PORTADA SANTA CRUZ BOLIVIA MUNDO ECONOMÍA OPINIÓN TENDENCIAS ESCENAS DIEZ SOCIALES CLASIFICADOS
OPINIÓN



| 10/02/2019


Claves para entender el proceso boliviano actual

Poco a poco, Bolivia empieza a ocupar la atención internacional por las elecciones que se avecinan. En el país de las emociones y las posiciones -como bien definió nuestra nación un amigo mío-, es difícil procurar un análisis sin levantar una bandera. A pesar de eso voy a proponer tres tesis no apasionadas en esta primera entrega.

Primero, considero un error leer el proceso boliviano con los ojos de la política internacional. Ahora que Venezuela está en el ojo de la tormenta, se puede especular sobre el destino de Bolivia, de la izquierda de retirada, del ascenso de la derecha en el continente, etc. Pero no hay que hacer puentes fáciles, Evo no es Maduro, Mesa no es Macri y mucho menos Bolsonaro. La economía boliviana no se puede comparar con la venezolana, el MAS no tiene nada que ver con el peronismo-kirchnerismo, etc. Todo puente analítico debe ser específico, y evitar una generalización rápida, y en el límite irresponsable.

En segundo lugar, la relación de Bolivia con lo internacional no debe ser leída desde la política latinoamericana sino desde el proceso cultural de la incorporación al régimen del consumo de la globalización. Me explico. Si algo tiene el gobierno de Morales, es la creación de un nuevo país que con características sociológicamente muy contundentes: urbano, joven, consumista, menos entusiasta en términos políticos, competitivo, conectado a internet y con un fluido manejo de los “códigos de modernidad”, como se los llamaba antaño. Hoy un joven boliviano se diferencia poco, o menos que antes, con otro de un país lejano. No es casual que llegue un grupo de Corea del Sur y que sea recibido con un público que lo conoce en detalle. Es decir, Evo hizo un país, sin quererlo y tal vez sin saberlo, globalizado.

El tercer punto es que considero que el “proceso de cambio” creó con éxito las bases de una nueva era -con rupturas y continuidades de las que me ocuparé en otro texto-. El nuevo diseño de nación es relativamente exitoso, logró integración territorial, estabilidad política, crecimiento económico, integración simbólica, rotación moderada de élites (cada punto habría que matizarlo y sostenerlo con datos). No hay que dejar de mencionar que los costos de cada logro son brutales y a menudo dramáticos, vale la pena traer a colación aquella sabia tesis que afirma que cada éxito (económico, cultural o social) tiene una contraparte perversa que oculta (habrá que pensar en el costo social, ambiental, la política oscura del gobierno, etc.), pero el hecho es que “el modelo” sí marcha. Incluso creo que el mayor logro del gobierno es que su modelo funcionaría más allá del propio MAS. Se nos quiere hacer creer que el “proceso de cambio” solo seguiría con Evo, pero no es cierto, en buena medida continuaría -como tendencia societal- más allá del presidente (aunque ni gobierno ni oposición aceptarían esa tesis porque muestra que se parecen más de lo que se diferencian).

Voy a hacer una comparación analítica que espero que no sea tomada tendenciosamente. Cuando Pinochet iba a dejar el gobierno de Chile en 1988 luego de los resultados del referéndum, la derecha chilena decía que no se sentía derrotada porque el proyecto iba a seguir su curso con el rostro de una nueva burocracia. Cuando se creía que Patricio Aylwin iba a ser un candidato contra Pinochet, este mandó un mensaje muy claro: “vamos a mantener las reglas del juego”. En el fondo estaba diciendo que el régimen dictatorial había vencido, que sus fundamentos -su concepción del estado y del mercado- no iban a hacer tocados. Y así fue.

Paradojas de la historia: hoy en Bolivia creo que el proyecto de Evo ya ganó -como Pinochet en los 80 en Chile-, porque el país que deja -si realmente lo deja- tiene parámetros claros, y en algunos puntos irreversibles. Lo curioso es que yo solo veo una manera de matar el “proceso del cambio”: que su padre no acepte los resultados de las urnas -ya empezó con lo del 21 F-; que Evo prefiera tirarse al precipicio con el país polarizado en las manos escuchando el canto de las sirenas antes que dejar crecer a su creatura.

En la próxima entrega desarrollaré algunos puntos más sobre el tema.








e-planning ad
e-planning ad
OTRAS PUBLICACIONES DEl AUTOR
cara a cara
El litio va a la China
Músicos locales, en emergencia por la llegada de artistas foráneos
Seguro Universal de Salud sin condiciones
El más grande comunicador
Conmoción en Francia por la profanación de 80 tumbas judías
La política de lo pequeño que es todo
Entre la manzana y la espada
crónicas
Cae pandillero listo para matar por venganza
Víctimas de abusos en la Iglesia reclaman justicia
Burocracia impide acceso a la salud: una donación de equipos médicos está varada en almacenes desde 2015
Militares cierran filas con Maduro y Guaidó apura el ingreso de la ayuda
La politización minó la capacidad movilizadora de las plataformas
“No podemos dejar de conversar con los tres niveles de Gobierno”
Concurso de La Hoguera ya tiene a sus ganadores
Indagan caso de niña embarazada que perdió a su bebé
Filmes bolivianos siguen en los Premios Platino
Suspenden audiencia por la muerte de bebé
Un directorio joven, pero sin presencia femenina
e-planning ad
En Facebook
e-planning ad
e-planning ad


20/02/2019
El más grande comunicador
20/02/2019
El litio va a la China
20/02/2019
Entre la manzana y la espada
20/02/2019
La política de lo pequeño que es todo
19/02/2019
El ‘mesismo’ de Mesa
19/02/2019
La danza del jaguar


EL DEBER
 
Te puede interesar
La donación está destinada al Hospital San Juan de Dios y serviría para montar tres consultorios. Los equipos, que están en el país hace tres años, aún no llegan al centro médico por cuestiones administrativas | Foto: Rolando Villegas / Archivo

Burocracia impide acceso a la salud: una donación de equipos médicos está varada en almacenes desde 2015

crónicas

Una de las primeras acciones de protesta será en la retreta municipal del jueves
ESCENAS

Músicos locales, en emergencia por la llegada de artistas foráneos

Diez
Carlos Lampe, refuerzo de San José. Foto: Etzhel A. Llanque
FÚTBOL

San José podrá contar con Lampe

El presidente Evo Morales recibe la camiseta de la selección de la mano del presidente de la FBF, César Salinas (derecha) y el técnico Villegas (izquierda). Foto: ABI
SELECCIÓN

La Verde suma amistoso con Nicaragua

Jhasmani Campos en un pasado entrenamiento. Foto. Prensa The Strongest
THE STRONGEST

Campos aún es baja, mientras Marteli y Machado ya trabajan en cancha

Sociales
Fotos: Instagram
SOCIALES

Tadeo, el sexi DJ mexicano que hará bailar a las comadres

SOCIALES

Yuliana, una reina a todo dar en Yapacaní

SOCIALES

Meghan Markle viajó en secreto a Nueva York para su baby shower