PORTADA SANTA CRUZ BOLIVIA MUNDO ECONOMÍA OPINIÓN TENDENCIAS ESCENAS DIEZ SOCIALES CLASIFICADOS
OPINIÓN



| 03/03/2019


Gastón, ¿usted también?

Había dejado de manejar su propio vehículo, no por una cuestión de edad, sino por el terror que le provocaba el tráfico en esta enloquecida ciudad de Santa Cruz de la Sierra. Es cierto, nuestro eterno jefe Gastón Requena tenía ya 81 años, pero nada en él llevaba a sospechar que había pasado ya la casa de las ocho décadas. Lúcido, vivaz, más ágil que muchos de los que fuimos sus discípulos en las salas de redacción que tuvo a su cargo, podía perfectamente manejar su vehículo si quisiera. Pero había preferido dejarlo de lado. El tráfico le espantaba. No se sentía seguro. Por los otros, no por él. Así que había optado por echar mano de un taxi, cuando su hija Liliana no hacía de chofer para llevarlo a la Red Uno, su amado lugar de trabajo en los últimos veinte años.

Lúcido y vivaz, mi eterno jefe. Así lo imagino la tarde del viernes, saliendo feliz del canal, después de su jornada diaria como asesor general de Prensa, dispuesto a hacer una rutina simple, una compra cualquiera, y luego tomar el taxi, sentarse como siempre al lado del chofer, y no ver la hora de llegar a su casita. ¿Qué hora era, jefe querido? ¿Seis y media de la tarde, tal vez las siete? ¿Qué charla fue la última que lo animó en ese momento, tal vez un motivo para reír? ¿En qué instante cambia todo por una imprudencia que se mide en milésima de segundos y que se lleva una vida, su vida, mi jefe querido? Digo mi jefe, con el permiso de mis colegas de Red Uno, aunque en realidad ya no lo era desde 1987. Bien saben todos que nunca dejó de serlo. Mi primer jefe. Mi gran jefe de redacción.

Casi puedo imaginar la mueca de dolor de Gastón en ese instante. El inevitable recuerdo, que me trae Marcos Montero a la memoria, de la trágica muerte de la eterna compañera de Gastón, Estela Zeballos, atropellada en la misma doble vía a La Guardia, casi en el mismo lugar, el 25 de mayo del año pasado. ¿Cómo no iba a tener terror Gastón a este tráfico infernal al que nos estamos acostumbrando, como si fuera una fatalidad imposible de revertir? Hago cuestión de hurgar esa herida, con las disculpas que merecen los cinco hijos de Gastón, para ver si el espanto es capaz de sacudirnos de la apatía y hasta anomia social que nos impide encarar con seriedad, de una vez por todas, una solución integral al gravísimo problema que plantea hoy la inseguridad vial en Santa Cruz y en el país.

Hace dos semanas, este tema fue tratado por especialistas en un curso auspiciado por la CAF y el Banco Mundial, con el apoyo de la Iniciativa Transformativa de Movilidad Urbana y la Fundación Despacio. En la oportunidad entrevisté a Sofía Salek. Y el viernes, cuando lloré la muerte de mi jefe Gastón, no pude sino recordar cada palabra dicha por Sofía. Que 90% de los hechos de tránsito ocurren por imprudencia humana. Que la inseguridad vial provoca tres veces más muertes que la inseguridad ciudadana. Que cada muerte en accidentes de tránsito es una muerte prematura. Es un sueño que se trunca. Es una familia que se daña, que queda mutilada para siempre. Y más: que todas esas muertes, todas, son evitables.

