ECONOMÍA

El Estado otorga a BoA más capital que cuando la aerolínea se creó


Se aprobaron tres decretos que inyectan $us 17,5 millones para cambiar los aviones, incrementa el salario de los pilotos en un 25% y cambia la figura legal de la estatal con miras a la competitividad


Escuchar el artículo   Publicidad Pausar Lectura

22/08/2019

Después de estar en el ojo de la tormenta por diversos incidentes en sus aeronaves y por el incumplimiento de sus horarios, la estatal Boliviana de Aviación (BoA), recibirá del Gobierno un financiamiento de $us 17,5 millones para cambiar su flota de aviones, un salvataje que incluye el incremento variable en el pago de sus pilotos en un 25% y la transformación de su régimen legal para hacerla más competitiva y con sistemas informáticos modernos. La aerolínea inició operaciones hace una década con $us 15 millones.

Diversas voces han cuestionado que el Estado tenga que extender su mano para ayudar nuevamente a una empresa pública, que lidera el sector aeronáutico y se esperaba que fuera eficiente.

Ayer, el presidente Evo Morales dijo que se decidió aprobar un paquete de tres decretos para mejorar el servicio de BoA. Es así que el mandatario afirmó que la nueva forma de pago incrementará también la productividad de la empresa, aumentando sus vuelos nacionales en un 15%.



En cuanto a la renovación de su flota, precisó que la estatal tendrá dos naves de menos de cinco años de uso para cubrir las rutas internacionales, como Madrid y Miami. Además, que se tendrá cinco aeronaves para el servicio nacional y así reemplazar las actuales.

Sobre la medida para la transformación del régimen legal con el objetivo de hacerla más competitiva, señaló que BoA será la primera empresa pública en adoptar la Ley de Empresas Públicas vigente para darle mayor autonomía de gestión.

En tanto, Óscar Coca, ministro de Obras Públicas, informó que la adquisición de las nuevas aeronaves se realizará a través de un leasing financiero (alquiler con opción a compra), haciendo un total de siete nuevos aviones: cinco Boeing 737-800 de nueva generación y dos Airbus con capacidad para 278 pasajeros.

También agregó que BoA cuenta con 16 aviones, de los cuales 12 están en leasing y cuatro son propios. Destacó que la aerolínea nació en 2009 con un patrimonio de $us 15 millones y actualmente, esa cifra se incrementó a $us 100 millones.



Decretos no son eficiencia

Jorge Valle, presidente de la Asociación de Líneas Aéreas (ALA), indicó que las empresas no se hacen competitivas y eficientes por decretos, sino con una buena gerencia, trabajo planificado y con gente que conoce la aviación. También afirmó que, aunque es positivo el incremento en el pago de los pilotos en un 25%, todavía en Bolivia se manejan montos muy por debajo del contexto internacional, donde incluso se gana cuatro veces más.

“Esta aerolínea ya debería poder solventarse por sí sola, por el tiempo que está operando. No obstante, ojalá sea de beneficio para el país y la aviación en general”, manifestó Valle.

En tanto, el investigador económico Julio Linares, explicó que en los últimos tres años la aerolínea estatal ha tenido ingresos que oscilan entre los $us 258,6 millones a $us 287,3 millones, pero sus utilidades apenas alcanzan entre los $us 2,87 a $us 5,74 millones, por lo que tiene que acudir al Estado para poder reinvertir en su flota y en otros aspectos. Considera que esta situación demuestra el fracaso del modelo productivo del Gobierno. Llama la atención que de acuerdo a una nota del Ministerio de Obras Públicas, las utilidades de BoA eran $us 5 millones, por lo que no hubo variación a la fecha.

“Su margen de utilidad es del 1% al 3%, esto hace que no sea una empresa totalmente rentable, porque tiene muchos activos, pero pocas utilidades, marginales utilidades, por eso no puede hacer grandes inversiones”, dijo.



El analista aeronaútico, Daniel Navajas, señaló que traer aeronaves nuevas, requiere que los servicios de los aeropuertos también sean modernizados.

Se consultó a BoA sobre los cuestionamientos, pero desde la empresa indicaron que se pronunciarán cuando los decretos estén en la Gaceta Oficial.



 




En esta nota