ECONOMÍA

Senamhi activa alerta naranja meteorológica en siete regiones


El ministro de Desarrollo Rural y Tierras, César Cocarico, habla de 15.000 hectáreas de cultivos afectadas por sequías, lluvias y heladas en el país. Desborde de ríos perjudica a ganaderos de San Borja, Reyes, Rurrenabaque y Santa Rosa de la provincia Ballivián


El fin de semana Tarija fue azotado por un temporal y fuertes vientos que derribaron más de 50 árboles
Escuchar el artículo   Publicidad Pausar Lectura

12/02/2019

El Servicio Nacional de Meteorología e Hidrología (Senamhi) activó aviso de alerta meteorológica, con prioridad naranja, por pronósticos de lluvia y tormentas eléctricas moderadas a temporalmente fuerte, desde hoy y hasta mañana, para Tarija, Chuquisaca, Santa Cruz, Cochabamba, La Paz, Beni y Pando.

De acuerdo con la Unidad de Pronósticos del Senamhi, existe un nivel de amenaza importante (fenómenos no habituales y con cierto grado de peligro para las actividades usuales del ser humano). En Tarija, las provincias Gran Chaco, O’Connor, Arce y Cercado; en Chuquisaca, las provincias Luis Calvo; y en Santa Cruz, las provincias Cordillera, Vallegrande, Andrés Ibáñez, Warnes, Ichilo, Sara y Obispo Santistevan, son las áreas con alta probabilidad de afectación. Estiman montos acumulados entre 40 y 70 milímetros.

El pronóstico para Cochabamba, La Paz, Beni y Pando advierte lluvias con mayor intensidad y montos acumulados que van de entre 60 y 90 milímetros. En la Llajta, el aviso de alerta meteorológica advierte que afectará las provincias Carrasco, Chapare y Norte de Ayopaya; en La Paz, las provincias Sur Yungas, Caranavi, Larecajas y Franz Tamayo); en Beni, las provincias Moxos, Yacuma, Ballivián, Cercado y Marbán; y en Pando, las provincias Manuripi, Nicolás Suárez, Abuná, Federico Román y Madre de Dios.



Desde Beni, el gobernador Álex Ferrier afirmó que mejoró la situación en las zonas afectadas por los desbordes de ríos y lluvias, principalmente en los municipios de la provincia Ballivián.

En este departamento el río Beni desbordó e ingresó a las calles del municipio de Rurrenabaque. En el municipio de San Borja se desbordó el río Maniqui y afectó a más de 3.500 familias, en su mayoría de la etnia tsimane.

Ferrier advirtió que si llueve en la cuenca alta y también en la región del Beni “el escenario se puede complicar”, pero por ahora la situación está controlada.

Efectos en el área agrícola



El ministro de Desarrollo Rural, César Cocarico, informó que hasta el momento, son 15.000 hectáreas de cultivos las afectadas por la sequía, granizada, heladas y las lluvias torrenciales.

“En relación a la capacidad productiva, tenemos reportada una afectación de 15.000 hectáreas hasta este momento. Producimos 3,6 millones de hectáreas. Por lo tanto, estas 15.000 hectáreas preocupan, pero no afecta a la producción de alimentos en el país”, manifestó el ministro.

De acuerdo con el informe de Cocarico, los daños habrían llegado solo al 0,4% de toda la producción alimenticia de Bolivia.

El ministro señaló que en algunos puntos del país, la gente no respondió preventivamente, a los datos climatológicos advertidos desde diciembre por lo que ahora se ven los efectos de ganado perdido. “En la ganadería, municipios como Santa Ana de Yacuma (Beni) han sacado sus animales a lugares más altos a tiempo, atendiendo al llamado de alerta. Donde tenemos falta de previsión fue en San Borja, donde dicen que aproximadamente, habría 1.000 cabezas de ganado en riesgo. Pero de acuerdo a los datos, cruzados con Senasag, no habría esta categoría de daños”, especificó Cocarico.

Por otro lado, dijo que por ahora los productos más afectados de consideración son los frutales en el trópico de Cochabamba, como los platanales y los papayales, que tendrán que esperar tres años para que la planta dé frutos.



En el altiplano, las afectaciones corresponden a papa y quinua, principalmente por las granizadas y las heladas. En los valles, los cultivos de tomate y zanahoria se inundaron. En el norte de Santa Cruz, especialmente Pailón y San Julián, ha habido déficit hídrico, donde hay soya afectada por la sequía, “pero los niveles de producción no perjudicarán a la provisión del producto”, dijo Cocarico.

En el tema agrícola, productores de granos del municipio San Pablo de la provincia Marbán dan cuenta de que el exceso de lluvia anegó campos de producción y está dificultando la actividad de cosecha de arroz. Un empresario agrícola cruceño que desarrolla actividades productivas en esa zona indicó que perdió un 10% de las 1.000 hectáreas de arroz que cultivó en el ciclo de verano.

Problemática pecuaria

Desde la Federación de Ganaderos de Beni (Fegabeni), su gerente general, Carmelo Arteaga, indicó que el mayor contratiempo sectorial, atribuido a desbordes de los ríos Maniqui y Beni, lo padecen ganaderos de los municipios de San Borja, Reyes, Rurrenabaque y Santa Rosa de la provincia Ballivián.

Con fotografías y testimonios en videos, según el dirigente, ganaderos del municipio borjano reportan la baja de animales por ahogamiento. Precisó que una vez las aguas bajen a su caudal normal se realizará una ‘barrida’ a los fundos ganaderos para cuantificar la mortandad.

Arteaga indicó que si bien las aguas han comenzado a descender en San Borja, preocupa la situación de Reyes y Santa Rosa que ahora asoman como las nuevas zonas vulnerables a rebalses y desbordes de ríos. El agua que hizo estragos en San Borja ha comenzado a inundar fundos pecuarios de estos dos municipios.

En Caranavi

El comandante general de la Policía, Rómulo Delgado, confirmó que los deslizamientos en Puente Armas, en la vía Yolosita-Canavi, dejaron 18 personas muertas, 15 heridas y 12 desaparecidas que son buscadas por Bomberos.

Los últimos tres cuerpos fueron encontrados en las localidades de Santa Fe y Mayaya, en coordinación con Bersa-Caranavi, que realiza tareas de rastrillaje en el río. Con referencia a los heridos, Delgado añadió que hay 15 personas internadas y 12 desaparecidas. Recomendó a los conductores extrema precaució.