ARGENTINA

Ex vicepresidente argentino Boudou condenado a casi seis años de cárcel por corrupción


El político fue el número dos del gobierno de Cristina Fernández de Kirchner. Fue sentenciado por adueñarse de una empresa de papel moneda usando un testaferro

Armando Bodou cuando era vicepresidente de Cristina Fernández de Kirchner
Escuchar el artículo Pausar Lectura

07/08/2018

El ex vicepresidente de Argentina, Amado Boudou fue condenado este martes a cinco años y diez meses de prisión por delitos de corrupción, anunció el Tribunal oral en lo criminal federal número 4.

Boudou fue hallado culpable y quedó bajo arresto por el delito de cohecho y negociaciones incompatibles con la función pública por intentar adueñarse a través de un testaferro de una empresa privada dedicada a fabricar papel moneda y documentos. 

Boudou ejerció la vicepresidencia entre 2011 y 2015 durante el gobierno de la  presidenta Cristina Kirchner.

En sus últimas palabras en el juicio en su contra, el kichnerista negó la responsabilidad por los delitos por los que fue condenado.

"Los políticos que caminan por el carril que los poderosos deciden caminan sin problemas, los que deciden transformar la realidad son perseguidos inicialmente en forma mediática y después a través de parte del sistema de administración de leyes", remarcó quien fuera compañero de fórmula de Cristina Fernández de Kirchner.

Lo que se probó en el juicio

En la investigación judicial se estableció que Boudou, junto a su socio José María Núñez Carmona, había adquirido la empresa quebrada Ciccone Calcográfica -luego denominada Compañía Sudamericana de Valores- mientras era ministro de Economía.

Esa compra se realizó, según la instrucción, a través de la sociedad The Old Fund, de Alejandro Vandenbroele -supuesto testaferro de Boudou-, con el fin último de contratar con el Estado nacional la impresión de billetes y documentación oficial.

Ya a mediados de 2010, un juzgado comercial declaró la quiebra de Ciccone por deudas en concepto de impuestos, pero la Justicia levantó la quiebra tres meses después, a solicitud de la propia empresa, tras haber negociado un plan de pagos con el Fisco, y quedó en manos de The Old Fund.

En el expediente se relata que Boudou, aprovechando su condición de funcionario público, y Núñez Carmona acordaron con los dueños de la imprenta la cesión del 70 % de la firma a cambio de la realización de los actos necesarios para que esta pudiera volver a operar y contratar con la administración pública.

Se acusa así al ex vicepresidente de implicarse de forma directa en el trámite de un plan de pagos al Fisco y de intervenir para que se levantase la quiebra de la empresa y obtener así el certificado fiscal para contratar con el Estado.

"Jamás negocié por mí ni a través de terceros el 70 % del paquete de Ciccone", destacó este martes Boudou.

"Señores jueces, si fuera cierto esto, la parte que se transfirió no era toda del señor Nicolás Ciccone. Si fuera cierto el cohecho también falta alguien que cohechó, que ni siquiera pasó por acá", arremetió.

"El supuesto del cochecho no tiene ningún asidero ni ningún vínculo con la prueba porque no existió", agregó.

Boudou criticó que ha sido "machacado asiduamente" por la prensa, "que tiene un rol pero no es el de la Justicia de la república argentina".

Junto a él fueron condenados cinco empresarios, entre ellos el exdueño de la empresa, Nicolás Ciccone, condenado a cuatro años y seis meses de prisión.

"Es un hecho histórico en Argentina que ha juzgado la corrupción en un juicio oral abierto y público. Tenemos que poner en valor que hay justicia en la Argentina y que actúa con libertad", reaccionó Laura Alonso titular de la Oficina Anticorrupción.

La funcionaria destacó que al expresidente "se le dio el máximo de la pena prevista, que es de seis años. Es una condena contundente", remarcó.



 




En esta nota