PORTADA SANTA CRUZ BOLIVIA MUNDO ECONOMÍA OPINIÓN EXTRA ESCENAS DIEZ SOCIALES CLASIFICADOS
OPINIÓN



| 13/06/2018


Fútbol, fútbol, fútbol

México. Estadio Azteca. 1970. Félix, Brito, Piazza, Carlos Alberto, Everaldo, Clodoaldo, Gerson, Tostao, Rivelino, Jairzinho y el emblemático Pelé hacían parte de la apoteósica Canariña. Jugaban la final del mundial de fútbol contra otro gran escuadrón, el italiano. Pero los brasileños mostrarían por qué fueron reconocidos como “la mejor selección de todos los tiempos”. El gol 1028 de su ‘10’; los tantos de Gerson y Jairzinho, así como el inolvidable pase que luego el capitán transformaría en la gloria del 4-1, fueron solo algunas muestras del recordado “jogo bonito”. El mundo entero lo presenció y, por primera vez, a color. 

Este inolvidable capítulo es parte de la historia de uno de los eventos más importantes para la civilización moderna: el Mundial de fútbol. A un día de su inauguración, en Rusia, con los álbumes de figuritas casi completos, los fixtures descargados, las apuestas a punto de concretarse y la expectativa latente, creo importante analizar ¿por qué este encuentro despierta un sentimiento colectivo tan particular? 

Como bien indicó N. Elias y E. Dunning (1992), el deporte –particularmente el fútbol- ha permitido el desarrollo de la civilización moderna, al compensar el orden racional de la misma, con un espacio para canalizar emociones y pasiones, de manera colectiva. Y, particularmente en el mundial, las selecciones no solo juegan un partido, sino su identidad nacional, tal como afirman distintos especialistas (Duarte, 2018; Murillo, 2004).

Las caras pintadas, el uso de una camiseta particular, los peculiares sombreros, las banderas y los famosos cánticos son solo algunas expresiones que reflejan un espacio habitado por los sujetos, paralelo a su cotidianidad: el fútbol. 
Mientras la rutina agobia, el juego permite alivianar esa sensación de agotamiento, al liberar las pasiones de los sujetos. Aun cuando estas sean negativas, como la derrota inesperada de los brasileros, en el último Mundial (2014). Las lágrimas son permitidas. 

Lo mismo ocurre con la sensación triunfal de un colectivo, representado por un equipo. Tal como se sintieron los franceses al jugar de local en la Copa de 1998. Una celebración recordada hasta hoy no solo por su magnitud deportiva, sino por su convocatoria nacional. 

Y es que el Mundial reúne a las mejores selecciones nacionales, disputadas en torneos continentales. Se genera el “alma colectiva” (Le Bon, 2013), que logra identificar a los sujetos con una nación, como pocos otros espacios lo pueden hacer, dadas las múltiples diferencias locales.  
Esto se refleja en equipos legendarios, como el brasileño, el alemán o el español. Pero también ocurrió con Irlanda y con su primera clasificación, en 1990; o, como recordamos todos los bolivianos, con la gloriosa llegada de la Verde a la Copa de 1994. Por un momento fuimos todos una nación. 

Por esto, amamos el Mundial. Y aunque haya críticas políticas al respecto, en más de una ocasión este parece no ser un espacio para la mente, sino para el corazón. A encender el televisor porque hay fútbol, fútbol, fútbol…








e-planning ad
e-planning ad
OTRAS PUBLICACIONES DEl AUTOR
Desdemocratización
La región metropolitana cruceña. Comentario a Fernando Prado
El populismo es eterno, como las cucarachas
La boda asaltada, según el ‘vice’
Mis amigos de Yapacaní
Patrimonio arqueológico
Hub en Viru Viru ¿El huevo o la gallina?
Fronteras, 'tierra de nadie'
Así nomás somos
¡Cuánto tiempo perdido!
Humanizar un mundo deshumanizado
El eterno interés por el heartland
Crónicas
... cara a cara
Declaran alerta amarilla en el departamento por incendios
Javiereños esperan visita de familiares de Germán Busch
Se suman niñas al ‘clan’ que deambula en la zona noreste y aún nadie actúa
22 contrataciones directas del Gobierno movieron Bs 5.483 millones desde 2008
Donald Trump, bajo presión ante la confusión de su política migratoria
El MAS apunta a congelar la ley de partidos y busca norma propia
e-planning ad
En Facebook
e-planning ad
e-planning ad


24/06/2018
La región metropolitana cruceña. Comentario a Fernando Prado
24/06/2018
Patrimonio arqueológico
24/06/2018
Desdemocratización
24/06/2018
La boda asaltada, según el ‘vice’
24/06/2018
Mis amigos de Yapacaní
24/06/2018
El populismo es eterno, como las cucarachas


EL DEBER
 
Te puede interesar

Crónicas

Fermín Zabala, de Unitel, destaca por su sentido del humor a la hora de hablar de fútbol
ESCENAS

Asbel y Fermín, en medio de una polémica ‘mundial’

Carga.  El lote de la exportación incluye madera aserrada de las especies, entre otras, curupaú, sirari, soto, cuchi, paquío, verdolago, cuta, jichituriqui, cacha y cambará
ECONÓMICO

Forestales facturan $us 30 millones por exportación a Cuba y países asiáticos

Diez
La imagen de FIFA es clara: un descomunal golazo de Kross
MUNDIAL 2018

Las 10 de DIEZ que dejó el golazo descomunal de Kroos

Esta pareja de alemanes gritó a todo pulmón el triunfo de su selección en Sochi. Foto. Reuters
RUSIA 2018

Mirá lo mejor del agónico triunfo alemán en imágenes

Hinchas argentinos fueron criticados por sus bromas a mujeres rusas. Foto. Reuters
FÚTBOL

Ven obscenidad en hinchas latinos en el Mundial de Rusia

Sociales
Fotos: Gabriel Vásquez
SOCIALES

Joyce Prado es la Miss Bolivia Universo 2018

SOCIALES

¡Cristhian Marmolejo y Angi Zegarra ya son novios!

Fotos: Carlos Rodríguez
ENTREVISTA

Gleisy Vera Noguer Hassen: “Me faltó actitud para ser finalista en el Miss Universo”