ESCENAS

Muralla, una radiografía de la sociedad boliviana en la pantalla grande


La película policial del director boliviano Gory Patiño tendrá su avant premiere en Santa Cruz y estará en las carteleras de todo el país. La cinta muestra los pormenores de lo que sucede en el día a día con delitos como el tráfico de personas


Muralla tendrá que cometer un terrible delito para salvar la vida de su pequeño hijo
Escuchar el artículo Pausar Lectura

13/09/2018

¿Hasta dónde puede llegar la desesperación de un padre por salvar a su hijo de una terrible enfermedad? Los límites para estas situaciones no existen y así se revela en Muralla, el nuevo filme del director boliviano Gory Patiño que tendrá su avant premiere hoy en Santa Cruz y que estará en las carteleras del país.

La cinta es un spin-off de la serie La Entrega (que será estrenada en 2019), y que se centra en uno de los personajes. Coco Muralla Rivera tiene a su hijo enfermo internado en el hospital a la espera por un trasplante de órgano. El personaje principal decide conseguir el dinero para que el hijo salte la lista de espera y acceda a una cirugía rápida. Para esto, Muralla se ve envuelto en un caso de trata y tráfico de personas y es ahí donde empieza todo.

“Es una historia de redención, de un padre afligido y desesperado en busca de salvar a su hijo haciendo hasta lo imposible. Pretende entretener e intrigar a la audiencia, pero también crear un debate social sobre la problemática que vive nuestro país y el mundo entero. Muralla es una historia de suspenso”, contó Patiño.

Arduo trabajo

El proyecto se elaboró en dos años. Primero se escribió el guion entre Patiño, Camila Urioste y Fernando Arze, el protagonista de la historia, además contó con la asesoría de Fernanda Rossi, una asesora de guion que trabaja en Nueva York. Urioste contó con acceso a documentación sobre la trata y tráfico de personas porque ya había escrito una obra de teatro sobre este tema.

“Se investigó sobre el tema e inspirados en ciertos casos se desarrolló el guion del largometraje”, explicó el director.

El rodaje duró cuatro meses, durante el invierno de 2017 en La Paz, El Alto y en Desaguadero (frontera con Perú).

Los personajes

Coco ‘Muralla’ Rivera. El personaje principal interpretado por Fernando Arze, es un chofer de minibús que en los 90 fue un gran arquero de San José y para el que tapó un penal famoso dándole el campeonato a su equipo. Tiempo después, por una lesión se alejó del fútbol, cayendo en el alcoholismo y volviéndose un marginal.

Cacho. Lo interpreta Cristian Mercado. Es comerciante, mediador entre la red y la gente que recluta o recoge los “bultos” (cuerpos). Tiene una ética muy peculiar. Es amigo de Muralla.

Nico. El doctor personificado por el actor argentino Pablo Echarri. Es un personaje oscuro, es quien revisa los cuerpos dentro de la red de trata y tráfico de personas, pero además es un devoto de San Expedito.

Del elenco de actores también formaron parte Juan Carlos Aduviri, Luis Aduviri, Alejandro Molina, Freddy Chipana, Andrea Ibáñez, Érika Andia, entre otros. “Es un elenco sólido que acompañan a Fernando”, explicó el director.

La gran noche

Una alfombra roja se desplegará hoy, a las 20:00, en el Cinemark. Hasta allí llegará todo el elenco de actores, productores y dirección, además de invitados especiales y medios de comunicación.

“Si bien Muralla se filmó en La Paz la estrenamos en Santa Cruz porque cuenta con un contenido muy universal en el que los padres de familia se sentirán identificado al ver hasta dónde podemos llegar para salvar a un hijo. Además, apuesto mucho a este género policial que permite hacer una radiografía de nuestra sociedad, a partir de una historia interesante”, añadió Patiño.

El director, que busca entretener con el filme, también busca que luego de la proyección de la cinta los espectadores puedan dialogar sobre lo que sucede alrededor de cada uno.

Visita de Pablo Echarri

El actor argentino, que ha formado parte de los elencos de grandes producciones internacionales como El método, con la que fue nominado a un Premio Goya como mejor actor revelación, llegó ayer a Santa Cruz y se encuentra realizando visitas a distintos medios de comunicación promocionando el filme.

Echarri se interesó por el proyecto por la esencia del guion y fue así cómo llegó a Bolivia en 2017 para rodar junto a los actores locales que hoy tendrán la prueba de fuego para conquistar a los cinéfilos bolivianos.