Inicio Editorial Clima Elecciones 2014  
   
   
SANTA CRUZ
El Mercado Nuevo ofrece los platos típicos para desayunar
Culinaria. En el lugar hay vendedoras con más de 50 años de trayectoria. La cuajadilla y el tujuré con leche son dos alimentos que aún se sirven.


14 de Septiembre de 2012 | 09:18
A+ A-

 

Igor Ruiz | iruiz@eldeber.com.bo

En la mesa cruceña de antaño el desayuno incluía una variedad de horneados acompañados de tujuré, cuajadilla, gelatina de pata y chicha de maíz para potenciar el cuerpo antes de una jornada laboral intensa.

Hoy estas delicias son elaboradas por las mismas mujeres que hace más de medio siglo se instalaron a vender en el Mercado Nuevo, ubicado en la esquina de las calles Sucre y Cochabamba.

Asunta Gutiérrez lleva 53 años expendiendo cuajadilla y tujuré con leche. Entró a la actividad obligada a buscarse la vida, luego de quedar huérfana. “Comencé preguntando a una señora cómo se elaboraba el tujuré, luego a otra cómo hacer cuajadilla. Me salieron tan bien que se pasó el tiempo y seguiré vendiendo hasta que Dios me recoja”, anotó. 

Julia Bazán es mayor, tiene 73 años y lleva 52 años vendiendo somó y chicha,  luego agregó a su lista el mocochinchi andino. “El mejor maíz es el camba o perlita, con él me sale exquisito el somó, que es muy requerido”, agregó.

Ursulina Méndez se siente orgullosa de la fama que gozan sus gelatinas de pata de dos variedades, con leche y con canela; así como su chicha de maíz con rodajas de orejón (durazno seco) y el escabeche de chancho.

“Yo nací en este mercado, aquí encontré a mi marido y trabajando tuve a mis cuatro hijos. Me siento bien haciendo nuestras comidas típicas”, manifestó Méndez.

La que heredó el negocio de su madre fue Ruty Rodríguez. Se trata de una venta de horneados y masaco que lleva 62 años en el mercado.

“Mi mamá, Carmen Osinaga, vendió durante 50 años; cuando falleció yo seguí con la clientela. Ahora me va bien con el apoyo de mi familia”, dijo Rodríguez.

Somó y chicha. Con los nuevos lugares asignados en el flamante edificio los clientes de Julia Bazán le perdieron el rastro. Hoy con el calor la venta mejoró.

Gelatina de patas y escabeche. “En mi mercado soy feliz vendiendo lo que preparo, me iré cuando Dios me quiera llevar”, dijo Ursulina Méndez.

Horneados y masaco. Ruty Rodríguez Osinaga es segunda generación que vende en este mercado. Su negocio se llama Rinconcito de Urubichá, por su esposo.









 Más Ciudad






 
   
HOY: InicioCiudadPaísMundoDeportesFinanzasMujerTecnología
EDICIÓN IMPRESA: PortadaSanta CruzNacionalEconomíaSocialesEscenasEditorialClimaLectores
SERVICIOS: HoróscopoONADEM Medios a la vista
NOSOTROS: InstitucionalQuienes Somos
 

 

PILOTO: 591 (3) 3538000 - Fax Redacción: 591 (3) 3536637   -   Fax Publicidad: 591 (3) 3539053
Derechos Reservados © 2010 - 2014

Santa Cruz - Bolivia