BRÚJULA

Un habitual de la novela histórica


Ganador del Planeta con una novela ambientada en el Imperio Romano, Posteguillo, es conocido como el autor de la trilogía de Trajano, el emperador nacido en Itálica

Escuchar el artículo Pausar Lectura

20/10/2018

El escritor valenciano Santiago Posteguillo ganó el 67º Premio Planeta, dotado con 601.000 euros, con la novela histórica Yo, Julia, que sigue los pasos de Julia Domna, esposa del emperador Septimio Severo. El ganador firmó su nombre tras el seudónimo de James Sussex y el título ficticio de su obra era El ascenso. En la novela ganadora, Posteguillo narra el ascenso fulgurante de una mujer en un mundo de hombres inmersos en la lucha por el poder político y que piensan que el liderazgo solo les pertenece a ellos.

En ese mundo masculino, la protagonista maniobrará hábilmente para conseguir sus objetivos.

El jurado del premio Planeta, que seleccionó la novela de Santiago Posteguillo entre las 642 obras presentadas este año, estuvo integrado por Alberto Blecua, Fernando Delgado, Juan Eslava Galán, Pere Gimferrer, Carmen Posadas, Rosa Regàs y Belén López, directora de Editorial Planeta, que incorporó este año como secretaria del jurado en sustitución de Emili Rosales.

En nombre del jurado, Juan Eslava Galán remarcó que en el texto ganador aparecen “cinco personajes que constituyen otros tantos peldaños en ese ascenso de la protagonista desde su humilde condición” y subrayó que todos los personajes son descritos con “gran hondura sicológica”. La obra finalista narra la historia de lucha, superación y supervivencia de tres generaciones de mujeres de una misma familia, a las que una figura masculina despiadada aboca a la locura, y donde la narradora intenta comprender su pasado para reconciliarse con el presente.

En la posterior rueda de prensa al fallo del galardón, Posteguillo explicó que la historia de esta novela empezó en 2012 cuando estaba de viaje en Mallorca y pasó por Deià, donde vivió Robert Graves y visitó su casa museo. “Su hijo nos hizo una visita especial por la casa, por el despacho donde escribió ‘Yo, Claudio’ y además me dejó sentarme en la mesa y siempre pensé que de aquello saldría algo”, dijo. Pasado un tiempo, acabó la trilogía de Trajano y entonces se cruzó con Julia Domna, y hablar de esta mujer se encuentra en consonancia, en su opinión, con “la línea actual por reconocer a la mujer”.

Y ha añadido: “la igualdad también se construye recordando a aquellos personajes femeninos que existieron y que los hombres, que escribieron la historia, se olvidaron de ellas”. Para Posteguillo, su novela guarda un paralelismo con la célebre novela de Robert Graves Yo, Claudio, en la que uno y otra cuentan su historia. Cree el autor valenciano que “en Yo, Claudio el personaje de Livia intriga y va matando enemigos, pero lo que hace es caza menor, porque va a por los herederos del trono imperial, para que sea emperador su hijo Tiberio, mientras que a Julia Domna no le preocupan los herederos sino cinco emperadores romanos, a los que considera auténticos rivales”.

Posteguillo nació en Valencia en 1967, es filólogo, lingüista, doctor europeo por la Universidad de Valencia y en la actualidad profesor titular en la Universidad Jaume I de Castellón. Imparte clases de lengua y literatura inglesa, con atención especial a la narrativa inglesa del siglo XIX, el teatro isabelino y la relación entre la literatura inglesa y norteamericana con el cine y otras artes.

Autor de más de 70 publicaciones académicas que abarcan desde artículos de investigación a monografías y diccionarios especializados, en 2006 publicó su primera novela, Africanus, el hijo del cónsul, primera entrega de una trilogía sobre Escipión el Africano que completó con Las legiones malditas (2008) y La traición de Roma (2009).

Su pasión por la Antigua Roma, que nació del impacto que le causó la visita a la ‘ciudad eterna’ cuando tenía seis años, siguió destilándola en las páginas de una nueva trilogía, integrada por Los asesinos del emperador (2011), Circo Máximo (2013) y La legión perdida (2016). Posteguillo es también autor de varios libros en los que muestra su pasión por la literatura universal: En La noche en que Frankenstein leyó El Quijote (2012), hizo un repaso a algunos de los acontecimientos más significativos de la literatura; y en La sangre de los libros (2014) reveló algunos hechos truculentos escondidos detrás de los grandes libros universales.