MUNDO

El sur de California, sacudido por su mayor sismo desde 1999


No se han registrado muertes ni heridos de gravedad por el sismo, el segundo en menos de 48 horas en la misma zona. Ocurrió la noche del viernes en una zona escasamente poblada unos 240 kilómetros al noreste de Los Ángeles, donde también se sintió, así como en Las Vegas


Southern California Hit By Second Big Earthquake In Two Days
Escuchar el artículo   Publicidad Pausar Lectura

07/07/2019

Las patrullas de emergencia se afanaban el sábado por asistir en California las zonas más afectadas por el terremoto del viernes de magnitud 7,1, el más potente registrado en este estado en dos décadas y que reavivó el temor al llamado "Big One", un megasismo potencialmente devastador.

No se han registrado muertes ni heridos de gravedad por el sismo, el segundo en menos de 48 horas en la misma zona. Ocurrió la noche del viernes en una zona escasamente poblada unos 240 kilómetros al noreste de Los Ángeles, donde también se sintió, así como en Las Vegas.

Pero el fuerte sacudón de la tierra batió edificios, provocó daños en las vías y estremeció a personas aún nerviosas por el terremoto de magnitud 6,4 en la misma región el jueves. 



El gobernador de California, Gavin Newsom, declaró el estado de emergencia en Kern y San Bernardino, dos condados del sur de California alrededor del epicentro de los dos terremotos, y el sábado viajó a la zona para inspeccionar los daños.

El sismo del viernes fue 11 veces más potente que el del jueves. Los habitantes de la región han sufrido desde la mañana del jueves una veintena de sismos de magnitud 4 y al menos 1.200 réplicas de diferente intensidad. 

Los daños fueron importantes en las pequeñas ciudades ubicadas en torno al epicentro.

"Nunca hemos visto algo como esto, es el terremoto más grande y de mayor impacto que he vivido", dijo Victor Abdullatif, dueño de un pequeño autoservicio en la ciudad de Ridgecrest, en el desierto de Mojave, donde el sismo dejó montañas de botellas de vino y otros productos hechos pedazos en el suelo.



Una base militar de la Armada estadounidense, la Naval Air Weapons Station China Lake, un amplio espacio desértico donde se prueban bombas y misiles, publicó en Facebook que debido al terremoto estaba incapacitada para cumplir sus misiones.

Servicios afectados

En la localidad de Trona, entre 20 y 50 edificios quedaron dañados, y los servicios de rescate debieron llevar agua en camiones tras un corte del suministro, dijo el supervisor del condado de San Bernardino, Robert Lovingood.

Un habitante citado por el diario Los Angeles Times, Ivan Amerson, dio cuenta de "daños importantes", con viviendas completamente derrumbadas.

En el vecino condado de Kern, en las afueras de Ridgecrest, "la intensidad del temblor alcanzó su mayor nivel", destacó Mark Ghilarducci, director de los servicios de emergencias de California.

"Tenemos informes sobre incendios de edificios, provocados esencialmente por escapes de gas" y sobre roturas de canalizaciones de agua, resumió Ghilarducci.



En la zona alrededor del epicentro, como en Trona y Argus, se registraron numerosas fugas de gas, pero no hubo incendios atribuidos al sismo, dijo en Twitter el departamento de bomberos local.

"Estaba en el auto con mi madre, y de repente comenzó a temblar. No sentí tanto miedo como en el otro cuando estaba dentro" de casa, dijo a CNN Jessica Weston, editora del Ridgecrest Daily Independent, que llegó a escuchar una explosión en el barrio de caravanas.

Los habitantes de Ridgecrest dudaban sobre si volver o no a sus casas.

"Los temblores paran, pero cinco minutos después vuelven a comenzar... Es bastante raro, no me sentiría cómoda dentro de mi casa", explicó Jessica Kormelink.

Sin embargo, ha habido señales de recuperación: la electricidad fue restaurada en Trona y Ridgecrest, y la autopista entre esas ciudades fue reabierta luego de que repararan las grietas causadas por el sismo, dijo en Twitter el departamento de Transporte de California.

El fantasma del "big One"

En Los Ángeles, en cambio, los daños fueron mínimos, con algunas líneas eléctricas caídas y cortes de luz en determinados lugares.

Los cines fueron evacuados cuando comenzaron los temblores. "Todo el mundo permaneció en calma cuando la sala empezó a temblar, cada vez más fuerte. Nos dirigimos hacia las salidas y las escaleras, sin pánico. Pero teníamos miedo", escribió en Twitter el periodista de NBC Lester Holt.

Varias atracciones del parque Disneyland fueron cerradas para su inspección, mientras que un partido de baloncesto de la NBA en Las Vegas fue suspendido cuando el marcador y varios parlantes se balancearan en lo alto de la cancha.

Pero el béisbol no se interrumpió. El juego de los Dodgers de Los Ángeles continuó durante el sismo, captado por las cámaras del estadio.

Los dos terremotos sucesivos reanimaron el fantasma del "Big One" en el oeste de Estados Unidos. 

Existe al menos un 10% de probabilidades de un sismo de magnitud 7 o superior la semana próxima, estimó la sismóloga Lucy Jones, del Instituto Californiano de Tecnología (Caltech).

Sin embargo, aseguró que ambos sismos se produjeron "en la misma falla", que no es la de San Andrés, susceptible de provocar el "Big One".

El sismo del viernes fue el más importante en California después del que afectó, en 1999, la base de Marines de Twentynine Palms, a 250 km de Los Ángeles, también de 7,1 de magnitud.



 




En esta nota