ENTREVISTA

Fernando Agudelo: “En Bolivia vemos oportunidad de crecer acorde a la economía”


Visión. El CEO regional de General Motors (GM) reveló que hasta 2023 lanzarán 25 vehículos eléctricos. La corporación está lista para ajustarse al Súper Etanol 92 y apunta a duplicar su cuota de mercado en el país


Escuchar el artículo Pausar Lectura

09/10/2018

Listo para seguir la marcha del futuro del sector automotriz. El CEO para la región Sudamérica Oeste de General Motors (GM), Fernando Agudelo (Colombia), visitó Bolivia para confirmar el diagnóstico de buena salud que goza Chevrolet, una de las marcas insignia de la firma estadounidense representada por Imcruz. Considera que la industria va a cambiar más en los próximos cinco años que lo que cambió en los últimos 50. Se apoya en la visión ‘triple cero’: cero emisiones, cero accidentes y cero congestiones.

—Usted señaló que el mercado automotriz colombiano reflejaría en 2017 las cifras más bajas de los últimos años. Hablando en términos más generales, ¿cuál es su análisis del escenario actual que afronta la región?

En esta región hay una combinación de condiciones y comportamientos distintos. Por ejemplo: el mercado chileno es uno de los que más crece y que va a registrar cifras récords, al igual que Ecuador, con 140.000 unidades, y también Bolivia va en ascenso. Por otra parte, Uruguay y Argentina decrecen y Colombia, país del que se esperaban buenos números, seguía sin estirarse, pero pensamos que este panorama puede cambiar y somos muy optimistas para este último trimestre de este año.

Si hablamos de GM Sudamérica oeste, sumando los países tenemos el 15,8% de la cuota de mercado con Chevrolet. Estamos casi seis puntos por encima del segundo. Este año vendimos cerca de 170.000 unidades en una industria que supera el millón de vehículos.

—¿Qué significa que Bolivia va en ascenso?

Bolivia es nuestro mercado más pequeño. Solo el 1% del mercado corresponde a Chevrolet; no obstante, lo positivo es que esperamos cerrar el 2018 con un crecimiento del 70%. Cerramos con 400 vehículos el año pasado y hoy estamos buscando cerrar por encima de las 850 unidades.

—Es el mercado más pequeño y algunos empresarios dicen que el sector automotriz en Bolivia no pasa por un buen momento, ¿qué ve de especial en el país?

Digo pequeño porque cada mercado está asociado al tamaño del país y de la economía, es una industria que está atada a eso. Lo que vemos en Bolivia es una baja tasa de motorización por cada 1.000 habitantes, comparado con otros países de la región. En Bolivia vemos oportunidad de crecer acorde con la economía, esta combinación lo convierte en un mercado interesante.

—Cuando usted tomó las riendas de GM se anunció planes de expansión, ¿cómo ve esta evolución con la coyuntura regional a la que se enfrentan los países que representa?

La proyección es de crecimiento. Los países tienen economías sólidas que crecen con una inflación bajo control; sin embargo, está claro que hay un impacto con las devaluaciones, algunos países se ven más afectados, otros menos, pero para el próximo año como Sudamérica oeste calculamos un repunte del 3,5%, combinando los mercados, cada uno tiene sus características y nosotros estamos listos para dar el paso hacia adelante.

—En Bolivia alistan el ingreso de un nuevo biocombustible al mercado, el Súper Etanol 92, que se caracterizará por contar con un 10% de etanol y 92 octanos, ¿los vehículos de GM que operan en Bolivia están listos para recibir este carburante?

Siempre hay que entender la disposición, la calidad y hasta dónde son los niveles de octanaje y etanol de los combustibles. La tecnología para tolerar esto sí la tenemos, en Brasil funciona así y sabemos que tocan hacer validaciones. Esta visita a Bolivia es para ajustarnos a lo que el cliente y el mercado buscan.

—Hablando de tecnología, sabemos que está cambiando el sector automotriz y la forma de vida y de trabajo de la gente, ¿cómo se está preparando GM para esta transformación?

Tengo el orgullo de decir que GM tiene una líder como Mary Ibarra, que ayudó a esta organización a estar donde está. Y concordamos en que la industria automotriz va a cambiar más en los próximos cinco años, que en los últimos 50, y estamos trabajando con una visión que la denominamos ‘tres ceros’: cero emisiones, cero congestiones y cero accidentes.

—¿Cómo se traduce esta visión?

Con la visión de cero emisiones estamos migrando hacia los vehículos eléctricos, aunque estos todavía no son rentables por el costo de la tecnología, pero esto va a cambiar. A 2023 tenemos previsto lanzar 25 vehículos 100% eléctricos y que van a ser rentables, esto no quiere decir que el cliente va a pagar el costo, sino que la tecnología será más asequible y van a bajar los precios de las baterías. Vemos como aliados a los países productores de litio.

Cero accidentes se refiere a que las marcas se están volcando hacia los carros autónomos que cada vez son más. Nosotros ya tenemos productos que cuentan con más de 60 sensores, como es el caso de la Chevrolet Suburban y otros modelos, que ya se pueden parquear solos o cuyo sistema conoce cuando el vehículo se va a estrellar. La tecnología va a llevar a la industria a cero accidentes. Tenemos inversiones en Silicon Valley en una compañía que desarrolla estos sensores.

Y cuando se habla de cero congestiones significa vehículos compartidos. La reacción inicial es que esto podría significar menos ventas, pero nosotros vemos otra realidad y apostamos por participar activamente. GM cuenta con una compañía que es Maven, que ofrece servicios de carros compartidos. Los vehículos serán comunitarios y todo esto ya es el presente, uno no se da cuenta, pero ya está llegando de a poco a la región.