PORTADA SANTA CRUZ BOLIVIA MUNDO ECONOMÍA OPINIÓN TENDENCIAS ESCENAS DIEZ SOCIALES CLASIFICADOS
OPINIÓN



| 13/06/2018


Fútbol, fútbol, fútbol

México. Estadio Azteca. 1970. Félix, Brito, Piazza, Carlos Alberto, Everaldo, Clodoaldo, Gerson, Tostao, Rivelino, Jairzinho y el emblemático Pelé hacían parte de la apoteósica Canariña. Jugaban la final del mundial de fútbol contra otro gran escuadrón, el italiano. Pero los brasileños mostrarían por qué fueron reconocidos como “la mejor selección de todos los tiempos”. El gol 1028 de su ‘10’; los tantos de Gerson y Jairzinho, así como el inolvidable pase que luego el capitán transformaría en la gloria del 4-1, fueron solo algunas muestras del recordado “jogo bonito”. El mundo entero lo presenció y, por primera vez, a color. 

Este inolvidable capítulo es parte de la historia de uno de los eventos más importantes para la civilización moderna: el Mundial de fútbol. A un día de su inauguración, en Rusia, con los álbumes de figuritas casi completos, los fixtures descargados, las apuestas a punto de concretarse y la expectativa latente, creo importante analizar ¿por qué este encuentro despierta un sentimiento colectivo tan particular? 

Como bien indicó N. Elias y E. Dunning (1992), el deporte –particularmente el fútbol- ha permitido el desarrollo de la civilización moderna, al compensar el orden racional de la misma, con un espacio para canalizar emociones y pasiones, de manera colectiva. Y, particularmente en el mundial, las selecciones no solo juegan un partido, sino su identidad nacional, tal como afirman distintos especialistas (Duarte, 2018; Murillo, 2004).

Las caras pintadas, el uso de una camiseta particular, los peculiares sombreros, las banderas y los famosos cánticos son solo algunas expresiones que reflejan un espacio habitado por los sujetos, paralelo a su cotidianidad: el fútbol. 
Mientras la rutina agobia, el juego permite alivianar esa sensación de agotamiento, al liberar las pasiones de los sujetos. Aun cuando estas sean negativas, como la derrota inesperada de los brasileros, en el último Mundial (2014). Las lágrimas son permitidas. 

Lo mismo ocurre con la sensación triunfal de un colectivo, representado por un equipo. Tal como se sintieron los franceses al jugar de local en la Copa de 1998. Una celebración recordada hasta hoy no solo por su magnitud deportiva, sino por su convocatoria nacional. 

Y es que el Mundial reúne a las mejores selecciones nacionales, disputadas en torneos continentales. Se genera el “alma colectiva” (Le Bon, 2013), que logra identificar a los sujetos con una nación, como pocos otros espacios lo pueden hacer, dadas las múltiples diferencias locales.  
Esto se refleja en equipos legendarios, como el brasileño, el alemán o el español. Pero también ocurrió con Irlanda y con su primera clasificación, en 1990; o, como recordamos todos los bolivianos, con la gloriosa llegada de la Verde a la Copa de 1994. Por un momento fuimos todos una nación. 

Por esto, amamos el Mundial. Y aunque haya críticas políticas al respecto, en más de una ocasión este parece no ser un espacio para la mente, sino para el corazón. A encender el televisor porque hay fútbol, fútbol, fútbol…





OTRAS PUBLICACIONES DEl AUTOR
¡Por fin! Después de 36 horas, la Verde llegó a su primera sede
Exmagistrado será embajador y el exfiscal general, cónsul en Chile
Viceministro es denunciado por pensiones y renuncia
Uribe afirma que él no fiscalizaba y vecinos piden cesar a consejeros
Ordenan inspección de los proyectos de vivienda del Gobierno, por corrupción
la tapa de hoy
Una activista de mujeres en la ciencia gana premio matemático
Diputados no serán investigados por traspasos de Vías Bolivia
La cantante Camila Soruco trabajó en la alcaldía cruceña hasta 2018
Unas 200.000 personas padecen de glaucoma en el país pero muchas no lo saben
Avaroa el sol de gloria, la película nacional que narra la vida del héroe
Productores de los valles, en alerta por bajos precios
cara a cara
El diseñador, el director y el dictador
Dimensión de las remesas externas
Transgénicos en la producción de soya
Pérdida de perspectiva
La culpa es de los otros
crónicas
Ruta pavimentada al nuevo vertedero costará Bs 83 millones al municipio
En Facebook


20/03/2019
La culpa es de los otros
20/03/2019
Pérdida de perspectiva
20/03/2019
Dimensión de las remesas externas
20/03/2019
El diseñador, el director y el dictador
19/03/2019
Construyamos ciudad para vivir en ella
19/03/2019
Preservar la unidad empresarial es un imperativo


EL DEBER
 
Te puede interesar

crónicas

Soruco se presenta los jueves en la retreta municipal en la plaza 24 de septiembre
ESCENAS

La cantante Camila Soruco trabajó en la alcaldía cruceña hasta 2018

Palenque sorprendió a la producción cuando llegó y preguntó: ¿Alguien quiere hacer una película sobre mí?
ESCENAS

Avaroa el sol de gloria, la película nacional que narra la vida del héroe

Diez
SELECCIÓN

¡Por fin! Después de 36 horas, la Verde llegó a su primera sede

Ananí recibió a la selección con la tricolor en mano. Foto. Nataly Carrión
SEÚL

Ananí, la boliviana que triunfa en Corea del Sur, recibió a la Verde

Los seleccionados fueron recibidos por un pequeño grupo de residentes bolivianos en Corea de Sur. Foto. Prensa FBF
FÚTBOL

La selección boliviana aterrizó en suelo surcoreano

Sociales
SOCIALES

Se perfilan las favoritas del Miss Cochabamba 2019

SOCIALES

Jeff Bezos descubre quién filtró sus mensajes íntimos

Foto: Internet
SOCIALES

Kate Middleton hace su primera aparición sola con la reina Isabel II