SOCIEDAD

Focos de quema en Santa Cruz suman 548 en abril


Los puntos se concentran en Concepción, Cabezas y San Miguel. La Gobernación adelantó un taller de capacitación de técnicos


Escuchar el artículo   Publicidad Pausar Lectura

25/04/2019

El Sistema de Alerta Temprana de Incendios Forestales (Satif), dependiente de la Gobernación de Santa Cruz, ha detectado, desde el 1 hasta el 23 de este mes, 548 quemas en el departamento, señal de que los chaqueos pueden adelantarse este año, con respecto a otras gestiones.

Los focos de quema se encuentran por ahora en los municipios de Concepción, San Miguel y Cabezas en tierras de uso agropecuario extensivo, agropecuario intensivo y agrosilvopastoril.

El lunes 22 se registraron cinco focos de quema y el martes 23, tres. En lo que va del mes suman 548, con una media de 197 focos de quema nuevos, cantidad moderada si se considera que en abril de 2018 se registraron 720, según el reporte oficial.



El mismo informe indica que en la actualidad el riesgo de incendios forestales en el departamento cruceño es de un 14%, porcentaje considerado bajo. Sin embargo, la situación puede complicarse a medida que avance la temporada de sequía, a decir de Yandery Kempff, directora de la oficina de Recursos Naturales de la Gobernación.

Ante este escenario, se inició ayer un taller de capacitación para técnicos y brigadas de los municipios, de la Policía y de otras instituciones, a fin de que estén preparados para combatir el fuego con eficacia.

Adiestramiento

El taller de capacitación se lleva a cabo en el Centro de Educación Ambiental (CEA), con la presencia de personal técnico de municipios de Porongo, Concepción, San Javier, La Guardia, Montero y Cuatro Cañadas.



Asiste también gente del Parque Noel Kempff, de la Escuela Militar de Ingeniería y personal del departamento de Tarija.

“Hacemos esta tarea a comienzos del año en preparación para la época de incendios forestales. Convocamos a los municipios y a otras instituciones para formar a sus técnicos en el sistema de alerta temprana. Se los adiestra en el manejo de la brújula, el GPS, el sistema de información geográfica. Se les enseña a leer e interpretar los mapas que se les envía, para que sepan posicionarse en el sitio donde se está produciendo el incendio”, explicó Kempff.



 




En esta nota