AFV

Vuelven los cuentos que te erizarán la piel


Terror. Historias de miedo para contar en la oscuridad fue producida por el mexicano Guillermo del Toro. La película está basada en libros infantiles de miedo de Alvin Schwartz


Harold, el espantapájaros, es uno de los monstruos recreados para el filme. Foto: Internet
Escuchar el artículo   Publicidad Pausar Lectura

09/08/2019

Todos aquellos que de niños disfrutaban leyendo relatos de misterio llenos de monstruos de otro mundo y de jóvenes en peligro, ahora tienen una gran producción en las salas de cine del país: Historias de miedo para contar en la oscuridad, dirigida por Andre Øvredal y producida por Guillermo del Toro.

Una de las cosas que más miedo daba de los libros de Alvin Schwartz, en que se basa la película, eran las ilustraciones de Stephen Gammell. “Lo que queríamos era intentar emular con las criaturas la sensación del blanco y negro de las ilustraciones en el libro”, explicó Del Toro

Sinopsis



La película nos traslada al pequeño pueblo de Mill Valley donde, durante generaciones, la sombra de la familia Bellows ha crecido enormemente.

En su mansión, a las afueras de la ciudad, Sarah, una joven con horribles secretos, convirtió su torturada vida en una serie de historias de miedo, escritas en un libro que ha trascendido en el tiempo, historias que pueden volverse muy reales para un grupo de adolescentes cuando descubran el aterrador libro de Sarah.

La joven actriz Zoe Colletti protagoniza la cinta junto a Michael Garza, Austin Abrams, Gabriel Rush, Austin Zajur, Javier Botet y Natalie Ganzhorn. La película ha sido escrita por el propio Del Toro junto a Kevin y Dan Hageman.

El proceso



Todo comenzó con la idea de Del Toro en torno a un libro sobrenatural que se escriba a sí mismo y que cambia la realidad en ese proceso: “El libro básicamente disfraza una historia frente a tus ojos para llegar a los miedos más profundos de la persona que lo lee”, dijo el cineasta.

Con relatos que surgieron de los mitos y leyendas estadounidenses, Schwartz fue un fenómeno de la literatura ochentera, el cual fue rescatado por el cineasta noruego. Según Øvredal, mantener la esencia de los dibujos de Gammell, era fundamental.

“Lo bello del filme es que tienen la simpleza de un cuento de fogata”, explicó Del Toro. “Son cuentos que invitan a la gente reunirse, aunque hayas escuchado esas historias una y otra vez”.



 




En esta nota