MUNDO

Los países de Iberoamérica claman por más protecciónpara migrantes y mujeres


La Declaración de Antigua recoge la preocupación de la región por la crisis migratoria desatada en Centroamérica. También reclama más acción contra el cambio climático


En Antigua, los presidentes se tomaron la tradicional foto de las cumbres regionales
Escuchar el artículo   Publicidad Pausar Lectura

17/11/2018

Los jefes de Estado y de Gobierno y representantes de 22 países de Iberoamérica acordaron ayer en la ciudad guatemalteca de Antigua acciones para frenar la crisis migratoria, para empoderar a las mujeres iberoamericanas y combatir el cambio climático.

El presidente de Guatemala y anfitrión de la cita, Jimmy Morales, se refirió a la crisis migratoria centroamericana en la apertura de los debates al instar a los países a que no se continúe “hablando de muros sobre fronteras” y a centrarse en que las personas “encuentren oportunidades en sus países de origen”.

Señaló que su país ha seguido “con especial atención” a la caravana con miles de migrantes que partió hace más de un mes de San Pedro Sula (Honduras) y en parte ha llegado ya a Tijuana, en la zona fronteriza de México con Estados Unidos.



Crisis del sistema

El presidente de Bolivia, Evo Morales, pidió a las naciones iberoamericanas fidelidad al Acuerdo de París “porque el planeta y la vida se agotan” y exhortó a esta comunidad a abordar el problema de la migración desde el enfoque de los derechos, ya que “ninguna persona es ilegal”.

“Esta profunda crisis migratoria no es más que un reflejo de que el sistema ha fracasado”, deploró Morales en su alocución en la XXVI Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado y de Gobierno que se celebra en la ciudad guatemalteca de Antigua.

Según el gobernante indígena, “el intervencionismo, las guerras genocidas y los efectos del cambio climático” son algunas de las causas por las que millones de personas han sido desplazadas “por la fuerza” de sus países de origen.



Recordó que miles de personas procedentes de Centroamérica se aproximan a las fronteras de Estados Unidos “buscando mejores condiciones vida” y exhortó a los países, ante este escenario, a “abordar la migración con un enfoque basado en los derechos de los migrantes”, quienes “no pueden ser considerados ilegales, porque no existen seres humanos ilegales”.

Morales llamó a las naciones de la región a ratificar la Convención sobre la Protección de los Derechos de los Trabajadores Migrantes como “señal concreta de que la comunidad iberoamericana defiende los derechos” de estos.

Con los estragos del cambio climático como uno de los factores que provocan la migración al afectar “de manera irreversible a millones de personas”, el presidente de Bolivia también instó a la región a posicionarse garantizando “la plena implementación del Acuerdo de París” sobre el cambio climático.

Lamentó la retirada de este pacto de Estados Unidos, “el país que más ha contaminado el mundo” y atribuyó el cambio climático al “consumismo y el capitalismo”.

Pacto Mundial



Por su parte el presidente saliente de México, Enrique Peña Nieto, pidió a los demás países iberoamericanos unirse al Pacto Mundial para la Migración de la ONU, que unos 190 países suscribirán en diciembre próximo en Marrakech (Marruecos).

También subrayó que la mejor manera de evitar la migración involuntaria “es promover desarrollo interno en nuestras naciones” y “asumir el compromiso de hacer valer los derechos humanos de todos los migrantes con independencia de su condición migratoria”.