SOCIEDAD

Santa Cruz tiene el mayor número de casos de tuberculosis en Bolivia


La región registra 3.240 casos. Le siguen La Paz (1.789) y Cochabamba (1.154). El informe dice que en 2017 fallecieron 103 personas. Preocupan la Villa Primero de Mayo y el Plan Tres Mil por la alta incidencia


Escuchar el artículo   Publicidad Pausar Lectura

13/03/2019

Santa Cruz sigue viviendo con el mal de la tuberculosis. En 2018 se registraron 3.240 casos, 42% del total de todo el país (7.762 enfermos) y en 2017 fallecieron103 cruceños a causa de él. Le sigue de cerca La Paz con 1.789 casos (23%) y Cochabamba con 1.154 (15%).

“La tuberculosis es una de las enfermedades infecciosas más letales en el mundo. A escala mundial cada día mueren 4.500 personas a causa de ella y Bolivia no está ajena a estas estadísticas”, fue la introducción que empleó Marcelo Ríos, director del Sedes a poco tiempo del Día Mundial contra la Tuberculosis (que se celebra el 24 de marzo) y en conmemoración de los 137 años de que el doctor Roberto Koch descubrió el bacilo de la tuberculosis, responsable de causar esta enfermedad. Ríos aseveró que la tuberculosis dejó de ser producto de la pobreza y ahora es consecuencia de malos hábitos, hacinamiento y mala higiene respiratoria.

De los 3.240 casos registrados en el departamento el 67% (2.175 personas) está en la ciudad, la mayoría de ellos (30%) en el Distrito 7 y el Distrito 8 que corresponden a la Villa Primero de Mayo y el Plan Tres Mil, respectivamente. “Por eso el Sedes ha reforzado la capacitación al personal de salud y el sistema de laboratorio para el diagnóstico precoz y oportuno y hay un programa nacional que se encarga de gestionar con el Sedes los medicamentos”, detalló Ríos.



La población tiene que entender que la tuberculosis es una enfermedad cien por ciento curable cuando se la trata a tiempo, el tratamiento es gratuito, pero el problema está en que las personas lo abandonan, muchas veces porque este es “complejo y cansador” porque son seis meses de pastillas, como explicó el director del Sedes. “Hay gente que deja a medias el tratamiento, convirtiéndose en resistente al mismo, sin contar que se vuelve mucho más caro tratarla y que esa persona va expulsando sus bacterias todos los días, siendo un riesgo para la salud pública de la población.

Al país el tratamiento de una persona le cuesta $us 70 y en una segunda fase con nuevos medicamentos (para el que abandonó y quiere volver) cuesta $us 6.000 porque se trata de otra medicación más compleja.

La ciudadanía tiene que saber que lo importante es el mantenimiento de la higiene respiratoria, todo aquel que tose más de 15 días debe hacer las consultas con el médico porque es sospechoso de tuberculosis. La prueba consiste en dar un poco de saliva para revisar si está presente la bacteria. De ser detectada se inicia inmediatamente el tratamiento.

ORGANIZACIÓN MUNDIAL DE LA SALUD: LA TUBERCULOSIS ES LA NOVENA CAUSA DE MUERTE EN EL PLANETA
La tuberculosis es la novena causa mundial de muerte y la primera por enfermedades infecciosas, por encima del VIH/sida. En 2016 la cifra estimada de muertes por tuberculosis fue de 1,3 millones.



La cifra estimada de personas que contrajeron tuberculosis ese mismo año fue de 10,4 millones: el 90% eran adultos y el 65% del sexo masculino, el 10% eran personas infectadas por el VIH y el 56% vivían en cinco países: India, Indonesia, China, Filipinas y Pakistán.

La tuberculosis farmacorresistente sigue siendo una amenaza. En 2016 hubo 600.000 nuevos casos resistentes a la rifampicina, el fármaco de primera línea más eficaz; 490.000 de ellos tenían tuberculosis multirresistente. Cerca de la mitad (47%) de estos casos se produjeron en la India, China y Rusia.

El ritmo de disminución anual es de aproximadamente un 3% para la tasa mundial de mortalidad y un 2% para la incidencia; el 16% de los casos de tuberculosis mueren por esta causa.

La mayoría de las muertes por tuberculosis podrían evitarse con un diagnóstico precoz y un tratamiento apropiado. Cada año se diagnostican y tratan eficazmente millones de personas con tuberculosis, lo que evita millones de muertes (53 millones entre 2000 y 2016), pero sigue habiendo grandes lagunas en la detección y el tratamiento.

Los datos más recientes sobre los resultados del tratamiento muestran una tasa mundial de éxitos terapéuticos del 83%.