MUNDO

China y Rusia se oponen a una acción militar en Venezuela


La administración del presidente estadounidense Donald Trump, hostil al dirigente socialista, considera ilegítima su reciente reelección. La administración Trump reconoció el 23 de enero al dirigente de la oposición Juan Guaidó como presidente interino


La ayuda humanitaria fue interceptada este pasado fin de semana. Foto AFP
Escuchar el artículo   Publicidad Pausar Lectura

27/02/2019

Los ministros chino y ruso de Asuntos Exteriores se posicionaron el miércoles contra una acción militar en Venezuela, cuyo presidente Nicolás Maduro recibe presión por parte de Estados Unidos para dimitir.

La administración del presidente estadounidense Donald Trump, hostil al dirigente socialista, considera ilegítima su reciente reelección. La administración Trump reconoció el 23 de enero al dirigente de la oposición Juan Guaidó como presidente interino.

Washington declaró que no descarta ninguna opción, incluida la militar. Y el secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, dice estar "seguro" de que "los días de Maduro están contados".



Mientras que Estados Unidos apoya el intento actual de hacer entrar en Venezuela una ayuda humanitaria, el ministro ruso de Relaciones Exteriores, Serguei Lavrov, consideró que se trataba de un pretexto para una intervención armada.

"Trabajamos con todos los países preocupados como nosotros por la idea de una injerencia militar", declaró en Wuzhen (este de China), durante una reunión trilateral programada desde hace tiempo con sus homólogos chinos e indio.

"Creo que Estados Unidos debería escuchar lo que piensan los países de la región", añadió Lavrov.

Unos cincuenta Estados reconocieron hasta ahora a Juan Guaidó como presidente interino de Venezuela. Nicolás Maduro cuenta por su parte con el apoyo de Rusia y de China. Esta última puede temer que un régimen dirigido por la oposición no reembolse los miles de millones de dólares que Pekín prestó a Caracas.



Washington pedirá esta semana el voto en el Consejo de Seguridad de la ONU a una resolución que permita la entrada de la ayuda humanitaria. Rusia debería utilizar su veto.

Esta ayuda comprende toneladas de alimentos y medicamentos, enviados esencialmente desde Estados Unidos a petición de Juan Guaidó.

Pero los camiones cargados de estos productos de primera necesidad tuvieron que dar media vuelta el sábado, ante un bloqueo en la frontera ordenado por el gobierno y que terminó degenerando. Al menos cuatro personas murieron y varios cientos resultaron heridas.

China, tradicionalmente a favor de una política extranjera basada en la no injerencia, se abstuvo de tomar partido en la actual crisis política que sacude el país latinoamericano.

"La cuestión venezolana es por naturaleza un problema interno en Venezuela", declaró el miércoles Wang Yi, el ministro chino de Relaciones Exteriores, haciéndose eco de los comentarios de su homólogo ruso sobre una posible intervención militar.



Además llamó a respetar las "normas de base de las relaciones internacionales" y de la "soberanía" de los Estados.



 




En esta nota