DINERO

Expertos: intervención estatal restringe la libertad económica


Calificación. Con un puntaje de 44,1, el país ocupa el puesto 173 de un total de 180 países en el Índice de Libertad Económica 2018 realizado por la Fundación Heritage

Visita. Roberts (centro) estuvo en el país gracias a una invitación de la Fundación Nueva Democracia. Mostró su preocupación por la nota de Bolivia
Escuchar el artículo Pausar Lectura

15/05/2018

La presencia del Estado en la economía, que está creciendo gradualmente a través de la nacionalización, y un poder judicial cada vez más vulnerable, restringe la libertad económica de Bolivia, según el Índice de Libertad Económica 2018 realizado por la Fundación Heritage. Esa conclusión es apoyada por economistas locales.    

Bolivia, con un puntaje de 44,1 (3,6 puntos menos que en la edición anterior), ocupa el puesto 173 de un total de 180. 

El descenso de la puntuación del país se debe también a una caída en los puntajes de la salud fiscal, la integridad del Gobierno y los derechos de propiedad y puntajes moderadamente más bajos para la efectividad judicial y el gasto gubernamental.

Bolivia ocupa el lugar 30 entre 32 países en América Latina, y su puntaje general está por debajo de los promedios regionales y mundiales. 
Durante su visita al país para dar a conocer los resultados del trabajo, James M. Roberts, investigador de la Fundación Heritage, señaló que el desarrollo económico general de Bolivia sigue severamente obstaculizado por problemas estructurales e institucionales. Además, es muy dependiente del sector de hidrocarburos y la economía carece de dinamismo.

Otros problemas incluyen una infraestructura económica deficiente, un marco regulatorio débil, falta de acceso al financiamiento de mercado, un régimen de inversión no transparente, corrupción generalizada y un estado de derecho débil.

Esto en el corto plazo tal vez da resultados, pero en el largo plazo un país no va a atraer inversiones privadas con indicadores de Estado tan bajos como Bolivia, afirmó Roberts.  

Estado participativo
Aunque desconoce los fundamentos del estudio, Mario Guillén, ministro de Economía, está en desacuerdo con el resultado. “Para ellos el corto plazo son un año, cinco años y venimos creciendo hace 12 años, somos el país de América Latina con el crecimiento sostenido que no habla de corto plazo, sino que va más allá”, sostuvo. 

A decir de la autoridad, el lineamiento del Gobierno es un Estado que participa de la economía, que no concibe un Estado neoliberal que sale de
la economía, se achica y solo regula.

Antes, el Estado era un órgano rector con superintendencias que solo miraban. Ahora es parte activa, ya que participa en sectores como la banca y telecomunicaciones. Es un Estado empresario que participa en la economía y también la regula. 

“Eso es seguro lo que no le gusta a los señores de Heritage, ellos quieren que todo sea libre de regulaciones, pero veamos lo que sucede en el mundo. Cuando se ha desregulado se desencadenaron las crisis financieras porque los banqueros hicieron lo que les da la gana. Hoy vemos que Argentina atraviesa un momento muy complicado, porque se aplicó ese libre comercio, libre empresa que pidieron”, dijo Guillén.


Situación preocupante

El Índice de Libertad Económica ofrece categóricamente experiencias exitosas, pruebas y hechos de los amplios beneficios de la libertad económica tanto para las personas como para los países, de acuerdo con el economista José Alberti. 

En ese sentido, la libertad económica es un elemento fundamental de la vida humana que trasciende al mercado permitiendo que cada vez más individuos y países salgan de la pobreza, y tengan mayores oportunidades que los conduzcan hacia la prosperidad. 

Para alcanzar el desarrollo económico se debe contar con un Gobierno limitado, sólidos derechos de propiedad privada, apertura al comercio y las finanzas, además de instituciones independientes, y con una regulación sensata, dijo Alberti.

Los datos relacionados con Bolivia reflejan la situación adversa que vive el país. Su puntaje de libertad económica, provocado por una caída en la nota de la salud fiscal, son el claro reflejo de la continuidad del déficit fiscal por tercer año consecutivo, explicó Jorge Akamine, presidente del Colegio de Economistas de Santa Cruz.

Agregó que el país es dependiente del sector de hidrocarburos, y la economía carece de dinamismo propio. “El sector público es quien estimula la demanda interna con el precio del endeudamiento interno y externo. Y la regulación excesiva a la actividad económica sin duda afecta a las libertades para promover la inversión”, agregó.

Notas en apartados

Marco legal
Aunque los tribunales más altos de Bolivia en ocasiones han afirmado cierta independencia, el partido gobernante controla todas las instituciones. 

Tamaño del Gobierno
La tasa impositiva máxima sobre los ingresos es del 13% y la tasa del impuesto corporativo es del 25%. Otros impuestos incluyen el valor agregado y los impuestos a las transacciones. La carga fiscal general equivale al 25,3% del ingreso nacional.

Eficiencia reglamentaria
La corrupción, la falta de seguridad jurídica y las medidas de arbitraje internacional poco claras dificultan significativamente la actividad empresarial.

Apertura de mercados
Las barreras no arancelarias  impiden el comercio y la prevalencia de las empresas estatales limita la inversión extranjera.



 




En esta nota