PORTADA SANTA CRUZ BOLIVIA MUNDO ECONOMÍA OPINIÓN EXTRA ESCENAS DIEZ SOCIALES CLASIFICADOS
OPINIÓN



| 13/06/2018


Fútbol, fútbol, fútbol

México. Estadio Azteca. 1970. Félix, Brito, Piazza, Carlos Alberto, Everaldo, Clodoaldo, Gerson, Tostao, Rivelino, Jairzinho y el emblemático Pelé hacían parte de la apoteósica Canariña. Jugaban la final del mundial de fútbol contra otro gran escuadrón, el italiano. Pero los brasileños mostrarían por qué fueron reconocidos como “la mejor selección de todos los tiempos”. El gol 1028 de su ‘10’; los tantos de Gerson y Jairzinho, así como el inolvidable pase que luego el capitán transformaría en la gloria del 4-1, fueron solo algunas muestras del recordado “jogo bonito”. El mundo entero lo presenció y, por primera vez, a color. 

Este inolvidable capítulo es parte de la historia de uno de los eventos más importantes para la civilización moderna: el Mundial de fútbol. A un día de su inauguración, en Rusia, con los álbumes de figuritas casi completos, los fixtures descargados, las apuestas a punto de concretarse y la expectativa latente, creo importante analizar ¿por qué este encuentro despierta un sentimiento colectivo tan particular? 

Como bien indicó N. Elias y E. Dunning (1992), el deporte –particularmente el fútbol- ha permitido el desarrollo de la civilización moderna, al compensar el orden racional de la misma, con un espacio para canalizar emociones y pasiones, de manera colectiva. Y, particularmente en el mundial, las selecciones no solo juegan un partido, sino su identidad nacional, tal como afirman distintos especialistas (Duarte, 2018; Murillo, 2004).

Las caras pintadas, el uso de una camiseta particular, los peculiares sombreros, las banderas y los famosos cánticos son solo algunas expresiones que reflejan un espacio habitado por los sujetos, paralelo a su cotidianidad: el fútbol. 
Mientras la rutina agobia, el juego permite alivianar esa sensación de agotamiento, al liberar las pasiones de los sujetos. Aun cuando estas sean negativas, como la derrota inesperada de los brasileros, en el último Mundial (2014). Las lágrimas son permitidas. 

Lo mismo ocurre con la sensación triunfal de un colectivo, representado por un equipo. Tal como se sintieron los franceses al jugar de local en la Copa de 1998. Una celebración recordada hasta hoy no solo por su magnitud deportiva, sino por su convocatoria nacional. 

Y es que el Mundial reúne a las mejores selecciones nacionales, disputadas en torneos continentales. Se genera el “alma colectiva” (Le Bon, 2013), que logra identificar a los sujetos con una nación, como pocos otros espacios lo pueden hacer, dadas las múltiples diferencias locales.  
Esto se refleja en equipos legendarios, como el brasileño, el alemán o el español. Pero también ocurrió con Irlanda y con su primera clasificación, en 1990; o, como recordamos todos los bolivianos, con la gloriosa llegada de la Verde a la Copa de 1994. Por un momento fuimos todos una nación. 

Por esto, amamos el Mundial. Y aunque haya críticas políticas al respecto, en más de una ocasión este parece no ser un espacio para la mente, sino para el corazón. A encender el televisor porque hay fútbol, fútbol, fútbol…








e-planning ad
e-planning ad
OTRAS PUBLICACIONES DEl AUTOR
Yo también tengo un sueño
La jaula de cristal municipal
Más desnutrición que hambre
Alcaldía inaugura un centro de educación ambiental en el D-10
Región metropolitana
Energía verde
... cara a cara
La campaña de EL DEBER ya tiene ganadores
Pese a las fricciones políticas, Evo incluye a Mesa en el viaje a La Haya
Sargento Janeth, deportista y de familia policial
Médico revela que doctora Llapis hizo el primer corte en la cirugía
Bolivia mejora en libertad económica
Magistratura echa a Pacajes y va por los otros dos jueces del caso Alexander
Exjueza dijo a sicóloga que la entrevistó que Fernández es inocente
Un 18% de adolescentes entre 15 y 19 años ya ha sido madre o está embarazada
Concepción sigue con alcalde interino y fiscal cita a implicados
Segip entregará 1.300 cédulas por día en el centro comercial Indana
El Gobierno aprobó ley que penaliza el abigeato con seis años de cárcel
la tapa de hoy
La fiesta continúa en el escenario de la Expocruz
e-planning ad
En Facebook
e-planning ad
e-planning ad


26/09/2018
Energía verde
26/09/2018
Yo también tengo un sueño
26/09/2018
Región metropolitana
26/09/2018
La jaula de cristal municipal
25/09/2018
Ítems, ítems, ítems
25/09/2018
Tiempos y conceptos


EL DEBER
 
Te puede interesar
Con Poker se cerrará la sexta jornada ferial. El costo de ingreso es de Bs 50 (mayores) y 25 (menores)
ESCENAS

La fiesta continúa en el escenario de la Expocruz

Bill Cosby fue enmanillado y llevado a una prisión estatal donde cumplirá su condena
ESCENAS

Bill Cosby, el primer actor en la era del #MeToo en ser sentenciado

La orquesta ensayó dos meses
ESCENAS

La Sinfónica Chiquitana con un homenaje a la primavera

Diez
Momento justo en el que Cordano falla el remate con la pierna derecha. La jugada terminó en gol. El resultado final fue 2-1 en favor de Blooming. Foto. Jorge Gutiérrez
FÚTBOL

Rubén Cordano trabaja para no arriesgar demasiado

Gutiérrez dejó el cargo de presidente ejecutivo de Universitario. Foto: Correo del Sur
FÚTBOL

Universitario de Sucre se queda sin presidente y sin vicepresidente

   El primer plantel del equipo refinero trabaja al mando de Luis Marín Camacho y Marciano Saldías. Foto. Cristian Araúz
FÚTBOL

En Oriente continúan barajando candidatos

Sociales
SOCIALES

Destituyen a aspirante a Miss Mundo por tener un hijo y estar divorciada

SOCIALES

Calle 7: Felipe le confiesa su amor a 'Baby'

SOCIALES

Al Pacino, ¿enamorado de esta artista israelí de 39 años?