ESCENAS

Warnes estrenará obras de David Paz


Plasman las tradiciones del norte cruceño y la épica batalla de El Pari


El artista muestra las imágenes de las obras terminadas, se encuentran en la plaza principal de Warnes
Escuchar el artículo   Publicidad Pausar Lectura

06/03/2019

David Paz, el autor de un sinnúmero de monumentos en todo el país, mostró su último proyecto terminado. Está en la plaza principal de la ciudad de Warnes y es un homenaje a la cultura del norte cruceño y al prócer independentista Ignacio Warnes, a quien ese pueblo le debe el nombre. Forma parte de la reestructuración del paseo, en el centro de la ciudad.

El artista relató que la obra tuvo la suerte de encontrarlo inspirado, pues desde que le fue encargada en agosto solo han pasado seis meses hasta verla terminada, un tiempo récord para la ejecución de un proyecto de esa magnitud. Está compuesta por una estatua ecuestre del héroe y dos murales de seis metros de ancho por tres de altura.

Cada mural está orientado a un punto cardinal diferente y el conjunto sirve de pedestal a la estatua que representa a Warnes. Su particularidad es el movimiento del jinete y el caballo. Están en posición de apronte, yendo a galope hacia la lucha, el héroe con la espada empuñada en un brazo levantado, mientras con el otro sostiene las riendas.



En uno de los murales sobresale una escena de la épica batalla de El Pari, mostrando el enfrentamiento con las fuerzas realistas y los detalles de aquel paraje. La caracterización de Warnes ocupa el centro de la composición.

En homenaje a los personajes del oriente, el autor puso en el otro mural imágenes típicas de la gente, cultura y costumbres warneñas. Las vendedoras de pan de arroz, la tamborita, el horno de barro y el jocheo de toros son representados vívidamente por Paz, que pensó cada detalle y le dio las tonalidades de los atardeceres campestres cruceños.

Un proyecto añorado

Para el escultor, no hay tiempo de descanso, por eso trabaja en el que considera su obra máxima. Se trata de una estructura colosal, que será ubicada en los alrededores de la ciudad, como mirador.



Serán dos manos elevadas hacia el cielo sosteniendo una plataforma, allí el visitante podrá subir y observar el paisaje, desde una altura de más de 30 metros.

“Estas serán las manos de Cristo para representar a Santa Cruz. De las heridas de las manos saldrán dos haces de luz, que se iluminarán la noche. Es un proyecto integral”, describió Paz. 

La obra tiene financiamiento y está en etapa de planteo.