PORTADA SANTA CRUZ BOLIVIA MUNDO ECONOMÍA OPINIÓN TENDENCIAS ESCENAS DIEZ SOCIALES CLASIFICADOS
OPINIÓN



OPINIÓN | 13/05/2019


El valor de la palabra

“La elección nacional vamos a respetar”, son las pavorosas palabras que ha echado al viento el presidente, con la intención de tranquilizar -se supone- a esa amplia mayoría que teme exactamente lo contrario. La historia próxima sugiere que, más vale, se hubiese referido a cualquier otro tema, porque una de las muchas promesas suyas que asustan, son las que se refieren a elecciones. Eso, sin quitarle el mérito a otras cuantas, como las que hizo y aun hace sobre el medioambiente, solo como ejemplo.

No solía ser así, porque hasta hace unos años, hablo de 2014, Juan Evo Morales Ayma y su partido eran campeones, casi imbatibles, en el terreno electoral. Pero, desde ese momento, “con una pequeña ayuda de sus amigos”, como dirían Los Beatles, empezaron a torcer reglas, fabricar o corregir resultados, o sea, a usar recursos y remedios para torcer la voluntad popular.

En ese momento, los buenos muchachos (buenos con el Ejecutivo) del Tribunal Constitucional Plurinacional (TCP) aparecieron con un invento que le permitió habilitarse –“una sola y última vez”- para volver a ser candidato, mientras que los de los tribunales electorales, tanto el Supremo (TSE) y los de menor rango, daban una mano, anulando candidaturas opositoras en Beni y desconociendo el triunfo del dirigente campesino Damián Condori, en Chuquisaca.

Ya sabemos la convulsión que se agarraron, el jefe y sus allegados, cuando en el referendo constitucional todos sus cálculos y previsiones fallaron, sacando a relucir lo malos perdedores que son y exhibiendo las malas artes y pretextos con que, primero, pretendieron explicar la derrota y, después, desconocerla. Con un chasquido de los dedos, o más precisamente, con una nueva sentencia del TCP, trataron (y tratan) de que simplemente desaparezca la sentencia que en las urnas prohibió una nueva reelección y que todo se nos borre de la memoria.

El dolor continúa tan fresco que, al mismo tiempo que dispara su promesa sobre las próximas elecciones, repite -mitad para tratar de convencer y mitad para forzar la convicción de todos los demás- “No es que el Evo no quiera cumplir, el pueblo se rebeló contra la mentira (del 21 F)”.

En suma: ¡el pueblo lo obligó a no cumplir con la voluntad democrática...del pueblo! Pero si las sumas presidenciales del pasado no cuadran, sus ejercicios sobre el futuro pintan todavía peor, porque la promesa de respetar el resultado de octubre viene preñada de amenazas, disfrazadas de pronóstico, nada deportivo, de “en todo caso, quiero que sepan: Vamos a ganar”.

Tanta seguridad proviene, sin duda, de tres experiencias, conocimientos y expectativas: 1) Que sus competidores proseguirán facilitando sus planes, apareciendo solo cuando el oficialismo los agrede y apalea; 2) que el TSE garantiza acatamiento total de lo que se le instruya de las altas esferas, con la garantía adicional que brinda el TCP, en caso de que todo falle, de descubrir un inédito mecanismo para invalidar un resultado adverso; y 3) que sus competidores electorales permanecerán impávidos ante un árbitro parcializado y un Tribunal Constitucional amaestrado y doblegado.

En tanto que la expectativa general es que el presidente esté ocupado resolviendo el secuestro de jefes clave de la Policía, por parte de empresas delictivas transnacionales, o corrigiendo algunas de las peores fallas del aparato y la administración estatal, lo tenemos concentrado en acelerar su eterna campaña y en jugar con palabras, que reiteran su lema y convicción de que las cosas se harán a su voluntad, “quieran o no quieran”.





OTRAS PUBLICACIONES DEl AUTOR
La narrativa ausente
El valor de la palabra
Traficantes de enfermedad y muerte
En Facebook


21/07/2019
De gatos, fútbol, rotondas y anillos
21/07/2019
Salud rezagada, mal sin remedio
21/07/2019
Súper Bicu Bicu
21/07/2019
24 es más que 15
21/07/2019
El soponcio de Kelsen
21/07/2019
Semillas de efectividad y dignidad en el Estado


EL DEBER
 
Te puede interesar
Para la agrupación Bolivia Dice No, Evo Morales está estacando mientras Mesa ha descendido en al intención del voto. Foto: archivo
USTED ELIGE

Bolivia Dice No lidera la intención de voto en Santa Cruz

Gustavo Pedraza estuvo en EL DEBER Radio para conocer el primer estudio de intención de voto en Bolivia. Foto: captura
USTED ELIGE

“La intención de voto muestra una tendencia a la baja de Evo Morales”

Los dos candidatos analizaron los resultados de la primera encuesta nacional que difundió EL DEBER I Foto: archivo.
BOLIVIA

Vicepresidente dice que CC “sobornó” a Rodríguez y Pedraza exige pruebas

Diez
PERÚ

Mirá la asistencia de Vaca que le dio el triunfo a la ‘U’

EN VIVO

Los presidentes de los clubes cruceños ratifican su postura a horas del consejo superior

Oriente argumentó que el estadio Tahuichi sufre de desperfectos en la iluminación. Foto: Jorge Uechi
FÚTBOL

FBF reprogramó el partido de Oriente y Real Potosí

Sociales
SOCIALES

Orietta Acarrunz, la 'bomba sexi' de un videoclip

SOCIALES

La miss Chuquisaca 2016 será mamá de un varoncito

SOCIALES

300.000 dólares de multa y una terrible polémica para Sergio Ramos y Pilar Rubio