Gastón, a sus 81 años, estaba lúcido. Ágil. Trabajaba. Era útil. En la Red Uno lo van a echar de menos. Sus hijos lo van a extrañar. Sus nietos le echarán de menos. ¿Cuántos jóvenes periodistas se quedarán sin el goce de sus enseñanzas? Hablo de Gastón. Pero son tantos. Tantos que no caben en estas palabras. Ni en un corazón. De mi corazón hoy sale apenas un deseo, que Gastón no pase a ser una cifra más en las trágicas estadísticas de tránsito. Su muerte es un campanazo para recordarnos que hay un tema pendiente, un problema que nos agobia a tantos y nos llena de pavor. Y digo mal. El problema no es el tráfico. Este no tiene vida. Somos los conductores los que estamos mal. Nosotros y más.

Digo nosotros y más, porque queda claro que no basta asegurar educación vial para los que están al mando de los vehículos. Urge una labor coordinada entre todos los actores que tienen que ver con la seguridad vial: ministerios de Transporte, Salud, Educación y de Economía; Tránsito; Alcaldía; transportistas y asociaciones de maestros, de padres de familia y de estudiantes. Un apunte más en el caso de Gastón: tal como ocurre en casi todos los incidentes de tránsito y otros, y de acuerdo a los datos recogidos por Red Uno, los servicios de emergencia tardaron en llegar y no actuaron con la inteligencia necesaria.

 





OTRAS PUBLICACIONES DEl AUTOR
Que el cuidado llegue antes que el fuego
De Noel Kempff a Sergio Antelo
Despropósitos criminales
Pirómanos de pensamiento, obra y omisión
Carta abierta para Andrés Lladó
Solidaridad de papel
Jugando a la democracia
Salud rezagada, mal sin remedio
De mal en peor
No hay uno, ¡hay miles!
Leo, de sueños y estrategias
Pensando en Rigoberta
Salvar a Cotas, ¿de quiénes?
Primeras y eternas luces
Odebrechtazo en la Uelicn
Acerca de revolú y reboludos
Maravillas en la ciudad de los anillos
Democratizar la fuerza pública
Libertad para vivir o para morir
Caso “terrorismo”: 10 años de indebido proceso
En Facebook


16/09/2019
Tropezones
16/09/2019
Otros fuegos
16/09/2019
Argentina vs. Bolivia
16/09/2019
La Chiquitania, Chernobil y los fabricantes de la invisibilidad
16/09/2019
Violación de las competencias investigativas de la Policía
15/09/2019
Surge la nueva diplomacia tecnológica


EL DEBER
 
Te puede interesar
Bolsonaro se sometió a su cuarta intervención desde la puñalada que le perforó los intestinos en un mitin electoral el 6 de septiembre de 2018 | Foto: AFP archivo
PRESIDENTE DE BRASIL

Bolsonaro sale del hospital y seguirá la recuperación en Brasilia

Esta tarde hicieron una demostración para ver los resultados del encapsulador. Foto Gobernación de Santa Cruz
SANTA CRUZ

Envían 1.000 litros de encapsulador para atacar el fuego en Concepción

Pary se refirió este lunes a la marcha que iniciará la Cidob. Foto Archivo
BOLIVIA

Canciller sobre marchas por la Chiquitanía: "El que quiera aportar a la división, lo hará"

Diez
Daniel (centro) será el único representante de la familia Nosiglia en el Dakar 2020. Su padre (dcha.) y su hermano Wálter no correrán el próximo año. Foto. Tomada de la cuenta de Facebook de Nosiglia Navarro
BOLIVIANOS

Dos de los tres Nosiglia se bajan del Dakar 2020

El partido entre dos de los clubes más grades de Europa se jugará en el Parque de los Príncipes, con capacidad para 47.929 espectadores. Foto. Internet
CHAMPIONS

El PSG, sin descanso para recibir al Madrid

De Gea está desde hace ocho años en el United. Foto. AFP
INGLATERRA

David de Gea renueva hasta 2023 con el Manchester United

Sociales
SOCIALES

Mirá el look de la primera dama de México para el Grito de Independencia

SOCIALES

La Chica Badabun puso a prueba la fidelidad de una presentadora de TV cruceña

SOCIALES

'La Chilindrina' está de luto, falleció su esposo Gabriel Fernández