BRÚJULA

Radio Lecturas, la rebelión poética


Un proyecto innovador, que involucra a directores, profesores y padres de familia de las unidades educativas, tiene el propósito de elevar los índices de lectura

La primera transmisión se la realizó en San Borja y velozmente se expandió a otros distritos y ciudades de Bolivia.
Escuchar el artículo Pausar Lectura

03/11/2018

El debate acerca de la lectura en Bolivia tiene que ir más allá de la existencia de librerías y debe incluir la formación escolar y la familia. Sabemos que el Ministerio de Educación no ha desarrollado un plan adecuado para hacer de las aulas de las unidades educativas centros de lectura y que el Ministerio de Cultura no ha podido llevar adelante la promoción de la lectura incluida en la Ley del libro Óscar Alfaro.

Ante esta situación surgen iniciativas particulares como la del Colegio Internacional de la Sierra que ya lleva 15 años haciendo leer a escritores nacionales en todos los grados de primaria y secundaria; así como iniciativas particulares como la de la profesora Soledad Santelices e Hilda Cuéllar o las catedráticas Lisbeth Montenegro, Ruth Arenas, Balkis Alemán, los escritores David Vildoso, Gaby Vallejo, María Luisa Tejero, Claudia Vaca y otros. Hoy, quiero destacar un extraordinario emprendimiento personal que nació en un pueblo y se ha extendido por todo el país.

Se trata del proyecto Radio Lecturas de Víctor Hugo Quintanilla Coro, profesor universitario de la Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación de la UMSA, que creó un proyecto para que las niñas y niños pudieran leer poemas y cuentos de escritores nacionales y extranjeros. Víctor Hugo posee el mismo espíritu poético/generoso que impulsa a personas como Claudia Vaca a actuar en vez de asumir la cómoda actitud de criticar.

En sus propias palabras, este proyecto innovador tiene el propósito de elevar los índices de lectura: “El proyecto consiste en transmitir, a través de diferentes radioemisoras, la lectura en voz alta de los educandos de primaria y de los estudiantes de secundaria, de textos originales de la literatura boliviana, latinoamericana y universal. Para este efecto, el proyecto ha identificado el componente de la comunicación radial en vivo y directo como estrategia para suscitar el interés y apoyo de los padres y madres de familia de los diferentes distritos, así como de los educandos, estudiantes y maestras y maestros y sociedad radio-oyente (…) dependiendo de las posibilidades, los programas de Radio Lecturas son conducidos por radialistas profesionales o por los mismos estudiantes y maestros que asisten a los programas”.

La primera transmisión se la realizó el 8 de junio del 2017, en el distrito educativo de San Borja y velozmente se expandió a los distritos de Trinidad, Riberalta, Guayaramerín, Reyes, Rurrenabaque, Potosí (ciudad), Tupiza, Villazón, Sucre, Desaguadero (frontera de La Paz con Perú), San Buenaventura, Yacuiba y en la actualidad llega a otras ciudades de Bolivia. Para coordinar con los profesores, Víctor Hugo crea grupos de WhatsApp y también solicita a los escritores le envíen textos y grabaciones suyas.

En el Facebook se pueden apreciar decenas de videos de niñas y niños leyendo poemas y cuentos; en mi caso me emocioné cuando escuché a un grupo de ellos realizando una lectura coral de uno de mis poemas. Viendo y escuchando a nuestros adolescentes se puede responder a las interrogantes que nos plantea Claudia Vaca: “¿Qué concepciones de lectura estamos asumiendo en nuestras prácticas como lectores, libreros, bibliotecarios, profesores, escritores, periodistas, madre, padre ciudadanos?”, creo que este exitoso proyecto es una buena contribución a la solución de fomentar la lectura, en una triada: educación-comunicación-literatura, cuyos protagonistas son los propios niños, futuros lectores. Hace unos días me escribió Víctor Hugo y me comentó lo siguiente: “Nuestro país no tiene políticas serias para incentivar los índices de lectura, pero desde que vengo realizando Radio Lecturas, ya miles de estudiantes, con la compañía de sus maestros, asisten a leer a las radios, porque tienen textos de calidad para leer. Antes de mi proyecto eso era poco más o menos que imposible. Y lo mejor: los niños, estudiantes, maestros, padres y madres de familia no van a leer por obligación.

Todos van voluntariamente”. ¡Qué maravilla! Los programas radiales y las grabaciones en diferido se pueden escuchar por las redes sociales y ya se han leído textos de Álvaro Diez Astete, Nora Zapata Prill, Moira Bailey, Matilde Casazola, Sulma Montero, Homero Carvalho, Gary Daher, Gabriel Chávez, Ada Zapata, Mónica Velásquez Guzmán, entre otros escritores de Bolivia y entre los de otros países a Héctor Dante Cincotta (Argentina), Gian Pierre Codarlupo (Perú), Magdalena Camargo (Panamá), María Ángeles Pérez (España), Andrea Cote (Colombia), Marcia Stephenson (Estados Unidos), Fabián Recendez (Nuevo León, México), Luis Alonso Cruz Álvarez (Perú), Francisco Muñoz Soler, Juan Carlos Olivas (Costa Rica), Ricardo Scaglione (Argentina). Cabe aclarar para orgullo nuestro y de Víctor Hugo que no existe un proyecto así en otros países.