ENTREVISTA

Eduardo Gamarra: “La política de Trump es coherente con su campaña”


Las sanciones comerciales contra China e Irán, y las amenazas contra México fueron parte de las promesas hacia su electorado


Eduardo Gamarra, experto de la Universidad Internacional de la Florida
Escuchar el artículo   Publicidad Pausar Lectura

09/06/2019

El boliviano Eduardo Gamarra es uno de los expertos de política internacional más importantes. Habló con EL DEBER para revisar las consecuencias de la guerra comercial y geopolítica que inició Donald Trump contra varios países y que tendrá un impacto directo en América Latina.

Teniendo en cuenta las medidas arancelarias y geopolíticas contra China, ¿cómo ve la política exterior de Donald Trump desde enero de 2017?

La política exterior de Donald Trump debe entenderse principalmente como una extensión de la campaña presidencial del 2016, donde se mezclan temas arancelarios con temas geopolíticos. En ese sentido las amenazas y acciones contra otros países son vistas, especialmente por su base, como el cumplimiento de sus promesas electorales.



Sin embargo, es importante señalar que la implementación de estas promesas electorales se hace de una manera poco institucional, más bien se socava la sofisticada burocracia de política exterior que tuvo EEUU hasta la llegada de Trump a la Casa Blanca.

Esta característica hace que la política exterior de Estados Unidos sea no sólo impredecible e inconsistente, sino también amarrada a los cambios de humor del presidente Trump quien es acusado, con razón, de conducir la política exterior del país via Twitter y muchas veces contradiciendo a sus propios funcionarios.

China ha resuelto enfrentar la ofensiva. qué consecuencias tendrá para la economía mundial y para el concierto de naciones en esta etapa?

El impacto de la guerra arancelaria tendrá un impacto mundial. Este impacto es ya una realidad en varios lugares como por ejemplo las sanciones contra Huawei, entre otras. Sin embargo, este conflicto sigue en una etapa preliminar y las consecuencias –de acentuarse la imposición de aranceles de parte y parte—podría tener consecuencias significativas sobre los consumidores como sobre la estabilidad y el crecimiento económico a nivel mundial. Entre otros factores de riesgo, por ejemplo, que China deje de crecer o crezca menos como resultado de este enfrentamiento tendría graves repercusiones a nivel mundial.



¿Cómo queda América Latina en este contexto, teniendo en cuenta el conflicto abierto con México?

El impacto sobre América Latina puede ser mayor, dado el hecho que China se ha convertido en un importante inversionista y consumidor de materias primas de la región. Además, la región se ve envuelta en la imposible resolución de dos grandes crisis migratorias como son la venezolana y la centroamericana, y un peculiar rol de Estados Unidos en ambas.

En otras palabras, la guerra arancelaria puede tener grandes repercusiones negativas para la región que requiere inmediatamente de inversiones chinas y del mercado chino para sus productos. Puede darse, sin embargo, que, en el contexto de los aranceles de Estados Unidos sobre China y México, que estos países giren sus intereses en el resto de la región para intentar remplazar al mercado estadounidense, algo que no será fácil, especialmente a corto plazo.



 




En esta nota