ECONOMÍA

Fabricantes de muebles y ABT difieren en norma


Fabriles de Indara rechazaron la resolución de la entidad reguladora, que asegura que protege la oferta nacional


Los trabajadores de Indara realizaron una protesta frenta a la ABT. Foto:JORGE IBAÑEZ
Escuchar el artículo   Publicidad Pausar Lectura

24/05/2019

La Autoridad de Bosques y Tierra (ABT) y algunos fabricantes de muebles mantienen posturas encontradas sobre la Resolución Administrativa RA-ABT-134-2019 que encarece el Certificado Forestal de Origen (CFO) para reducir la importación de tableros aglomerados, de tableros de fibra de mediana densidad (MDF por su sigla en inglés), multilaminados, puertas, marcos y ventanas.

De acuerdo con algunos fabricantes de muebles la norma puede generar una escalada de precios en los muebles y afectar al consumidor final.

Ruperto Yno, secretario general de la empresa Indara, sostuvo que la resolución, que sube los precios especialmente el de los MDF, materia prima que usan para fabricar muebles de pino y eucalipto, es un golpe de gracia al sector debido a que al ser más cara la importación de MDF, los fabricantes de muebles se verán forzados a subir el precio, algo que a su criterio impactará en el negocio debido a que no podrán ser competitivos con los muebles que ingresan, a menor precio, desde Brasil.



Y no lamentó que esta decisión haya sido unilateral y aclaró que la empresa donde trabaja no es importadora de muebles, sino que compra algunas partes en el exterior para luego fabricar distintos modelos de muebles en el país.

Posición oficial

Cliver Rocha, director de la ABT, sostuvo que justamente la importación de MDF fue lo que causó la quiebra de los pequeños y medianos carpinteros por lo que remarcó que es necesario transparentar esta actividad a partir de datos económicos y sociales para determinar qué sectores ganan más a costa de otros. Rocha volvió a reiterar que la norma no persigue a los importadores, sino que es parte de un conjunto de medidas que buscan reactivar al sector forestal que en la actualidad genera $us 61 millones cuando su potencial es de $us 1.000 millones. “Se está trabajando en la parte legal y se busca un financiamiento, a cinco años, de unos $us 500 millones para potenciar al sector, que junto con la innovación tecnológica son los pilares de la actividad”, puntualizó Rocha.

Apoyo a la medida



Mediante una carta del 20 de mayo, el sindicato de la Sociedad Boliviana Maderera destacó la norma a la que calificó como un acto patriótico, mientras que la Federación Departamental de Carpinteros y Artesanos de Santa Cruz la calificó de acertada. Moisés Gutiérrez, presidente de la Asociación de Carpinteros y Ebanistas de Cochabamba, indicó que el sector apoya la nueva resolución y subrayó que eso permitirá la reactivación del sector.



 




En esta nota