DINERO

La trilogía método, actitud y pasión convierte una firma y sus integrantes en virtuosos



Reflexión. Si existen músicos virtuosos, ¿por qué no pueden haber gerentes, vendedores y compañías virtuosas?, se pregunta Felipe Gómez
Escuchar el artículo Pausar Lectura

12/06/2018

Así como los músicos virtuosos, las personas, los equipos de trabajo y las organizaciones pueden alcanzar niveles de excelencia, explicó el colombiano Felipe Gómez, durante su conferencia Virtuoso, en EXMA The Marketing Economy 2018.   
Para ello, deben trabajar en tres aspectos: método, actitud y pasión. 

A través del método los grandes músicos de la historia lograron el dominio de sus instrumentos, dice Gómez. La disciplina y constancia para estudiar, aprender y practicar los volvió excelentes. 

“De igual manera, en cualquier otro ambiente, mediante el método se logra de una manera organizada y definida adquirir todo el conocimiento necesario para llevar a cabo nuestras labores con excelencia y lograr el dominio de nuestro negocio.  Desarrollar rutinas para aprender y practicar nos convertirán en personas cada vez mejores en lo que hacemos”, afirma Gómez.

La actitud correcta permite a los músicos conectarse con su audiencia y lograr el reconocimiento en los circuitos internacionales.

Para lograr la excelencia en el mundo corporativo, las empresas deben preguntarse ¿quién es su audiencia?, ¿sus clientes, empleados y proveedores?, ¿la comunidad?, ¿la prensa? Luego se tienen que definir y adoptar la actitud adecuada para generar una conexión con la audiencia. Esto ayuda a consolidar una cultura del servir.

A decir de Gómez, la profunda pasión y el amor que los músicos ponen al interpretar su música permiten que se genere un vínculo emocional
entre el público, la música y los intérpretes.

“Si somos capaces de poner pasión y amor a lo que hacemos en nuestros sitios de trabajo lograremos generar vínculos emocionales con quienes interactúan con nosotros”,  manifiesta el experto.

La pasión activa la innovación, pues solo quien está apasionado por lo que hace se hace preguntas como: ¿cómo puedo hacer esto mejor?
Quien no está apasionado jamás se hace esas preguntas porque está en su zona de confort.
La cultura organizacional es un elemento fundamental que contribuye a la vultuosidad de una organización.

Aldana Fernández, gerenta de LUÁ Centro de Orientación Integral, indica que si una empresa no se toma el tiempo para delimitar su cultura, comienza a incorporar personas con culturas empresariales distintas, que no colaboran en la consecución de objetivos.

Las grandes empresas no contratan personal solo por la experiencia, por la formación o competencia, buscan gente que se adecue a su cultura y que aporte a lograr los objetivos y a la grandeza de la organización.

Importancia

Practica armoniosa
Las personas deben comprometerse con una actividad por el placer que le produce, sin presiones constantes internas ni externas.  

Evitar las obsesiones
El trabajo no debe ser controlado todo el tiempo. Hay que dar libertad a los colaboradores para se desenvuelvan en sus actividades. Tampoco hay que dar importancia desproporcionada a todas las cosas.