DINERO

Unas 4.800 mipymes reciben apoyo del programa Al-Invest 5.0


Empresas. Gestiona un financiamiento de 31 millones de euros hasta la presente gestión. Ofrecen asesoría, capacitación, visitas a misiones comerciales y otros


Actividades. Muchas mipymes participaron de las capacitaciones, ruedas de negocio (f) y ferias en otros países. Las nuevas experiencias conducen al éxito
Escuchar el artículo   Publicidad Pausar Lectura

06/08/2019

Después de liderar desde el año 2016 un consorcio junto a otras cámaras empresariales de diferentes países, la Cámara de Industria, Comercio, Servicios y Turismo de Santa Cruz (Cainco), culmina en diciembre de este año la coordinación del programa AL-Invest 5.0, que benefició a más de 4.800 micro, pequeñas y medianas empresas (mipymes) de Bolivia y alrededor de 27.000 en toda Latinoamérica.

Julio Silva, gerente de Desarrollo Institucional de Cainco, explicó que el programa es impulsado por la Unión Europea en un esfuerzo de cooperación al sector privado latinoamericano, principalmente a las mipymes de 18 países. El objetivo es mejorar su productividad a través de capacitaciones, asistencia técnica, asesoramientos, participación a eventos comerciales como ruedas de negocios y misiones comerciales, entre otras actividades.

“En el marco del programa AL Invest 5.0 las organizaciones empresariales bolivianas que participan con proyectos han desarrollado 61 nuevos servicios, reforzando así su capacidad institucional. Asimismo, se han impulsado unas 15 alianzas público-privadas para la promoción de las mipymes en el país”, comentó Silva.



Entre las empresas beneficiadas en Bolivia, destacan los sectores beneficiados de alimentos confecciones, joyería, hoteles, salones de belleza, desarrollo de software, franquicias y ferreterías. También se han formado 45 gestores en el desarrollo de núcleos empresariales (grupos de empresas del mismo sector que colaboran para alcanzar objetivos comunes).

Este programa tiene un financiamiento de 31 millones de euros (alrededor de $us 34 millones), donde se coordinó con más de 120 organizaciones empresariales y se concretaron más de 55 proyectos simultáneos.

Silva indicó que esta experiencia sirve de mucho para la institución, toda vez que se demostró que desde Bolivia se puede manejar un programa internacional, además de actividades en el extranjero. También afirmó que se ha articulado a las pequeñas empresas para mejorar la atención y los servicios que ofrecen.

“El mejor aliado para un programa de cooperación al sector privado, es el propio sector privado, porque conoce los problemas y el día a día de las empresas”, manifestó el ejecutivo.



Experiencias de éxito

Ariel Peña, ejecutivo de La Botana, empresa que transforma y procesa maní, explicó que con el programa AL-Invest 5.0 pudieron conocer de una mejor manera el mercado, renovar la imagen empresarial y participar en varias ferias donde mostraron sus productos.

En ese sentido, agregó que ahora tienen un volumen de producción de entre 6.000 y 8.000 unidades mensuales y llegan con sus productos a La Paz, Oruro y Sucre, además de Santa Cruz.

“Estamos en proceso de expansión y también nos estamos trasladando a nuestras nuevas oficinas e incorporamos moderna maquinaria”, dijo Peña.