REVISTA EXTRA

Destinos: las opciones para pasar un tiempo a solas mamá e hija


Todo un desafío. Si hay algo que todas las mujeres deben hacer, al menos una vez en la vida, es un viaje con su madre. Los operadores de turismo sugieren algunos destinos para compartir momentos tan especiales con ella. Hay opciones para aquellas que gustan de la historia, de la paz y de la aventura


Escuchar el artículo   Publicidad Pausar Lectura

19/05/2019

Se acerca el Día de la madre boliviana y un regalo hermoso e inolvidable para ella es un viaje de madre e hija por algunos de los maravillosos destinos que tiene Bolivia. Lo importante, según aconsejan los sicólogos, no es el lugar donde vayan, sino el tiempo y las sensaciones que van a experimentar juntas.

La elección del lugar debe ser tomada en cuenta entre las dos y en función a la personalidad de la madre. Si le gusta el relax, la paz y tranquilidad, la aventura o la naturaleza. Hay destinos para todo gusto, dice Scarlet Illanes, de Descubre Operadora de Turismo.

“Hay miles de atractivos turísticos en nuestro país y todos los lugares pueden ser para ellas, pero no es el atractivo en sí porque pueden ser naturales, ecológicos, arqueológicos o históricos, sino el compartir entre madre e hija y todo dependerá de las vivencias que quieran tener, las edades que tengan las hijas y el tiempo del que dispongan”, explica.



Además de los lugares más visitados de Bolivia como el Salar de Uyuni, el Lago Titicaca, Copacabana, Torotoro, las Misiones Jesuíticas y las aguas termales de Roboré, entre otras, Scarlet Illanes sugiere un día o un fin de semana de spa, visitar Tiwanaku, en La Paz, o el Parque La Jungla de Villa Tunari, en Cochabamba. Estas son excelentes opciones.

Jacqueline Infantes, de Late Bolivia, es del mismo criterio y considera que Bolivia tiene infinidad de lugares turísticos, pero que lo fundamental es que mamá e hija compartan sueños, risas, bailes, consejos, alegrías y vivencias que se quedan en el alma. Una opción es visitar la Sucre histórica para conocer su gran variedad de museos.

María Lía Suárez, guía de turismo, se inclina porque ellas visiten lugares que no son tan frecuentados como el Sendero de San Marcos, en Roboré; el Rincón de la Victoria, en Tarija; o la población de Yanacachi, en La Paz.

Relax total para ellas



Los diferentes spa y hoteles de lujo cuentan con este servicio de primer nivel especialmente concebido para que madres e hijas puedan compartir un día o un fin de semana de placer.

Masajes, descontracturantes, tinas de hidromasaje y piscina climatizada, baños de luna, chocolaterapia, limpieza de cutis, maquillaje y peinado, son solo algunos de los servicios que pueden disfrutar madres e hijas.

Un viaje al pasado

Tiwanaku es uno de los sitios arqueológicos más importantes del país, al que se puede visitar en un día. Es ideal para mamás que quieren conocer la historia milenaria. Junto al pueblo del mismo nombre, están las ruinas arqueológicas de la cultura preincaica.

La puerta del Sol, la obra más significativa de Tiwanaku; el Monolito Ponce, el Templo de las Piedras Paradas y la Pirámide de Akapana, son solo algunas de las riquezas arqueológicas que se pueden apreciar a tan solo 70 km de la ciudad de La Paz. Hay buses que salen cada media hora de la zona del cementerio de La Paz. El viaje dura hora y media, pero también las operadoras de turismo organizan los tours.



La tranquilidad de Yanacachi

Yanacachi, queda a 87 kilómetros de La Paz. Es una localidad de origen precolombino que fue parte del complejo vial Takesi, una ruta prehispánica, que en su momento unía los diferentes pisos ecológicos favoreciendo la producción de la zona.

A los que le gusta el trekking, pueden llegar a la población por ese camino precolombino, en dos días. Si quieren ir en vehículo y no les gusta el vértigo, es mejor que ni lo intenten. Todo el camino tiene un sinfín de precipicios en zig-zag. Por la humedad de la zona, rara vez los caminos están secos.

Al llegar al pueblito, que está rodeado por montañas, se tiene la sensación de que se quedó en el pasado, pero tiene un patrimonio cultural e histórico interesante. Las casitas son construcciones vetustas y las calles son de adoquines con pasto alrededor. Los pocos pobladores y el silencio casi sepulcral de Yanacachi lo hace percibir como un pueblo fantasma, aunque los fines de semana el panorama cambia. Mucha gente en busca precisamente de ese silencio y de esa paz.

Aventura en parque La Jungla

Ubicada en el pueblo de Chipiriri, a 7 km de Villa Tunari. Para llegar se debe seguir la señalización a fin de alcanzar el parque donde se encuentran columpios gigantes, cabañas en las copas de los árboles, andariveles, puentes colgantes, playa de arena blanca sobre el río Chipiriri y un hábitat natural con monos, ardillas, meleros, jochis, aves y reptiles, que es lo que más atrae a los turistas.

Edén en un rincón de la Victoria

El Rincón de la Victoria es un edén escondido en Tarija. Un lugar con mucho potencial turístico, pero es propiedad privada. En él se encuentran las tomas de agua que abastecen a la ciudad y forma parte de la Reserva Biológica de la Cordillera de Sama. Los bosques de pinos y otras especies de árboles que acompañan el recorrido hasta el pie del cerro y el Caserío de la Victoria, un hermoso lugar para pasar un fin de semana en el campo, dan la impresión de que se está en un cuento medieval europeo.

Para llegar se debe atravesar La Victoria, una zona que es un destino gastronómico y atractivo turístico que vale la pena visitar.

Sendero San Marcos

La Cascada de San Marcos es un hermoso sendero que se encuentra a mitad de la carretera del ingreso a la población de Santiago, hecho por los guardaparques que culmina con una caída de agua espectacular que permite bañarse, afirma Juan Carlos Añez, director de Patrimonio Natural de la Gobernación.

Tiene un kilómetro de recorrido, donde el visitante tiene la posibilidad de conocer las funciones ambientales del atractivo turístico. Hay que tener en cuenta que el retorno de la caída de agua demanda un poco de esfuerzo. Está ubicado en el municipio de Roboré dentro de la Unidad de Conservación del Patrimonio Natural Tucabaca.



 




En esta nota