HISTORIA DE VIDA

Cómo la muerte de un niño boliviano salvó la vida de tres chilenos en Arica


La madre del menor, Ruth Fuentes, recuerda cómo en diciembre de 2016 enfrentó la muerte cerebral de su hijo y tomó la decisión de donar sus órganos

Ruth con la fotografía de David. Foto La Tercera
Escuchar el artículo Pausar Lectura

09/10/2018

Ruth Fuentes y su pareja en 2010 decidieron dejar Cochabamba y se trasladaron hacia Arica (Chile) en busca de mejores oportunidades, dejando a sus tres hijos, familiares y amigos en su ciudad natal.

Una vez estables y con trabajo, en 2016 consiguieron llevarse a sus pequeños, sin imaginar la trágica suerte que correría David, el mayor de sus niños.

Ruth, en una entrevista con el diario chileno La Tercera, recuerda con mucho pesar el 17 de diciembre de ese año, cuando su hijo David, de 12 años, fue rescatado agónico de la playa Las Machas (tras ahogarse) y llevado al hospital Juan Noé en estado gravísimo.

David fue diagnosticado con muerte cerebral, y los médicos le sugirieron la posibilidad de que pueda donar los órganos de su menor para ayudar a otras familias. "Le dije de inmediato que autorizaba la donación, pensando: ¿Y si otra familia está sufriendo igual que yo?. David era un niño que siempre ayudaba a todos, eso me motivó a autorizar la entrega de sus órganos”, recuerda.

Los órganos de David fueron donados a tres chilenos, dos personas adultas y una niña, es la información escasa que tiene Ruth, ya que ese datos son confidenciales. Sin embargo, en la entrevista no ocultó sus deseos de conocer a las personas que llevan consigo un 'pedacito de vida' de su hijo.

"Sólo pude saber que una niñita y dos adultos fueron bendecidos con la muerte de mi hijo. Eso me reconforta, que una parte de él esté en ellos. ¡Qué ganas de saber cómo esa niñita hoy vive y le da alegrías a sus padres”, expresa Ruth.

"Yo nunca exigí nada, ni menos que los órganos de mi hijo fueran para un boliviano. Sólo quise ayudar a familias que probablemente estaban sufriendo por la enfermedad de un papá, hijo o mamá, y mi hijo pudo salvarles la vida”, expresa Ruth junto al retrato de David.

 

  

 



 




En esta nota