Dinero

Samsung Galaxy Note9, el mejor smartphone en América Latina


Proteste, la asociación de protección al consumidor más grande de América Latina, seleccionó los dispositivos más deseados en el mercado y los sometió a una evaluación 


El dispositivo obtuvo el certificado de calidad Mejor de la Prueba
Escuchar el artículo Pausar Lectura

09/10/2018

Para ayudar a los fanáticos de los smartphones en el proceso de compra, Proteste, la asociación de protección al consumidor más grande de América Latina, seleccionó los dispositivos más deseados en el mercado y los sometió a una evaluación de laboratorio.

El Samsung Galaxy Note9 recibió la calificación Mejor de la Prueba con 81 puntos, el puntaje más alto obtenido en una escala hasta 100, lo que refuerza su condición de mejor dispositivo en el mercado regional. El segundo y el tercer lugar también recayeron en dispositivos Samsung: el Galaxy S9 y el S9+, respectivamente.

Con recursos especiales para los consumidores que buscan seguridad, excelente rendimiento, calidad de audio y video, el teléfono inteligente también sorprende con tecnologías avanzadas en el S Pen, la cámara inteligente, la batería de larga duración, un mayor espacio de almacenamiento y muchos otros diferenciales.

“Nos complace que Note9 haya sido reconocido por su diferencial innovador por la mayor asociación de consumidores de América Latina. Esta etiqueta de calidad es importante para demostrar que el consumidor siempre ha estado en el corazón de nuestros productos y siempre será nuestra prioridad", afirma Douglas Issi, gerente de producto de Samsung para América Latina.

¿Cómo se realiza la prueba?

Para evaluar la calidad de la cámara frontal, la prueba simula una selfie en un entorno exterior. La cámara posterior se prueba con diferentes condiciones de luz, con y sin zoom. Para evaluar la calidad del sonido, los dispositivos se prueban en un espacio con aislamiento acústico, donde se mide la calidad haciendo llamadas.

Otro punto en el que el Galaxy Note9 se destacó fue en su resistencia. Para esta prueba, se usó un dispositivo mecánico que simulaba varias caídas desde la altura aproximada del bolsillo del pantalón (90 cm). Para probar la resistencia al agua, el dispositivo se sometió a lloviznas, además de sumergirlo en un recipiente con agua durante un tiempo determinado.

Finalmente, la autonomía de la batería se simuló a través de un brazo robótico, que realiza tareas diarias como llamar o buscar en Internet.

 



 




En esta nota