SOCIEDAD

81 víctimas de maltrato enfrentan un largo periodo de recuperación


Están en el Centro de Atención y Derivación, un espacio que funciona como “sala de emergencia para los animales”. Este establecimiento hoy cumple tres años de funcionamiento y ya atendió a 2.000


Las víctimas más frecuentes del maltrato son las aves; son el 40% del total de rescatados. Foto: HERNÁN VIRGO
Escuchar el artículo   Publicidad Pausar Lectura

11/05/2019

Una pequeña carcaña es apodada ‘ave perro’, debido a que no puede volar y se la pasa pidiendo comida a los veterinarios mientras camina por los alrededores del Centro de Atención y Derivación de Fauna Silvestre (CAD) de la Gobernación cruceña, como vigilando el espacio.

El ave está hace más de cuatro meses en el centro debido a que sufrió serios daños en sus alas y en su pico inferior. Se comenta que se chocó con un edificio en la capital cruceña y que luego le cortaron las alas, aunque esto no se sabe con certeza. Federico es uno de los tantos animalitos que fueron rescatados y está en recuperación en el CAD, espacio que funciona como sala de emergencia para los animales para luego ser derivados a otros espacios.

El centro cumple hoy tres años de funcionamiento, en este transcurso pasaron por sus jaulas más de 2.000 animales, entre serpientes, parabas, loros, tucanes y monos. En la actualidad hay 81.



Historias

La veterinaria Paola Merubia, explicó que se espera que en cuatro o cinco meses más Federico pueda volver a volar. En teoría los animales deberían estar solo 40 días en el CAD, pero muchos llegan como Federico, muy maltratados, por lo que en la práctica se quedan más tiempo, hasta dos años. Tal es el caso de Hernán, un jaguar que, luego de su rescate, por su delicado estado ya fue sometido a cuatro cirugías.

En la actualidad pesa 80 kilos y está a la espera de una nueva evaluación médica, para que las autoridades inicien el trámite para su traslado a otro centro de custodia. Hace varios meses fueron rescatadas también dos arpías de la zona de guarayos. De ambas, los árboles que eran sus casas, fueron derribados. Actualmente están en un área aislada, los expertos estiman que deben quedarse en ese lugar por lo menos un año más, para ganar peso y terminar de completar su plumaje. Un punto positivo para destacar, es el caso del mono César, que luego de cuatro meses de recuperación, justo ayer fue trasladado a un centro de custodia. De él, como el 99% de los monos que llegan al CAD, mataron a su madre. El pequeño no volverá más a su estado natural, pero al menos estará en un centro más amplio.



 




En esta nota