ENTREVISTA

“Se puede vivir de la música si realmente la ves como una carrera”


La artista presenta su disco número 17. Lleva 29 años sobre el escenario, donde se inició muy joven. Es reconocida como una de las referentes del folclore nacional


La producción del salay llevó a la cantante a Cochabamba, donde se grabó el tema y el videoclip. Foto: MARCO VELASCO
Escuchar el artículo   Publicidad Pausar Lectura

12/09/2019

Guísela Santa Cruz ha pasado casi toda su vida sobre el escenario. Aprendió a administrar sus recursos para vivir de la música, sin dejar de aprender y de formarse.

Eso la lleva a presentar hoy Vicio de amor, en un recital gratuito en la Casa de la Cultura Raúl Otero Reiche. La nueva placa trae una recopilación oriental e incluye una composición suya.

Crecer como persona y artista estando desde muy joven sobre el escenario, ¿ha significado algún sacrificio?



Para mí fue normal, aunque la que canta es otra. La que está en casa para nada es artista ni celebridad. De mi trabajo pensaba que era lo mejor del mundo, pero cuando nació mi hija descubrí que mi familia es lo mejor. Aunque, no solo de amor se vive.

No creo haber perdido nada, he sido feliz, hago lo que me gusta y, de paso, me pagan. Gané una vida llena de bendiciones, mucho cariño de mi país y el privilegio de llevar felicidad a mis compatriotas, dentro y fuera de Bolivia.

¿En Bolivia se puede vivir de la música?

Sí, se puede. El ser humano tiene que trabajar con lo que le gusta y para eso tiene que estudiar lo que le gusta, yo lo hice. De chica, en Bellas Artes, me formé en música y otras disciplinas.



Estudié lo básico, mi instrumento fue la voz.

Después estudié ingeniería comercial y me gradué en 2009, que lo complementó. Aprendí a administrar mis recursos y a vivir de la música. Se puede, si realmente lo ves como una carrera.

¿Cómo se logra ser reconocida como un referente de la música folclórica oriental?

Me ha costado tener que dejar a mi familia para viajar por temporadas largas. Entonces he llorado. Me acuerdo de viajes a Argentina y Japón, por periodos de tres meses. Eso me sigue costando mucho, yo soy loca por Santa Cruz, por mi tierra, la vida está acá.

¿Qué falta hacer por los intérpretes cruceños?



Los artistas no tenemos que parar, tenemos que seguir produciendo. Y luego, los encargados de las áreas culturales, en los diferentes niveles de gobierno, tendrían que basarse en posicionamiento, trayectoria, méritos y nuevos valores para hacer las contrataciones.

¿Cuesta hacer buenos amigos en esta carrera?

Sí, hay amistad, unas mejores que otras, como en todo. Cada artista es un ente y se compite indirectamente, en puesta en escena, vestuario, baile, música, en todo. Aunque no entrés a competir, el mismo público hace las comparaciones.

Yo compito con mis debilidades y aprendo de mis colegas. Cada uno tiene algo para enseñarme y aprendo escuchando, mirando.

¿Qué contiene Vicio de amor, este nuevo disco?

La mayoría son temas de folclore del oriente boliviano, tiene algunas canciones tropicales y un tributo a la cumbia. Los primeros seis temas son de Alfonso Moreno Gil y Jorge Suárez, se hicieron para este disco, pero se fueron lanzando de manera promocional. Esos temas son Vecino, vecina; Un año más; Nunca pierdas la ilusión; Me voy, pero vuelvo y Vicio de amor.

También hay una recopilación de Godofredo Núñez, con El Camba, Jumechi y Santa Cruz flor de las flores. De José René Moreno está el clásico El Carretero.

Añadí un popurrí con un nuevo arreglo de Viva Santa Cruz, Viva Trinidad y Pandinita, que son de Gilberto Rojas, Róger Becerra y Armando Ortiz. Las había grabado en 1996, pero esta vez están orquestadas. Además, hay un salay, de José Quiroga y me animé con Chobena oriental, una composición mía.

¿Qué número de trabajo discográfico es este?

Es el número 17, mi primer disco salió en 1993 y se llama Imitación de hombre, esa canción es la preferida de las mujeres en el karaoke, cuando están bravas. Fue compuesta para mí, por una situación y una persona que era peor que la que describe esa letra. Supongo que llegó la información al compositor y fue una indirecta.

Casi todas son canciones orientales, ¿por qué se tituló el disco igual al tema romántico?

A mí me gustó ese nombre, pareciera que se refiere a algo malo, pero es una canción muy bonita. Estamos trabajando para exportarla, llevarla fuera del país y volver a escenarios internacionales.

¿Llegará un disco con composiciones propias?

En este disco, la última canción en entrar fue la mía. Pagué mi derecho legal y me fui a componer. Fue rápido y llamando ese rato a los músicos. Me faltaba la chobena, un ritmo que me encanta. Sí, voy a hacer un disco con mis composiciones.



 




En esta nota