PORTADA SANTA CRUZ BOLIVIA MUNDO ECONOMÍA OPINIÓN TENDENCIAS ESCENAS DIEZ SOCIALES CLASIFICADOS
OPINIÓN



OPINIÓN | 13/05/2019


El valor de la palabra

“La elección nacional vamos a respetar”, son las pavorosas palabras que ha echado al viento el presidente, con la intención de tranquilizar -se supone- a esa amplia mayoría que teme exactamente lo contrario. La historia próxima sugiere que, más vale, se hubiese referido a cualquier otro tema, porque una de las muchas promesas suyas que asustan, son las que se refieren a elecciones. Eso, sin quitarle el mérito a otras cuantas, como las que hizo y aun hace sobre el medioambiente, solo como ejemplo.

No solía ser así, porque hasta hace unos años, hablo de 2014, Juan Evo Morales Ayma y su partido eran campeones, casi imbatibles, en el terreno electoral. Pero, desde ese momento, “con una pequeña ayuda de sus amigos”, como dirían Los Beatles, empezaron a torcer reglas, fabricar o corregir resultados, o sea, a usar recursos y remedios para torcer la voluntad popular.

En ese momento, los buenos muchachos (buenos con el Ejecutivo) del Tribunal Constitucional Plurinacional (TCP) aparecieron con un invento que le permitió habilitarse –“una sola y última vez”- para volver a ser candidato, mientras que los de los tribunales electorales, tanto el Supremo (TSE) y los de menor rango, daban una mano, anulando candidaturas opositoras en Beni y desconociendo el triunfo del dirigente campesino Damián Condori, en Chuquisaca.

Ya sabemos la convulsión que se agarraron, el jefe y sus allegados, cuando en el referendo constitucional todos sus cálculos y previsiones fallaron, sacando a relucir lo malos perdedores que son y exhibiendo las malas artes y pretextos con que, primero, pretendieron explicar la derrota y, después, desconocerla. Con un chasquido de los dedos, o más precisamente, con una nueva sentencia del TCP, trataron (y tratan) de que simplemente desaparezca la sentencia que en las urnas prohibió una nueva reelección y que todo se nos borre de la memoria.

El dolor continúa tan fresco que, al mismo tiempo que dispara su promesa sobre las próximas elecciones, repite -mitad para tratar de convencer y mitad para forzar la convicción de todos los demás- “No es que el Evo no quiera cumplir, el pueblo se rebeló contra la mentira (del 21 F)”.

En suma: ¡el pueblo lo obligó a no cumplir con la voluntad democrática...del pueblo! Pero si las sumas presidenciales del pasado no cuadran, sus ejercicios sobre el futuro pintan todavía peor, porque la promesa de respetar el resultado de octubre viene preñada de amenazas, disfrazadas de pronóstico, nada deportivo, de “en todo caso, quiero que sepan: Vamos a ganar”.

Tanta seguridad proviene, sin duda, de tres experiencias, conocimientos y expectativas: 1) Que sus competidores proseguirán facilitando sus planes, apareciendo solo cuando el oficialismo los agrede y apalea; 2) que el TSE garantiza acatamiento total de lo que se le instruya de las altas esferas, con la garantía adicional que brinda el TCP, en caso de que todo falle, de descubrir un inédito mecanismo para invalidar un resultado adverso; y 3) que sus competidores electorales permanecerán impávidos ante un árbitro parcializado y un Tribunal Constitucional amaestrado y doblegado.

En tanto que la expectativa general es que el presidente esté ocupado resolviendo el secuestro de jefes clave de la Policía, por parte de empresas delictivas transnacionales, o corrigiendo algunas de las peores fallas del aparato y la administración estatal, lo tenemos concentrado en acelerar su eterna campaña y en jugar con palabras, que reiteran su lema y convicción de que las cosas se harán a su voluntad, “quieran o no quieran”.





OTRAS PUBLICACIONES DEl AUTOR
Curar, mitigar, recrear, reparar: ahora
Sueños de papel, pesadillas de piedra
Los golpes de Estado
La narrativa ausente
El valor de la palabra
Traficantes de enfermedad y muerte
En Facebook


14/09/2019
¿Dónde se perdieron?
14/09/2019
El riesgoso camino hacia las elecciones
14/09/2019
Entre dos fuegos
14/09/2019
El pacto fiscal cumple el mandato constitucional
14/09/2019
Dos verbos sin compromiso
13/09/2019
Brexit y el fracaso de la razón


EL DEBER
 
Te puede interesar
Los cuerpos sin vida de los bomberos voluntarios están siendo velados en Concepción. Foto: Jorge Huanca Dorado
SANTA CRUZ

Tres bomberos que fueron a apagar el fuego a Concepción se ahogan en una poza

Compañeros de los jóvenes universitarios protestan en puertas de la Felcc I Foto: Hernan Virgo.
ELECCIONES

Cinco de los nueve detenidos por violencia son enviados a Palmasola

La segunda autoridad nacional cumplió con entregas de obras en Santa Cruz I Foto: Vicepresidencia.
BOLIVIA

García: 'Los violentos no tienen futuro, solo quieren destruir Bolivia'

Diez
Wilstermann superó a Sport Boys en Yapacaní. Foto. Ricardo Montero
FÚTBOL

Wilster derrota al Toro en el estreno del estadio de Yapacaní

BOCA JUNIORS

El boliviano Melgar su primer gol en un superclásico argentino

El partido se disputó en el estadio Félix Capriles de la ciudad de Cochabamba. Foto. APG Noticias
FÚTBOL

Aurora no puede con Always y se complica en el Clausura

Sociales
SOCIALES

El hijo mayor de Carlos Baute demanda al cantante

SOCIALES

Warnes ¡ya tiene reina del Carnaval!

SOCIALES

Mirá quién visitará la Chiquitania... ¡es de Badabun!