramientas de las artes escénicas e incluimos el juego, porque consideramos que es fundamental para lograr expresarse, romper la timidez y desarrollar sus habilidades”, manifestó Alviri.

 Cuando la poeta y pintora Alejandra Barbery comenzó a trabajar con niños sentía ciertos temores. Pensaba que no iba a saber conducirlos, que iba a tener que lidiar con sus problemas y que no iba a lograr canalizar sus capacidades en un proceso creativo. Los buenos resultados del taller Imagia le demostraron que estaba equivocada. “Hay que practicar la honestidad porque al niño no se le puede mentir; si le falseas la realidad, él te la falsea a vos y te empieza a decir lo que vos querés escuchar. Es importante que se acorte esa diferencia entre la profesora y el alumno”, apunta.  

Tanto Vera como Alviri consideran que puede haber una relación con la enseñanza del arte y un menor riesgo de fracaso escolar, puesto que los métodos se convierten en estímulos para que los chicos sean protagonistas en el aula. “ No porque el niño es inquieto hay que meterlo a teatro. Es necesario ofrecerles alternativas que respondan a sus necesidades”, dice Alviri. 

Nicole Vera apunta a los padres en el sentido de que deben ser ellos los primeros en saber qué es lo que precisa el niño. “Deben jugar con sus hijos, ensuciarse, acompañarlos desde el principio hasta el fin del juego y darse cuenta de qué los motiva. No hay que interrogarlo, hay que descubrirlo; si lo suyo será la actuación, la pintura o la danza, eso se irá descubriendo en el proceso de acompañamiento”, añade Vera. 

Los artistas están convencidos de que la tecnología puede ser una buena aliada a la hora de enseñar arte, tomando en cuenta que actualmente existen diversas aplicaciones y programas que facilitan el proceso. La actriz Yovinca Arredondo trabaja con adolescentes y puede dar fe de que en esa etapa es más complicado dejar de lado el celular, por eso es partidaria de que se lo use a favor; es decir, que se lo integre en la actividad artística. “En la edad escolar es cuando se despiertan las aptitudes y se expresan los diversos niveles físicos y emocionales del individuo. El arte y la tecnología pueden ser grandes aliados para acompañar los diversos estados del adolescente”, añade Arredondo. 

La cantante Janny Tórrez habla de su experiencia de 13 años dando talleres de diversas disciplinas y artes en el Centro Cultural El Pajonal. Para ella, involucrar a los niños en los proyectos artísticos  se convierte en una oportunidad de alejarlos de los peligros que cada vez los acechan más.

Talleres de lectura, manualidades, guitarra, teclado, dibujo y pintura, juegos recreativos y ajedrez se encuentran entre las alternativas. Incluso, la artista, que ha grabado el videoclip de su canción Ya no más con un grupo de niños de los talleres, afirma que varios están motivados para convertirse en músicos. 

Por su parte, la artista Daniela Rico, integrante del taller La Perra Gráfica, que recientemente estuvo dando talleres de stickers e impresiones para niños en el Centro Simón I. Patiño, dice que en la edad temprana es cuando se puede saber si el interés de los niños por el arte es genuino. “Las alternativas hoy son muchas y son los chicos los que finalmente nos indican cuál es el camino por donde debemos ir”, expresa Rico.