ECONOMÍA

Firmas públicas pagan en 9 años el 6,25% por créditos que dio el BCB


Este año, la entidad tiene previsto desembolsar $us 1.130 millones. Economistas observan los resultados de las empresas y las tasas de los créditos que están lejos de los que otorga el sistema financiero


Yacimientos de Litio recibió más de $us 800 millones del BCB
Escuchar el artículo Pausar Lectura

10/08/2018

En nueve años las Empresas Públicas Nacionales Estratégicas (EPNE) han contratado créditos concesionales por Bs 58.636 millones ($us 8.424 millones) del Banco Central de Bolivia (BCB). Al concluir la gestión 2017 y parte de este año, ya se desembolsó Bs 35.326 millones ($us 5.075 millones) a favor de estas entidades. Del total desembolsado, las deudoras pagaron el 6,25% de su crédito, cuyos plazos para honrar sus deudas se prolongan hasta por más de una década.

Para la gestión 2018, la entidad monetaria tiene previsto desembolsar otros Bs 7.870 millones ($us 1.130 millones), de acuerdo al informe presentado por el BCB.
Analistas cuestionan los resultados de las empresas y las tasas de los créditos, cuyos porcentajes no se acercan a las comerciales que se ofrece en el sistema financiero.
“Desde el 2009, el BCB viene otorgando créditos a instituciones del sector público. Las empresas beneficiadas son Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB), Empresa Nacional de Electricidad (ENDE), Yacimientos de Litio Bolivianos (YLB), Empresa Azucarera San Buenaventura (Easba) y Empresa Boliviana de Industrialización de Hidrocarburos (EBIH)”, informó el BCB a EL DEBER.

No hay mora

La entidad destaca que a la fecha las empresas públicas cumplieron con los planes de pago establecidos, habiendo recuperado Bs 1.227 millones por amortización de capital y Bs 984 millones por intereses.

“Todas las EPNE cumplieron con los planes de pago establecidos; por tanto, ninguna tiene mora en el pago por intereses o capital”, aseguró. Las leyes financiales que aprueban los presupuestos del Estado cada año autorizan al BCB otorgar créditos extraordinarios con sus recursos y, en algunos casos, para garantizar estos préstamos se autorizan bonos del TGN, según explicó René Martínez, analista económico de la Fundación Jubileo.

Las condiciones de los préstamos que otorga el BCB se aplican con la modalidad de créditos extraordinarios concesionales a plazos entre 18 y 50 años, y tasas de interés entre el 0,62 y el 1,68%.

Favorecen el desarrollo

El gerente ejecutivo de YLB, Juan Carlos Montenegro, indicó que los créditos que recibe del BCB vienen desde 2010, cuyos recursos favorecieron para el desarrollo de la empresa, ahora convertida en una corporación.

“Estos recursos fueron clave para que entremos al desarrollo del proyecto. Para entrar a la fase de las plantas industriales. Con estos créditos hemos avanzado en piscinas, construcción de plantas de potasio, infraestructura, energía eléctrica, agua, para el inicio de la construcción de la planta industrial de carbonato de litio. Sin el crédito nos hubiéramos quedado en la etapa piloto”, declaró. El crédito de la Corporación asciende a más de $us 800 millones. Hasta diciembre de este año realizará el primer pago.

Se duplica la producción

Por su parte, el gerente de Easba, Ramiro Lizondo, reconoció también que los recursos del BCB se usaron para impulsar la empresa azucarera, tanto así, que desde este año, se duplicará la producción de azúcar, alcohol y energía eléctrica, en relación con el año pasado, cuando aún estaba en etapa de prueba.

“Easba está a dos días de iniciar la primera zafra oficial en la que vamos a participar como empresa. Estamos duplicando nuestra producción. En producción de azúcar el 2017, este año se alcanzarán 330.000 quintales. En alcohol se prevé aumentar a 2,7 millones. En inyección de energía eléctrica al Sistema Interconectado Nacional (SIN), a unos 1.650 megas”, destacó. Son Bs 1.832 millones de crédito y, al igual que YLB-Corporación, Easba comenzará a devolver los recursos desde este año.

Se quiso conocer las utilidades y los beneficios que han recibido de este crédito el Ministerio de Hidrocarburos, YPFB, EBIH y ENDE, pero no contestaron hasta el cierre de esta edición.

Tasas no comerciales

El experto en banca, Jorge Toledo, explicó que las tasas concesionales que se emplean a favor de las entidades públicas son una práctica operacional que instituciones externas recomiendan no aplicar. En el mercado regular financiero se otorgan tasas alrededor del 6% para el sector productivo y hasta 10 años plazo.

“Los bancos centrales de otros países mantienen su independencia y tienen otra función. Las tasas del BCB están totalmente desfasadas. La banca exige una serie de parámetros para otorgar un crédito, pero no sabemos cuáles son las variables de riesgo crediticio que el Gobierno maneja para otorgar esos plazos y tasas de los créditos. El riesgo a futuro es que se puede llegar a incumplir las devoluciones”, señaló.

Cuestionan su rentabilidad

Iván Arias, analista que realizó un estudio sobre El estado de las empresas del Estado, señaló que estas no son rentables.

Los resultados que estamos teniendo hasta ahora son preocupantes. La planta de urea se anda paralizando y no tiene mercado asegurado. Trabaja solo un 20% de su capacidad. La planta de litio absorbe dinero y no arroja nada. Chile y Argentina, con salares pequeños, ya son pioneros en la producción de baterías de litio”, declaró.

Por ello, dijo que los financiamientos que están recibiendo las empresas estatales, “al no tener proyectos de prefactibilidad y factibilidad, son recursos que se están tirando al fósforo que no van a redituar ni en cinco o diez años”.

El analista económico Alberto Bonadona observó el hecho de que las empresas públicas recibieron recursos con tasas claramente subvencionadas, que no son tasas del mercado, lo cual muestra que hay interés de parte del Estado de favorecerlas para que tengan un mayor crecimiento con costo financiero muy bajo.

Tenemos que ver si las empresas están dando rentabilidad y se está traduciendo en mayores logros para la economía boliviana. Pero el asunto está en que estas empresas, por las características que tienen, muchas de ellas son productoras de servicios públicos que en general no necesitan tener este tipo de subvención y podrían perfectamente continuar con ciertas condiciones del mercado, producir más y mejor”, sentenció.



 




En esta nota