ECONOMÍA

La CFB revela que importaciones ponen en ‘agonía’ a carpinterías


La Cámara Forestal de Bolivia (CFB) afirma que se perdieron 28.000 empleos en el país por ingreso de sustitutos de madera. La ABT pedirá que se apliquen más aranceles


Los trabajos en las carpinterías han disminuido a más de un 50% de la capacidad instalada
Escuchar el artículo   Publicidad Pausar Lectura

10/01/2019

Pese a que el sector forestal reportó una recuperación en 2018, las importaciones de tableros melamínicos y madera contrachapada están dejando en agonía a las carpinterías.

Así lo reveló ayer la Cámara Forestal de Bolivia (CFB) que demandó medidas para recuperar la producción y el consumo interno. Los forestales calculan que 28.000 empleos se perdieron por las importaciones. Según las cifras del Instituto Nacional de Estadística (INE), proporcionadas por el Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE) las importaciones de tableros y de madera contrachapada en 2018 llegaron a los $us 31,6 millones, siendo Brasil el mayor proveedor del país.

Evaluación



Aunque no dio cifras Jorge Ávila, gerente de la CFB, señaló que 2018 fue un año en materia productiva bueno, debido a que las operaciones y permisos para la extracción de la madera “fluyeron”. No obstante, precisó que desde el Gobierno no hay reacción frente al ingreso de estos sustitutos de la madera. “La carpintería está agonizando, como consecuencia de la importación de tableros, chapados y contrachapados. No hay demanda interna ni consumo de madera”, afirmó Ávila.

Wilfort Ojeda, presidente de la Federación de Carpinteros de Santa Cruz, señaló que 2.000 NEGOCIO DE LA MADERA unidades de negocio dejaron la actividad por la falta de mercado. “Hay mucho melamínico que nos está quitando mercado”, dijo. Según las cifras del Instituto Nacional de Estadística (INE) las importaciones de tableros y de madera contrachapada en 2018 llegaron a los $us 31,6 millones, siendo Brasil el mayor proveedor del país.

ABT promete apoyo
Cliver Rocha, nuevo director de la ABT, señaló que pedirá al Ejecutivo mayores aranceles para el ingreso de estos insumos. Es la segunda vez que Rocha dirige la ABT, en su primera etapa fue resistido por su riguroso control en la actividad forestal, pero aseguró que en esta nueva etapa, el contexto es muy diferente. Precisó que su gestión se enfocará en apoyar al sector forestal para impulsar que la actividad sea rentable, flexibilizando los instrumentos y procesos que deben cumplir los productores. “La actividad forestal debe ser rentable, pero sin descuidar el control de los bosques”, dijo.