DINERO

La eficiencia laboral exige invertir más en motivar al trabajador a ‘ser’ cada vez mejor


Según la capacitadora motivacional Jean Carla Saba, no basta con enseñar  a ‘hacer’ mejor las cosas. Plantea crear espacios  para repensar los valores 

Experta. Jean Carla Saba expuso sobre estrategias de gestión de eficiencia laboral
Escuchar el artículo Pausar Lectura

15/05/2018

Si buscan mayor eficiencia laboral, las empresas deben invertir más en su gente. Y es que a las personas nos gusta sentirnos valiosos y valorados, observa Jean Carla Saba, profesional en Pedagogía Social y capacitadora motivacional.

“Si bien vivimos en constantes capacitaciones, la mayoría son de orden técnico que nos ayudan a hacer mejor lo que hacemos, pero pocas empresas son las que invierten en que  seamos mejores de lo que somos marcando una diferencia notable entre el ‘hacer’ y  ‘ser’, señala esta conferencista internacional que participó del desayuno empresarial denominado Cimientos Empresariales. Estrategias de gestión de eficiencia laboral, organizado por AmCham Bolivia.

En su opinión, la eficiencia laboral tiene que ver con la “buena administración” de los recursos, considerando que el tiempo, las relaciones, los talentos, las competencias y las oportunidades deben ser incluidos dentro de tal administración y no solo lo tangible. 

Como estrategias, esta experta propone crear espacios en las compañías donde se generen oportunidades para fortalecer relaciones, para hacer un ‘alto’ en los afanes diarios con el fin de repensar los valores que nos llevan a las decisiones que tomamos y donde surja un ‘feedback’ integral. Considera útil  herramientas técnicas que ayudan a detectar puntos flacos (FODA,  CAME,  SMART y la infaltable Evaluación 360). 
“Un error común es confiar en la suerte o inercia para que las cosas sucedan”, alerta Saba, quien es además directora general de Ethos-Capacitación de Alto Impacto. 

Según su análisis, las personas propensas a alejarse de la eficiencia laboral son los individuos reactivos, quienes prefieren hacer estrictamente lo necesario (ley del mínimo esfuerzo), los que no han desarrollado hábitos personales adecuados,  los que no consideran la disciplina como valor para incorporar en sus decisiones y los que no encuentran la suficiente motivación para su accionar. 



 




En esta nota