PORTADA SANTA CRUZ BOLIVIA MUNDO ECONOMÍA OPINIÓN EXTRA ESCENAS DIEZ SOCIALES FABROS
OPINIÓN



| Hace 5 días


Del mar, del mar, del mar

Cada pueblo construye sus propios mitos y verdades. En determinado momento, no se tiene clara la delgada línea que cruza ambas dimensiones. En algunas circunstancias los relatos o las invenciones tienen más asidero que las realidades porque han sido asumidas por la gente, se han vuelto creencias, representaciones, imaginarios indiscutibles, instalados por generaciones. A fuerza de impulsar y reproducir afirmaciones a lo largo de la historia, las narraciones logran tener más poder que la propia realidad, o bien esta se relativiza al extremo de no interesar si es verdad o mentira, simplemente es. La investigación histórica intenta permanentemente acercarse a los hechos tal cual fueron, pero queda a veces perpleja ante el peso de la apariencia: personajes inventados, acontecimientos que fueron agrandados o, de pronto invisibilizados.

Uno de los agentes más poderosos para crear y recrear realidades es el Estado en su pretensión de construir una nación. El Estado está en la permanente búsqueda de elementos que sirvan de cemento en la sociedad, buscando construir objetivos comunes, un anhelo común, una emoción que sintetice a todos en el marco de una gran diversidad. A este proceso los autores de la ciencia social han denominado hipostatización, que consiste en recoger elementos de la realidad para luego reinventarlos y crear símbolos que den cuenta de una historia común, de lazos simbólicos, de un nosotros frente a él o los otros. A la larga se va creando un efecto de verdad que se plasma en burocracias, instituciones de papel, o peor aún, en patrones de comportamiento que no cuestionan, solo se repiten.

Es de alguna manera el caso de la “causa” marítima en nuestro país. Una historia que duele porque parte de una realidad en que se arrancó un pedazo de territorio, como también fue el Acre o el Chaco, pero en este caso particular, el mar tiene la fuerza de la ilusión pero también de la justificación de nuestro atraso, de la carencia, de la deuda histórica, de la rabia contenida. En ese sentido, desde niños nos alimentamos de una serie de elementos simbólicos alrededor del mar. Todos los aparatos institucionales se encargan de fomentar esta visión: el Litoral, el 23 de marzo, los desfiles cívicos, el servicio militar, el hacer patria reivindicando el mar para Bolivia, las banderitas celestes agitadas al aire, entre muchos otros, que van dejando una huella de dolor en el eco de un himno que anuncia que esos territorios en los que hoy habitan extranjeros “otra vez a la patria volverán”.

Hemos ido alimentando un sueño, una ilusión que por muy genuina que sea, es una historia de muchas derrotas, de negociaciones infructuosas donde le hemos arrancado “al enemigo” un párrafo, una afirmación, una esperanza. En ese mismo sentido se han desplegado los últimos esfuerzos ante la corte de La Haya, que desde esa persistencia pueden tener sentido, pero vistos en un contexto más amplio, han sido funcionales a la reproducción del viejo patrón de lucha, una vez más infructuosa, por la causa marítima que promete llevarnos “a la dicha y bienestar”.

¿No será hora de cuestionar este imaginario que solo nos ha llevado a acumular derrotas? ¿No será momento de cambiar de rumbo la conciencia colectiva y buscar otros imaginarios que nos integren de manera victoriosa, en los que podemos lograr cierto protagonismo como, por ejemplo, vencer nuestras propias limitaciones? Corresponde quizás dejar de insistir en seguir profundizando esta huella y vislumbrar el desafío de mirarnos y pensarnos de manera diferente.

 








e-planning ad
e-planning ad
OTRAS PUBLICACIONES DEl AUTOR
Bolivia pide que la AFA se pronuncie por caso Lampe
El Gobierno presenta denuncias por xenofobia contra Lampe
Evo entrega nueve vehículos al Conamaq
Mundial de Rusia 2018: los reveladores números de la FIFA sobre el campeonato y la selección de Francia
En Riberalta le extraen a una mujer un quiste ovárico de 25 kilos
“La tecnología ha generado un contexto más complejo para las marcas”
Confirman que un Puma ronda los techos de Oruro
Murillo a Amilcar: 'No hay que tomar por tonta a la gente'
Santa Cruz se alinea a la tendencia global de desarrollo de shoppping
Huawei revela su serie Mate 20 apostando por la innovación
Dan de baja al arquero de Guabirá por estar ebrio
Fiscalía pide detención preventiva para Pacajes
Documento: lea la carta con la que renunció Goni en 2003
Octubre negro: cronología del caso que enlutó a Bolivia
Gestora Pública se hace cargo del pago de la Renta Dignidad
'El convoy de la muerte': el episodio más cruento de la 'guerra del gas'
¿Qué pasa si no voto en las elecciones primarias?
El ultimátum de la embajada de Ecuador a Julian Assange para que cuide de su gato
Aprehenden al hombre que filtró el audio en el caso bebé Alexander
EL DEBER estará acompañado por estampitas religiosas
e-planning ad
En Facebook
e-planning ad
e-planning ad


16/10/2018
Jugándonos el futuro
16/10/2018
“De la órbita final”
16/10/2018
¿Respetará el MAS su derrota electoral?
16/10/2018
Mi Santa Cruz de la Sierra
15/10/2018
Ocupar la calle
15/10/2018
Heridas de Santa Cruz


EL DEBER
 
Te puede interesar
Los motorizados fueron entregados en plaza Murillo, frente al Palacio Quemado I Foto: Presidencia.
BOLIVIA

Evo entrega nueve vehículos al Conamaq

BENI

En Riberalta le extraen a una mujer un quiste ovárico de 25 kilos

Dinero

“La tecnología ha generado un contexto más complejo para las marcas”

Diez
Carlos Lampe, arquero de Boca Juniors. Foto: Archivo DIEZ
FÚTBOL

El Estado toma partida por caso Lampe

FÚTBOL

Bolivia pide que la AFA se pronuncie ante comentarios racistas contra Lampe

Jhosimar Prado militó en San José hasta el Apertura 2017. Foto: Archivo DIEZ
ORURO

Exjugador de San José advierte con quita de puntos

Sociales
SOCIALES

Conocé a Percy Schmitter, un actor multifacético en auge

SOCIALES

Conductora de Recalculando se compromete

SOCIALES

Richard Madden... ¿de Robb Stark a James Bond?