PORTADA SANTA CRUZ BOLIVIA MUNDO ECONOMÍA OPINIÓN TENDENCIAS ESCENAS DIEZ SOCIALES CLASIFICADOS
OPINIÓN



| 07/01/2019


Crónicas de viajes

Viajar por el país es deprimente, comentaba en las pasadas fiestas una amiga que llegó de La Paz a Tarija. “Es que los niños y las mujeres que esperan limosna en la carretera son miles, y en algunos tramos están o arrodillados o llorando, cada 50 metros”.

Mi amiga no había escuchado todavía los triunfalistas informes del vicepresidente sobre el éxito del Gobierno en su guerra contra el hambre, diciendo que ahora ningún niño se va a la cama sin haber comido. (La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura –FAO– dice que el hambre afecta al 19 por ciento de los bolivianos y a solo el 3 por ciento de los chilenos).

Un amigo viajó de Santa Cruz a Cochabamba, y viceversa. Su informe fue de asombro. Cuando entras al territorio de Chapare, el control es muy riguroso, casi como el que hay en la frontera de México con Estados Unidos, pero cuando sales de Chapare no hay ningún control, como cuando un mexicano vuelve a su país desde Estados Unidos.

Se supone que el daño que hace al país Chapare está en lo que exporta, y no en lo que importa, en lo que sale y no en lo que entra, pero la Policía parece haber entendido al revés.

El mismo reportero cuenta que quedó asombrado por la desolación que hay en las instalaciones de la empresa EBO Coca (Empresa boliviana de la coca). Está permanentemente cerrada.

Es como si Chapare no produjera coca. Se supone que esa empresa se ocupa de rescatar la hoja que se produce en la zona para comercializarla en todo el país, como se hace con la coca de Yungas.

Lo curioso es que no se ve ninguna carga de coca en Chapare. Ningún camión que la traslade en ninguna dirección. Es, me decía el amigo, como si en Porongo no hubiera achachairú.

Da la impresión de que la coca de Chapare se insumiera en la propia región o fuera consumida por los propios productores: lo cierto es que desaparece. Este dato confirma los informes de la ONU según los cuales el 94% de la coca de Chapare tiene destino desconocido, misterioso.

Quizá tenga razón el presidente Evo Morales cuando dice que en Chapare no se produce coca o que los ‘catos’ son solo para los peones. O que la coca también cambia, como el proceso, y cambia de forma.





OTRAS PUBLICACIONES DEl AUTOR
YPFB, malos negocios
Salvar a YPFB
La soya prohibida
Cuando pase la campaña
Soya versus coca
Soyeros, arroceros y cocaleros
Crisis en el agro
Por una neurona
Un mar de gas
¿Y ahora qué?
La corte de Chapare
Solo propaganda
Orugas infiltradas
Surtidores abstemios
Privilegiados
Amenazas a los bancos
Cómo invadir parques
Bando de Carnaval
El agro como solución
Demasiadas derrotas
En Facebook


17/07/2019
Nueva Dimensión en la agenda Bolivia-Brasil
17/07/2019
Hegemonía - Gramsci
17/07/2019
Algo huele mal
17/07/2019
Industria sin chimeneas
17/07/2019
Política y comités cívicos
16/07/2019
Políticos en su laberinto


EL DEBER
 
Te puede interesar
Doce pichones de paraba barba azul nacieron en la Reserva Laney Rickman. Foto: Asociación Civil Armonía
BENI

El vuelo a la libertad de 12 pichones de paraba Barba Azul que nacieron en nidos artificiales

Imagen referencial
BOLIVIA

Condenan a policía acusado de dejar fugar a ‘Techo e Paja’ de una clínica paceña

Imagen referencial de la  Cámara de Diputados de Bolivia
BOLIVIA

Diputados aprueba proyecto de ley que busca regular el consumo de tabaco

Diez
Paredes deberá ser oficializado por Marcelo Claure, presidente de Baisa. Foto: Internet
FÚTBOL

Teodoro Paredes cerca de fortalecer la zaga de Bolívar

Carlos Blanco, presidente de Destroyers. Foto: Jorge Uechi
FÚTBOL

Destroyers denuncia otro intento de amaño de partidos

Pérez debutó en Wilstermann ante Bolívar. El domingo podría reaparecer. Foto: Los Tiempos
FÚTBOL

Cristian Díaz admite que Daniel Pérez es opción en Wilster

Sociales
SOCIALES

La Chica Badabun le pide perdón a Luisito Comunica por exponerlo

SOCIALES

¿Cuáles son los emojis favoritos de los famosos bolivianos?

SOCIALES

Confirman la relación de Lady Gaga y Bradley Cooper