PORTADA SANTA CRUZ BOLIVIA MUNDO ECONOMÍA OPINIÓN TENDENCIAS ESCENAS DIEZ SOCIALES CLASIFICADOS
OPINIÓN



| 31/12/2018


El mechero de don Andrés

El mechero lo vio todo. Lo vio hasta que llegó la hora de jubilarse cuando el primer motor generador de energía eléctrica llegó

al pueblo...”

Fue Álex Ayala el que escribió un libro muy bonito que titula La vida de las cosas. En el resumen de la obra dice: “El homo sapiens es el único animal obsesionado con los objetos”. Algunos acumulan zapatillas fosforescentes, otros llenan su casa con ositos de peluche y otros van por el mundo cargando las tacitas que dejó la abuela. Acumular objetos es pasatiempo, terapia contra el estrés, una manera divertida de ser contemporáneo. Pero los objetos son mucho más que objetos. Te acompañan cuando estás solo. Conservan recuerdos de los que extrañas. Son los instrumentos que todos usamos para ganarnos el sueldo. El cronista Álex Ayala Ugarte se interna en el maravilloso mundo de los objetos motivado por una inquietud propia de una aventura fantástica.

El otro día recordé el libro de Álex. Lo hice cuando tuve en mis manos un mechero que iluminaba la vida cuando los villancicos sonaban en la radio con la energía de las últimas pilas que luchaban para llegar con vida a fin de mes. Ahí recordé también que los objetos, como en la lámpara de Aladino, guardan a un genio cargado de historias y que es necesario que llegue alguien para frotar los recuerdos y hacer que fluyan los relatos de un mundo que hace falta saber.

Así supe que ese mechero vio crecer al niño Andrés en la bravura de la arena caliente del Chaco Boreal. Más de medio siglo después don Andrés, ya un hombre grande y sabio, lo sacó del lugar especial donde guarda las cosas con importancia, lo limpió con esmero y ¡zas!, hizo el milagro. Como en otros tiempos, como en otras Navidades, el mechero volvió a alumbrar. De su mecha brillaba una luz roja que pestañeaba estrellas amarillas y una bruma ondulada despuntaba hacia el infinito.

Don Andrés recordaba como si fuera ayer. Recordaba que el mechero fue fabricado de una pieza de alguna maquinaria que quedó en desuso del viejo YPFB, que llegó a la vida de su familia cuando su papá aún estaba vivo y que después del maldito infarto los 10 hermanos lo utilizaban para alumbrar las habitaciones de la casa materna para burlar las noches cortas, porque los días empezaban temprano ya que, entre todos, tenían que hacer el pan que vendían en el pueblo y que debía estar cocido y caliente antes de que saliera el sol.

El mechero lo vio todo. Lo vio hasta que llegó la hora de jubilarse cuando el primer motor generador de energía eléctrica llegó al pueblo para que naciera el alumbrado público y los focos ingresaran a los hogares. Don Andrés lo guardó como un objeto preciado para que la vida maravillosa de los buenos tiempos no se perdiera nunca.





OTRAS PUBLICACIONES DEl AUTOR
El rugido internacional de los colmillos del jaguar
Las historias de Alfonso Cortez
La vida tranquila
Ni los años, ni las décadas rinden a los padres que sufren el robo de un hijo
El concierto del tren
Realidad o ficción
El arte de Leoni para reforestar el bosque
La danza del jaguar
La familia Rivero Jordán
Nuestro segundo Premio Rey de España
A los viajes no se los lleva el viento
Los caminos de la información
María Cristina Botelho, escritora y difusora de las letras hispanas
La quebrada de Cuevo
El mechero de don Andrés
El periodismo que quiero en 2019
El periodismo tiene sus propios médicos
Que el mundo lo sepa: siguen los linchamientos en Bolivia
El alimento de la felicidad ha sido encontrado, y no es un cuento
Siguen matando jaguares en Bolivia
En Facebook


17/07/2019
Nueva Dimensión en la agenda Bolivia-Brasil
17/07/2019
Hegemonía - Gramsci
17/07/2019
Algo huele mal
17/07/2019
Industria sin chimeneas
17/07/2019
Política y comités cívicos
16/07/2019
Políticos en su laberinto


EL DEBER
 
Te puede interesar
Zhang Koukou, fue sentenciado a la pena capital. Foto Mañana al sur de China
MUNDO

China ejecuta a hombre que mató a 3 vecinos para vengar la muerte de su madre

Mujer. Su nombre es Martha Sonia Méndez Borda. Es hija de Mario Méndez (+), y de Eida Borda. Tiene tres hijas
PARA ELLAS

Marthy Méndez 25 años forjando empresa

Comida. Los voluntarios del Banco de Alimentos Manzana Roja en Cochabamba en plena labor de recolección y rescate de los productos alimenticios
PARA ELLAS

¿Qué hacer con los alimentos que sobran? Recolectá y rescatá

Diez
Ronald Raldes y Yimy Montaño se saludan antes de la última asamblea. El primero es el preferido por los socios aunque no fue habilitado como candidato. Mañana se decide el rumbo. Foto: JORGE GUTIÉRREZ
DIEZ

Una asamblea presionada a tomar la decisión correcta

Romero dijo que irán hasta las últimas consecuencias. Foto: Fuad Landívar
FÚTBOL

Sport Boys denuncia intento de amaños de partidos

Carlos Blanco, presidente de Destroyers, durante una entrevista en EL DEBER Radio. Foto: Archivo
POLÉMICA

Destroyers oficializó la impugnación contra Nacional Potosí

Sociales
SOCIALES

Romy Paz, la mejor azafata del Festival de Vinos y Quesos

SOCIALES

La miss Grand Bolivia 2019 se lanza a la carrera por el título

SOCIALES

La portada de Vogue México fue hecha ¡en Bolivia!